Ir al contenido principal

Ser otro...




Ser la copa para llenar o el viento... y este calor que abrasa... y los pernos del cuerpo que no pueden ni siquiera con lo cándido.
Me gustaría ser otro, un otro decidido a dejar el mantel puesto en la mesa para que los pájaros se sacien con los restos, un otro al que no le preocupe si la luz quedó encendida toda la noche o se cerró la nevera... y decirle a alguien... ‘te mataré, cabrón’, como hacía Hank con Gibson en la página 134 de ‘La senda del perdedor’... me gustaría ser otro, joder, otro... no este ángel de cartón piedra que sabe perfectamente que el peor mal proviene siempre del que antes era bueno, no este tipo con oficio poético a ratos que encuentra satisfacción, se tranquiliza y se desinteresa... ser otro capaz de encontrar artículos de lujo entre los hombres y no entre las cosas, capaz de la juventud tardía e incapaz de trabajar en lo que no me guste... ¿por qué no lo soy?... si al final todo se resume en morirnos como perros asustados sin saber siquiera si cuando amamos hubo un sentimiento compartido.
Conocer me prohibe siempre vibrar en ese conocimiento (¿a qué escribir lo que otros ya han escrito o hacer lo que otros han hecho?), y por eso soy feliz e infeliz a la vez, pero no otro, ese otro que me gustaría ser, un pequeño granuja incapaz de desdoblarse, pero alerta siempre a diferenciar entre mí mismo y el otro, ser un tipo que no sepa encogerse ante nada, que sepa discernir entre lo ingenuo y lo cínico, que no se discapacite por cualquier ‘algo’ externo... y pasar de la ambición de dominio y ser voluptuoso y pasar de esperar... “¡Dejad al mundo que sea el mundo, y no mováis un dedo contra eso!”, es la individualidad lo que yo busco, una indiv¡dualidad indecente como indecente son cada uno de los hombres que se agrupan y truenan, una individualidad que no solo me llene el estómago, sino que me procure placer... ¿a qué una vida de otra forma?
Y este fragor de grados que es la tarde, con el sudor hirviendo... veo en los soportales de mi frente la euphorbia recién cortada, manando su leche pegajosa por el tallo; veo el rastro de cuentas brillantes que dejó el cuervo, a la loca orinando en la escalera de la iglesia y al cura desmintiendo la solera de su sombra alargada... y hay algas en la fuente, algas verdes... y suena una canción del viejo Zimmerman, y me pongo de espaldas con los ojos cerrados buscando una sensación de manos que me toman por detrás y que el sudor se mezcle y que se almizcle un olor compartido y que algo resbale y se sosiegue, y que haya tensión o simplemente una causa por la que dar el siguiente paso y el siguiente y el siguiente... y este fragor de grados que es la tarde, y el desnudo animal sobre el cemento y los pies desnatados en las chanclas, escuálidos los pies, rotos lo pies, sucios los pies porque no hay barro... y ser un epicúreo convencido, ataráxico a ratos y hedonista durante los meses más calientes del año, y calmar la sed en cualquier fuente, la que sea (la sed y la fuente), y no buscar seguridad ni sentir necesidades absurdas y armarme en un mundo de placer en el que los sentidos exploten constantemente... ¿es que es tan difícil interesarse por vivir, simplemente por vivir, y mantenerse excitado justo por ello?... y este calor atómico que me deja los días como un paisaje Faulkner, este calor cabrón que me indecenta y me deja absolutamente recesivo por caucásico, este calor que me hace lento, lento, lento... y me encierro en querer ser solo un punto de vista de mí mismo, y me desafirmo, y sudo mientras pienso en resbalar por algún cuerpo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …