Ir al contenido principal

Claudico a ratos...




Claudico a ratos, pero solo a ratos, porque ya hasta me da pereza claudicar... me como marrones propios y ajenos con un Pantagruel vetónico y me da pereza, me hablan y apenas sé escuchar otra cosa que lo que me apetece oír... y sigo adelante como un náufrago de tierra adentro, convencido de que el hombre es mientras respira y que dan igual la fecha del calendario, los oscuros números bancarios, el debe y el haber, el futuro como existente inexistencia, el tener y el no tener... cada día es más para la búsqueda de la comida precisa que para soñar mundos... y esto no lo arregla más que un baño de sangre en condiciones, estoy convencido, porque el agotamiento lleva siempre a la sangre y ya vamos estando muy agotados... y me digo que soy capaz... ‘Felipe, eres capaz’... y respiro hondo mientras me pregunto por qué a mi capacidad personal se le suman millones de pequeñas y grandes incapacidades ajenas que hacen que mi capacidad parezca pura incapacidad... hablo hilando ideas y soy capaz de escribirlas, dibujo como me sale de los cojones y cuando quiero, sé encender y apagar la luz, comer con las manos y hasta con el tenedor de pescado, aprendí a saber estar en situaciones dispares, toco la harmónica y se reconocen dos o tres canciones cuando lo hago, manejo con soltura diez o doce programas informáticos, sé contar hasta lo que no tengo, sé vestirme por las mañanas y desnudarme por las noches, reconozco varias plantas comestibles mientras camino por el campo, sé encender cualquier tipo de tele con un mando a distancia, pelo naranjas con bastante salero, puedo limpiar zapatos, sé coser un botón y hacer ocho o diez piezas distintas de origami, puedo ponerme bizco a voluntad, andar a la pata coja, tocarme la punta de la nariz con la lengua o tocar la flauta con la nariz... ¿por qué duda de mí el banco?... no sé... si además suelo ser fiable y acostumbro a cumplir con mis compromisos... pero claudico a ratos y me dejo caer sobre el sofá como un fardo de 95 kilos, y cierro los ojos y pienso en esta realidad virtual que es pura mierda, y pienso que no disfruto lo que me apetece y podría disfrutar, y pienso en todas las cargas que llevo en la jodida espalda sin haberlas buscado, y pienso en cosas tan absurdas como los derechos de los trabajadores o el ridículo estado del bienestar, en la Seguridad Social (que es seguridad para algunos y mierda para los demás), en el copago doblepago sanitario, en los imbéciles que votan sin saber lo que están haciendo, en las doce o trece grandes mentiras de nuestro mundo ridículo... y luego me levanto con un ligero dolor de cabeza (antes lo hacía despeinado... ahora no, porque no tengo pelo) y me balanceo sobre mis caderas buscando cierto equilibrio con el que desclaudicar... y vuelvo al tono de este ‘es así’ mondongo, a ser un tonto apagaincendios constante en este continuo que es el fracaso... y luego pienso cómo a la lluvia, al sol, al nublado, al viento, al río que fluye y se seca, a las nubes dispersas... les toca los cojones el sistema del hombre porque, sencillamente, no es importante.

Y me fumo un cigarro mientras me digo... que les den bien por el culo.

Comentarios

  1. Has visto alguna vez "Ese pequeno punto azul palido" de Carl Sagan?
    -me lo has recordado con alguna de tus frases-.
    Lo de la sangre me lo salto, porque menuda mierrrrrrda solucion nos has buscado (con todos mis respetos... o sin ellos, LF, sorry).
    Se le quiere.

    ResponderEliminar
  2. creatividad, descanso, sud america y después retorno y retorno, querete!!!!, asi se soluciona!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …