Ir al contenido principal

¿Qué trepana?




Por la tarde me enfrasqué en volver a la palabra como sea (llevo ya varios días de vacío y duele)... y me busqué en ese azar magnífico que es la escritura automática, que tantas veces me ha servido para los empezares.
¿Qué trepana la musa?... ¿cómo?
No es colirio, pero encierra lepantos en sus ojos de azufre, cadáveres flaquitos en sus labios de crema, ancianos persas en sus cabellos líquidos y una punta de lápiz en su voz de pantera... se afila por las noches y dibuja en mi centro colibríes rizados que vuelan sin moverse frente a mis ojos lánguidos... luego muda, harta de ser crisálida, y echa vuelo indeciso hacia todo lo incierto... y el viejo sigue como la muerte, al acecho... y obstante hoy no es obstáculo, ni plétora supone exceso alguno... como silbar... y yo juego a exprimirla con los dedos, con los ojos cerrados, con las uñas lamidas y dañadas... juego a sacarle el jugo como a una fruta nueva... y rezuma vasitos de licor, claraboyas altas, espejitos de plástico, diminutas lombrices de tierra y un trago de Cointreau que se hace arisco al pasar la garganta... y no puedo, no llega la escritura ni con jugo de musa a tragos largos... entonces me desperezo como un bonobo viejo que se siente castrado por el gran dominante, me desperezo a tirones de gato para ir sintiendo a pocos los tendones dispersos, los músculos ya fláccidos y esta falta de lengua que es como de domingo... y de pronto me invade cierta cosa de pastos con sus reses dispersas en un rumiar sin pausa, pastos verdes de Eire, azulados de Shelly Manne tocando sus tambores para ‘El hombre del brazo de oro’, amarillos como poemas raros de Elmer Diktonius (“Letargo, podredumbre, / zumbido de moscardas en la carne hedionda de los cadáveres, / vida putrefacta –eso es el mundo...”), rosas como la voz templada de Regina Spektor, grises como yo mismo ahora, en este instante ciego y descartable... y de los pastos se arrebata una química que es duende, una química simple y capaz de hacer palabras, de hacerse palabras.

•••
Sopa de lluvia, así llamaba mi madre a la sopa que hacía con el caldo del cocido y con esas bolitas diminutas de pasta que nevaban los platos hondos... y yo siempre flipaba con ese nombre poético, desde bien pequeñito... sopa de lluvia.

•••
Recibo “Pasos en la arena”, del colega José Luna Borge. El primer libro que me llega este año y es un diario... estoy de suerte. Lo leeré con ganas, Pepeluna.

•••
Son las doce y he ido a que me pongan cristales nuevos en mis gafas... que quiero ver el mundo mejor... no sé si lo lograré, porque en la óptica me ofrecieron primero unos cristales llenos de filtros y ventajas ópticas, pero mi presupuesto no alcanzaba para tal maravilla... al final me voy a tener que conformar con los más baratos (36 €)... y aún resultan caros para mi economía... manda huevos, antes de poder ver el mundo mejor ya tengo problemas con las lentes que me permitirán hacerlo.

•••
Después de la visita al óptico, he decidido cortarme el pelo... mi peluquera me ha dado hora a las cuatro de la tarde... voy a empezar el año con cambios diversos para ver si empujan a otros cambios... de momento sonrío.

•••
Fue llegar de la peluquería y llamar a mi Morante para darle un abrazo telefónico... está absolutamente perplejo con lo que está sucediendo. Yo también.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…