Ir al contenido principal

¿Qué trepana?




Por la tarde me enfrasqué en volver a la palabra como sea (llevo ya varios días de vacío y duele)... y me busqué en ese azar magnífico que es la escritura automática, que tantas veces me ha servido para los empezares.
¿Qué trepana la musa?... ¿cómo?
No es colirio, pero encierra lepantos en sus ojos de azufre, cadáveres flaquitos en sus labios de crema, ancianos persas en sus cabellos líquidos y una punta de lápiz en su voz de pantera... se afila por las noches y dibuja en mi centro colibríes rizados que vuelan sin moverse frente a mis ojos lánguidos... luego muda, harta de ser crisálida, y echa vuelo indeciso hacia todo lo incierto... y el viejo sigue como la muerte, al acecho... y obstante hoy no es obstáculo, ni plétora supone exceso alguno... como silbar... y yo juego a exprimirla con los dedos, con los ojos cerrados, con las uñas lamidas y dañadas... juego a sacarle el jugo como a una fruta nueva... y rezuma vasitos de licor, claraboyas altas, espejitos de plástico, diminutas lombrices de tierra y un trago de Cointreau que se hace arisco al pasar la garganta... y no puedo, no llega la escritura ni con jugo de musa a tragos largos... entonces me desperezo como un bonobo viejo que se siente castrado por el gran dominante, me desperezo a tirones de gato para ir sintiendo a pocos los tendones dispersos, los músculos ya fláccidos y esta falta de lengua que es como de domingo... y de pronto me invade cierta cosa de pastos con sus reses dispersas en un rumiar sin pausa, pastos verdes de Eire, azulados de Shelly Manne tocando sus tambores para ‘El hombre del brazo de oro’, amarillos como poemas raros de Elmer Diktonius (“Letargo, podredumbre, / zumbido de moscardas en la carne hedionda de los cadáveres, / vida putrefacta –eso es el mundo...”), rosas como la voz templada de Regina Spektor, grises como yo mismo ahora, en este instante ciego y descartable... y de los pastos se arrebata una química que es duende, una química simple y capaz de hacer palabras, de hacerse palabras.

•••
Sopa de lluvia, así llamaba mi madre a la sopa que hacía con el caldo del cocido y con esas bolitas diminutas de pasta que nevaban los platos hondos... y yo siempre flipaba con ese nombre poético, desde bien pequeñito... sopa de lluvia.

•••
Recibo “Pasos en la arena”, del colega José Luna Borge. El primer libro que me llega este año y es un diario... estoy de suerte. Lo leeré con ganas, Pepeluna.

•••
Son las doce y he ido a que me pongan cristales nuevos en mis gafas... que quiero ver el mundo mejor... no sé si lo lograré, porque en la óptica me ofrecieron primero unos cristales llenos de filtros y ventajas ópticas, pero mi presupuesto no alcanzaba para tal maravilla... al final me voy a tener que conformar con los más baratos (36 €)... y aún resultan caros para mi economía... manda huevos, antes de poder ver el mundo mejor ya tengo problemas con las lentes que me permitirán hacerlo.

•••
Después de la visita al óptico, he decidido cortarme el pelo... mi peluquera me ha dado hora a las cuatro de la tarde... voy a empezar el año con cambios diversos para ver si empujan a otros cambios... de momento sonrío.

•••
Fue llegar de la peluquería y llamar a mi Morante para darle un abrazo telefónico... está absolutamente perplejo con lo que está sucediendo. Yo también.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …