Ir al contenido principal

Un punto Baudelaire...




Un punto Baudelaire en la cintura –maldito decadente derrespirando en Béjar sin contar con un Maistre– sin un barrio latino que llevarme a la boca, sin un Mènard con el que hablar de aquella joven virgen que pasa por la acera, sin Sarah ‘La Louchette” a dos francos la hora... ¡ay!... una Jeanne Duval a media puerta, una Jeanne morena y sin costuras... decía que hoy tengo un punto Baudelaire en la cintura y una cosa Gautier en la mirada... y en el vientre un trasunto Nerval que me deja romántico y piporro paseando por Valois o siendo Fausto en mi silla de cuero con ruedines... y leo a Francisco Pino, que lo encontré sin querer en la limpieza de mi estudio... “Esa nube fue y se fue. / ¡Qué limpio ha quedado el aire / la pureza de ese ser / que existió para negarse!”... y tomo entre las manos mi palo pulidísimo de acacia espinosa (el que me hace anciano de la tribu tatoga) y lo acaricio como a un cuerpo deseado... y pienso en esa chusma de tipos del dinero que juegan a la guerra cambiándose los muertos en Suiza... “ése no lo tengo, te doy tres sirios por ese congoleño”... qué absurdo su juego del dinero... guerras para vender armas, para vender medicamentos, para reconstruir lo destruido... es un juego simple... te ayudo a matar y me pagas, te curo las heridas que te hicieron con mis armas y me pagas, reconstruyo lo que te destruí y me pagas... y si no puedes pagarme, pues que me quedo con tus materias primas y te hago un triste títere que se mueva a mi antojo... todo el mundo sin un Louis Mènard, coño, capaz de reconocer sus limitaciones y ensayar caminos nuevos con decencia.
Y ensayo un buen traguito de Pinord... está dulce... y miro mi rodilla de indonjuán... y atuso mis cabellos con la mano derecha de escribir... y juego a imaginar los muslos hechos ochos y otra piel... y me dejó caer en el sofá como una venus gorda Willendorf... y cierro mis ojitos de croissant... y vuelo a no sé qué cantando algunos temas del Dear Heather de LC... y quiero dibujar, pero no sé... y viro hacia el edén (Huanchaco está al final), donde las musas visten de satén y duermen con blusón de tafetán, sin bragas ni corsés... sus cuerpos nada más... y miro cenital Chincha como un papel arrugado y el mar lamiéndome los pies... y la arena pegada que pica y pica el mar sus olas... y mis pies... ¿me los quieres lavar?... y me vuelvo a elevar, porque el Pinord eleva, y veo el par, las montañas gemelas en el Riff, la luna de Cheshire en el cielo disfraz de la noche Mangola... su antifaz trazado por los vuelos con motor sin gálibo... es brutal que aquellos aviones LTU rompieran la belleza singular de la noche salvaje y animal sentado en la sabana con los pies picados por falsísimas tse-tse, bebiendo Mambo o té, comiendo arroz templado (wally rosti) con carne de cebú, fumando Dunhill africano... y vuelvo a ser el tipo de las cuatro, el paraqué de todas las mañanas, el que camina solo por el paso cercado, el vistebién, el que saluda amable, el que paga sin ser, el imbécil de turno, el tonto con relé, el dulce descartado, la carne para hacer, el ciego, el todo inválido, el círculo cerrado, el de cada traspiés, el eterno vencido, el que calla, el ciprés pendiente de una tumba, el que no sabe hacer otra cosa que esto, el  que mira y no ve, el que jamás se atreve, el que se asusta, el cero hacia la izquierda, el que debe deber, el que no cuenta nada, el que tiene los pies hundidos en cemento, el que va del revés, el que no tiene suerte aunque la busque a ratos, un jodido burgués agotado de asuntos que no tienen aquél... y no quiero que pare el vuelo, no deseo volver a este ojosabiertos, no quiero parecer lo que soy realmente, no quiero estar, ni ser, ni tener... 
Ya lo dije... un punto Baudelaire, una cosa Gautier, un trasunto Nerval... y el Pinord... yo qué sé.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …