Ir al contenido principal

La verdad humilde.

Junto a Alan Jara Escamilo en Wizanchao.


Cuando la verdad es lo humilde, parece como más verdad, pero es solo lo humilde lo que le da valor de verdad.
Nunca pude imaginar que en una comunidad castigada por la pobreza extrema pudieran florecer sentimientos trabados en palabras justas y bien moduladas... sí, pensaba que la experiencia tremenda de la pobreza traía aunados sentimientos intensos y verdaderos, sentimientos llenos de interés, pero sin posible salida expresiva en lo literario por la falta de formación endémica de quienes padecen ese tipo de pobreza... Nunca había valorado en mi estúpida cabecita que los hombres pueden ir de más a menos en tales niveles, que quien tuvo formación y una vida más o menos arreglada pudiera llegar a lo más extremo... siempre pensé que quien cuenta con ciertos recursos culturales y formativos puede solventar las peores situaciones y sobrevivir algo mejor que quien no cuenta con ellos... por eso no contaba con encontrarme en Wizanchao con un tipo como Alan Jara Escamilo.
Llegué a Wizanchao con cierta estúpida pose de gringo que intenta arreglar vidas sin saber lo que es la vida, cargado con una cocina industrial (para entregar en nombre de mis amigos Sol y Javi Viadero) a las gentes que habitan aquel páramo y con la misión de tomar datos para realizar un proyecto consistente en dar agua potable a unos cuantos hogares de la zona... y enseguida me presentaron al líder local, un tipo vestido con una camiseta negra sin mangas, unas bermudas grises de cuadros y unas viejas deportivas (uniforme ideal para sobrevivir en aquel calor tremendo y seco)... tenía las facciones duras y sus ojos denotaban una viveza muy especial hecha fundamentalmente de ese obligado oportunismo que deben tener siempre quienes ‘necesitan’... charlamos un buen rato y enseguida me di cuenta de que, además de su viveza, había algo más, algo mucho más interesante... solventamos los temas que nos habían llevado al encuentro, debatimos un ratito junto a las mujeres de la zona sobre las conveniencia del asociacionismo femenino para salir de la situación de pobreza y luego nos relajamos en una conversación más personal.
Anonadado, comencé a escuchar su filosofía de vida –muy bien armada– y terminé teniendo en mis manos un poemario suyo escrito en los últimos años y publicado de una forma humilde, pero muy digna, con publicidad repartida por sus páginas –única forma posible de publicar para él–. Me quedé absorto al leer los primeros versos de sus ‘Plegarias de amor’ y absolutamente descolocado cuando leí que se había formado en su ciudad natal, Cajabamba, y había continuado sus estudios en Lima, en las instituciones ‘Javier Prado’ y ‘Marín Arista’, culminando sus estudios en el ‘Glorioso José Gálvez’ de Gloriabamba... y fue mayor mi asombro cuando leí que era ya su tercer poemario y que tenía otro inédito en espera de edición.
Departimos animadamente un buen rato y quedamos, como dos amigos grandes, en mantener comunicación como sea y cuando sea.
Como anécdota que me quedo grabada, antes de conocer su trayectoria, yo le pregunté... ‘¿Tiene usted esposa?’, a lo que él me respondió... ‘Para qué contentar a una si puedo contentar a muchas’... y yo: ‘¿Y cree en Dios?... y él: ‘Lo uno no quita lo otro’.
Mientras viajaba a España en un avión de Air Europa pensaba en que nuestra sociedad en crisis está creando montones de tipos que van de más a menos y que lo mismo un día de estos necesitarán que alguien les dé de comer, porque no tienen, o que los cobijen bajo techado en los días de frío... y mientras estarán perpetrando un verso, un poema absolutamente cabrón y desquiciado.
Os dejo estos poemas de mi amigo Alan Jara Escamilo... no son un paradigma de la Poesía de la Experiencia ni una protesta de la Poesía de la Diferencia... tampoco son postnovísimos, ni siquiera beat... pero son poemas de verdad, escritos por un hombre capaz de ver su realidad y de llevarla a palabras:

CUÁNTAS VECES (fragmento)

¿Cuántos hombres lucharon
por verme feliz?...

Entre tragos un día me pregunté...

¿Cuántas veces mi madre
ha dejado de comer
para que yo matase mi hambre?...

No lo sé.
...

¡ESTOY CANSADO YA!

Zely, mi amiga confidente, siempre me dice
que estoy triste, que pienso y escribo triste...
entonces pensé... ¿qué hay dentro de mí
que no me deja reír ni estar siempre alegre,
como ella?,
y desnudé mi pellejo encontrándome con mi riñón...
él me miró y me dijo:
¡Estoy cansado ya!
Visité también a mi hígado y me dijo:
Pensaba que el mundo estaba lleno de paz, amor y alegría,
pero me equivoqué,
solo tiene odio, amarguras y tristezas... por eso
¡Estoy cansado ya!
Fui en busca de mi corazón,
más lo vi sentado junto a mi páncreas...
ambos sollozaban... y mi corazón decía:
El amor jamás tocó mi puerta
y, si vino, fue para burlarse de mí...
por eso vivo así...
¡Estoy cansado ya!

Ahora que sé de mi riñón,
ahora que conozco a mi hígado
y sé por qué llora mi corazón,
pienso en lo ingrata que la vida fue conmigo.
Pude ser igual que Zely, pero me condena mi pasado,
y al sentarme en el sofá
me doy cuenta de que la tristeza siempre vivió conmigo
y que la alegría jamás llegó.
Solo sé que fue triste la primavera de mi vida
y el otoño mató mi verde juventud...
y el verano me está dejando seco

Ahora, Zely, sé por qué estoy triste,
por qué pienso y escribo triste.

Comentarios

  1. Es alucinante el personal que puedes encontrar, sin buscarlo, por esos mundos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Luis, soy Lili Alegría la amiga de Lucho, el chico peruano que conociste perdido en la estación de autobuses de Salamanca años atrás. Recuerdo aún tu frase... me fuí Luis y regresé de Perú como Lucho...jaja!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …