Ir al contenido principal

Ser otro...




Ser la copa para llenar o el viento... y este calor que abrasa... y los pernos del cuerpo que no pueden ni siquiera con lo cándido.
Me gustaría ser otro, un otro decidido a dejar el mantel puesto en la mesa para que los pájaros se sacien con los restos, un otro al que no le preocupe si la luz quedó encendida toda la noche o se cerró la nevera... y decirle a alguien... ‘te mataré, cabrón’, como hacía Hank con Gibson en la página 134 de ‘La senda del perdedor’... me gustaría ser otro, joder, otro... no este ángel de cartón piedra que sabe perfectamente que el peor mal proviene siempre del que antes era bueno, no este tipo con oficio poético a ratos que encuentra satisfacción, se tranquiliza y se desinteresa... ser otro capaz de encontrar artículos de lujo entre los hombres y no entre las cosas, capaz de la juventud tardía e incapaz de trabajar en lo que no me guste... ¿por qué no lo soy?... si al final todo se resume en morirnos como perros asustados sin saber siquiera si cuando amamos hubo un sentimiento compartido.
Conocer me prohibe siempre vibrar en ese conocimiento (¿a qué escribir lo que otros ya han escrito o hacer lo que otros han hecho?), y por eso soy feliz e infeliz a la vez, pero no otro, ese otro que me gustaría ser, un pequeño granuja incapaz de desdoblarse, pero alerta siempre a diferenciar entre mí mismo y el otro, ser un tipo que no sepa encogerse ante nada, que sepa discernir entre lo ingenuo y lo cínico, que no se discapacite por cualquier ‘algo’ externo... y pasar de la ambición de dominio y ser voluptuoso y pasar de esperar... “¡Dejad al mundo que sea el mundo, y no mováis un dedo contra eso!”, es la individualidad lo que yo busco, una indiv¡dualidad indecente como indecente son cada uno de los hombres que se agrupan y truenan, una individualidad que no solo me llene el estómago, sino que me procure placer... ¿a qué una vida de otra forma?
Y este fragor de grados que es la tarde, con el sudor hirviendo... veo en los soportales de mi frente la euphorbia recién cortada, manando su leche pegajosa por el tallo; veo el rastro de cuentas brillantes que dejó el cuervo, a la loca orinando en la escalera de la iglesia y al cura desmintiendo la solera de su sombra alargada... y hay algas en la fuente, algas verdes... y suena una canción del viejo Zimmerman, y me pongo de espaldas con los ojos cerrados buscando una sensación de manos que me toman por detrás y que el sudor se mezcle y que se almizcle un olor compartido y que algo resbale y se sosiegue, y que haya tensión o simplemente una causa por la que dar el siguiente paso y el siguiente y el siguiente... y este fragor de grados que es la tarde, y el desnudo animal sobre el cemento y los pies desnatados en las chanclas, escuálidos los pies, rotos lo pies, sucios los pies porque no hay barro... y ser un epicúreo convencido, ataráxico a ratos y hedonista durante los meses más calientes del año, y calmar la sed en cualquier fuente, la que sea (la sed y la fuente), y no buscar seguridad ni sentir necesidades absurdas y armarme en un mundo de placer en el que los sentidos exploten constantemente... ¿es que es tan difícil interesarse por vivir, simplemente por vivir, y mantenerse excitado justo por ello?... y este calor atómico que me deja los días como un paisaje Faulkner, este calor cabrón que me indecenta y me deja absolutamente recesivo por caucásico, este calor que me hace lento, lento, lento... y me encierro en querer ser solo un punto de vista de mí mismo, y me desafirmo, y sudo mientras pienso en resbalar por algún cuerpo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…