Ir al contenido principal

Al principio fue algo bueno...




Al principio fue algo bueno para el grupo de cercanos y conocidos. El que tenía algún sobrante, lo dejaba en la caja común con dos finalidades muy concretas: que estuviera seguro y que pudiera servir para ayudar a su entorno. De lo acumulado, se prestaba al que necesitaba con un pequeño pago añadido a su devolución y se utilizaba para concretar beneficios comunes, que a la vez propiciaban que quien había depositado su sobrante pudiera recuperarlo de dos formas: con un pequeño beneficio añadido y con un beneficio común. Eso fue la banca en esencia en su nacimiento... todos se conocían y eran capaces de percibir la bondad del asunto sin tener que pensar demasiado.
De aquello a esto que tenemos ahora, no queda nada. La banca es otra cosa, otro asunto que nada tiene que ver con las personas, pero sí con su retrato en moneda.... resulta muy curioso ver cómo se ha virtualizado todo y el ‘cliente’ pasa a ser el ‘esclavo servidor del sistema’, un esclavo que procura la materia prima, ‘su’ materia prima (guita, pelas, money...), y que debe solemne respeto, atención y sumisión a quien se la recoge. Es curioso que si yo voy a la panadería a comprar pan, el tipo que lleva el negocio me atiende con una sonrisa, me da los buenos días, me pregunta por la familia y por el curro, me entrega en una bolsita mi pieza de pan y me da las gracias cuando le abono los setenta céntimos de la compra y, sin embargo, si voy al banco donde siempre he tenido mi dinero (mucho o poco) para pagar el recibo de la comunidad de vecinos, me dicen que solo cobran hasta las 11:00 a.m., y me lo dicen con mala cara... y eso no es nada si lo comparas con haberles dejado parte de tus ahorros para que los gestionen con lógica y te devuelven un ‘ha perdido usted el 70% de lo ingresado’... y si te enfadas, se mosquean, te ponen excusas y diluyen la culpa en otros ‘otros’ que cobran el nisesabe y que están blindados a cualquiera de tus palabras o tus protestas... al panadero le pagas por un servicio que recibes en el momento... al banquero simplemente le dejas tu dinero para que haga con él lo que le salga de la punta del capullo... el panadero sonríe agradecido... el banquero te pone todo tipo de barreras, te cobra por cualquier pequeño servicio (desde llamarte por teléfono hasta mandarte un aviso por correos –a 30 € está ahora el envío de avisos– y, además, eres tú quien debe mostrarse agradable, educado y bien dispuesto a lo que te solicite... ojo, recordemos que el panadero te da el pan, los buenos días y su sonrisa por setenta céntimos.
Ahora pensemos... si el capital de un banco es el dinero que nos recoge para guardárnoslo y procurarnos un beneficio que consigue negociando con él –con ‘nuestro’ dinero–... ¿por qué como mucho te dan un cuatro por ciento anual si ellos cobran millones, blindan sus sueldos, viajan a todo tren por el mundo a nuestra costa, tienen sedes y oficinas de puro lujo, coches fantásticos, casas de sueño... y pagan a sus esbirros sueldos magros, extraordinarias cada dos meses, les dan créditos sin interés, los prejubilan con una pasta?... todo con ‘nuestro’ dinero... ¿por qué pueden pagarse verdaderas millonadas para evitar ir al trullo?...
la verdad es que no entiendo nada, precisamente porque el negocio de la banca ha evolucionado con la máxima de hacerlo ininteligible y opaco para poder robarnos con verdadero descaro... algo tan fácil como ‘te dejo 1000 para que me los guardes y me devuelves 1004 cuando quiera recuperarlo el próximo año’ se ha convertido en ‘el mercado secundario ha sido cerrado por la CNV y, como habíamos invertido en preferentes tu capital, has perdido un setenta por ciento de ese montante, que te daremos en acciones para que las negocies... y, por cierto, tu cuenta corriente quedó en descubierto en dos euros y ahora tienes menos treinta y dos porque ayer te enviamos el aviso por correo... si no repones en breve, vas a tener un problema’.
Es la ostia sin hache, ¿no?... y con ella.

Comentarios

  1. Tanto ha cambiado el tema que mi abuelo me decía ....hace ya un pico de años era un descrédito tener que pedir un préstamo al banco porque suponía que quien lo hacia tenia pecunio suficiente para evitarlo... pedían dinero los que no lo tenían ahora necesitas tener un buen pico para que te den un préstamo...curioso ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Ando puestísima en temas d quitas, laudos, fondos, y trasfondos de choris y mangaperras (que a mi jubilado padre se la colaron con sus 4 euricos - ahorrados, claro, a base d n conocer caprichos-). Ya sabes, LF, recemos pa q no nos quiten
    también, lo bailao!.
    Un beso ( y otro para Mojadopapel y para Sinda, q la vi comentándote en algún post)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…