Ir al contenido principal

Estoy mayor...




Estoy mayor y me lo demuestran constantemente las circunstancias, pero no sé si estoy mayor por mi actitud (mi acritud) o por las jodidas circunstancias.
Ayer asistí a la conmemoración local del primer año del movimiento 15M y volví triste a mi casa porque tomé el amargo bebedizo de la certeza de que no estamos formados para sostener una protesta social en condiciones y sin esos sesgos ideológicos que acaban rompiéndolo todo. 
En Béjar, como siempre, éramos cuatro gatos, pero cuatro gatos señalados, coloreados y hasta un poquito plinios... y cada uno a lo suyo, a su discurso, a su forma de ver el mundo y la cosa, a sus problemas particulares y a su columnaria identidad política y hasta religiosa (que alguien soltó uno de esos manidos ‘cagoendiós’ como conectiva de atención y hubo quien se molestó por ello).
A mí se me respondió ‘que sin ideología no vamos a ningún lado’ porque intervení pidiendo que apartásemos los sesgos ideológicos para conseguir la verdadera unión de ‘personas’ molestas con el sistema, porque mi percepción me sugiere que ahora es el momento de mostrar el descontento común sin entrar en debates que nos separen y que nos distingan por ideario político. Creo que lo fundamental ahora consiste en sumar voces plurales contra la debacle de quienes lideran la marcha del sistema y olvidarnos de momento de lo que somos para intentar obtener el biotopo  preciso donde poder diferenciarnos desde nuestro planteamiento ideológico. Que este movimiento, desde mi punto de vista, no es para el ‘yo soy’, sino que debe pastar del argumento preclaro del ‘ustedes no deben ser’... y el ‘yo soy’ vendrá más tarde.
Vista la asamblea de ayer, me quedó la percepción de que los pocos que estábamos allí solo éramos un charquito de ‘unos’ imposibles contando a los demás –oídos sordos– su percepción cocoricó de la cosa... cada cual encerrado en su pequeño universo de protesta y empeñado en la definición de sí mismo.
Del intento puede sacarse en positivo que aún hay ‘ganas’ de algunos para seguir en una brecha que no tiene un claro futuro porque aún no ha aprendido a tramitar el presente... y lo negativo, lo más negativo, es que bastaron treinta minutos de patetismo asambleario para que saliera huyendo un nutrido grupo de jóvenes que se acercó con curiosidad y con ganas a la quedada.
Y me sentí raro, como desubicado... y me puse triste, muy triste, porque la esperanza que tengo en este movimiento social empieza a difuminarse por lo local, como siempre me ha sucedido en otros asuntos de diverso calado... y pensé que probablemente nosotros seamos el verdadero problema con nuestras ideas pequeñas y estancas, con el ombliguismo cerrado para plantear cualquier pequeña cosa y con la imposibilidad absoluta de la mirada abierta.
Yo fui solo a protestar contra el sistema con el sueño de intentar cambiarlo siendo uno más, pero me encontré con algunos afanes personales, con explicaciones absurdas de ‘yo soy’ (humanista, dijo uno), con frases como ‘dejad hablar al compañero’ en clara referencia a la desatención, con algunas risas cómplices de no sé qué o con un ‘yo pinto y quiero pintar el templete con pancartas 15M’... y así resulta difícil sumarse a un ‘estar’ que ahora mismo me parece imprescindible.
Quizás la mejor forma de conseguir que esto continúe sea el silencio, el absoluto silencio... ir a las manifestaciones que se convoquen, levantar las manos abiertas y guardar silencio.

Comentarios

  1. Estas manifestaciones, en efecto, son más fuertes en el silencio. Cuantos más silencios, más alto sonarán.
    Qué pocas esperanzas nos quedan, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Ánimo, amor, si hay que seguir abajo y hay que ir lentos, sea.

    ResponderEliminar
  3. Cómo me gusta lo q dices. Qué de acuerdo estoy contigo.
    Y cómo me impresiona tu constancia, tu capacidad de ilusionarte, desilusionarte y volver a buscar caminos. Volver a creer en la gente. Volver a creer en ti.
    Me caes de pm, Sr. Comendador, eres la leche -en verso-.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …