Ir al contenido principal

Del Kremlim al Gulag...



Este tiempo traicionero contiene un duro viaje desde el Kremlim al Gulag... mientras, pasan los pájaros en bandadas volviendo a sus nidos del sur, caen las hojas para hacer humus negro capaz de árboles nuevos, pasan las nubes blandas unos días y otros días tremendas, corre el tipo de siempre justo en la amanecida por mantener el absurdo de su forma física, la vieja se detiene apoyada en su bastón para pillar un poquito de aire y el tonto de siempre es feliz porque no se entera... ayer conté innumerables puestitos en el mercadillo de la Plaza Mayor de Béjar y analicé el asunto brevemente... dos puestos profesionales (de gente que vive de ello desde hace años), dos puestos solidarios (para echar una mano a los que están jodidos) y el resto de puestitos habitados por tipos extraordinarios que tienen familia pero ya no tienen trabajo... y le echan las horas a rebuscar objetos viejos en los desvanes o en los pueblos de alrededor, a hacer muñequitas de trapo, colgantes, broches, bolsitos, monederos... cualquier cosa susceptible de ser vendida para sacarle uno o dos euros con los que saciar la necesidad del próximo minuto... y todo ello hace que lo que está montado como un mercadillo de artesanía sea en realidad un mercadillo de supervivencia... entre mis amigos mercadilleros hay licenciados (en Geológicas, en Bellas Artes, en Filología...), algún ingeniero, algún administrativo, herreros, carpinteros, albañiles, amas de casa... y casi todos sin un empleo capaz de propiciarles una vida digna y adecuada a sus capacidades... todos tienen un arte hermoso escondido en sus manos y en sus cabezas, todos intentan algo cada minuto de sus días, pues son inquietos, están vivos y saben con certeza de su valor propio... así visto, el mercadillo mensual de la supervivencia es una hermosa escuela de calle a la que todos los padres de familia debieran llevar a sus hijos para que que se empapen de lo que es la verdadera lucha pequeña por la vida y aprendan que cada impulso interior tiene una salida digna con la que avanzar, aunque sea poquito a poquito... mis amigos mercadilleros no están vencidos, no son vencidos y no lo serán jamás, pues se tiran sin rubor a la calle y al frío para decir con claridad: ¡aquí estoy yo, y estoy peleando porque tengo un valor extraordinario, un valor que es mi mejor tesoro!... y este Gulag tremendo creado por los políticos, los banqueros y sus sicarios terminará siendo un Kremlim nuevo desde el que arbitrar un tiempo distinto en el que la dignidad esté siempre por encima del dinero, en el que la pasión por vivir sea moneda de cambio y las cosas solo sirvan para hacernos mejores y no peores, como ahora sucede.
Sé que lo que va a suceder tiene un día fijado, y que ese día habrá quien se arrepienta de todo lo que ha hecho y quien lo haga de todo lo que no ha hecho... y me da que esa fecha está mucho más cerca de lo que ‘ellos’ imaginan... entonces reiré... reiremos juntos... mientras, sigo asistiendo sin falta a ese hermoso mercadillo mensual de la supervivencia... y allí hago amigos grandes mientras aprendo de ellos que el mundo y el hombre son otra cosa... y les doy las gracias por ello.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…