Ir al contenido principal

Reinhart y Rogoff... dos auténticos zorolos.




Que uno deba no significa que vaya a vivir eternamente, como que uno no pueda pagar sus deudas no significa que esté al borde la muerte... el dinero es vil, tan vil como las posesiones y tan vil como los estudios sobre el dinero y las posesiones (que pregunten a Reinhart y a Rogoff)... el hombre es materia química y pulso físico, mientras que el dinero es inmaterial –además de puñetero– y no tiene otro pulso que el que le aporte algún que otro tipo con materia química y pulso físico... y de aquí a Roma –porque Ítaca no existe, solo el camino que lleva a ella–... que a lo mejor todo está en reubicar el ‘valor’ despreciando la moneda, en decidir un ‘hasta aquí’ y un ‘desde aquí’, en volver a otorgar calidad a quien la produce y discapacidad al que solo juega con ella –con la calidad– para enriquecerse.
La economía es un crucigrama que puede dejarse medio hecho para comenzar otro, con otras definiciones y otras normas –por ejemplo, que las cifras no se crucen y solo tengan la capacidad de resolverse en línea, encadenadas–... pero solo es un crucigrama, un juego de listos para engañar a los pobres tontos y dominarlos... pero un crucigrama al que le podemos cambiar las reglas o simplemente dejarlo aparcado para jugar a otro juego más divertido.
Ahora resulta que Reinhart y Rogoff, los dos gurús económicos que estudiaron el futuro, intentando avanzarlo, se equivocaron en uno de sus documentos Excel y, además, falsearon datos... los dos gurús que llevan sirviendo de ejemplo –y guía– a todos los neoliberales que manejan la política económica... y se han equivocado de lleno y a lo grande, arruinando –sí, he dicho ‘arruinando’– a montones de países como el nuestro... y lo peor es que otros economistas de rango –algunos hasta con su Premio Nobel debajo del brazo– están haciendo declaraciones en estos días llenas de temor porque, según sus datos, esto ya no tiene solución posible... pero yo creo que sí la tiene si aplicamos un paquete de decisiones drásticas capaces de cambiar las reglas del crucigrama... cosas como condonar las deudas infladas de forma virtual por los nuevos mercaderes –vamos, dejar de pagarlas directamente– y cargar el peso de la cosa que surja sobre los agentes económicos viciados, tachar los paraísos fiscales del mapa o que el dinero de los verdaderamente ricos –tiburones con mis disculpas a los verdaderos tiburones– se utilice para volver a poner las cosas en su sitio.
No es país España, es un jodido mercado de bandidos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…