Ir al contenido principal

Del Kremlim al Gulag...



Este tiempo traicionero contiene un duro viaje desde el Kremlim al Gulag... mientras, pasan los pájaros en bandadas volviendo a sus nidos del sur, caen las hojas para hacer humus negro capaz de árboles nuevos, pasan las nubes blandas unos días y otros días tremendas, corre el tipo de siempre justo en la amanecida por mantener el absurdo de su forma física, la vieja se detiene apoyada en su bastón para pillar un poquito de aire y el tonto de siempre es feliz porque no se entera... ayer conté innumerables puestitos en el mercadillo de la Plaza Mayor de Béjar y analicé el asunto brevemente... dos puestos profesionales (de gente que vive de ello desde hace años), dos puestos solidarios (para echar una mano a los que están jodidos) y el resto de puestitos habitados por tipos extraordinarios que tienen familia pero ya no tienen trabajo... y le echan las horas a rebuscar objetos viejos en los desvanes o en los pueblos de alrededor, a hacer muñequitas de trapo, colgantes, broches, bolsitos, monederos... cualquier cosa susceptible de ser vendida para sacarle uno o dos euros con los que saciar la necesidad del próximo minuto... y todo ello hace que lo que está montado como un mercadillo de artesanía sea en realidad un mercadillo de supervivencia... entre mis amigos mercadilleros hay licenciados (en Geológicas, en Bellas Artes, en Filología...), algún ingeniero, algún administrativo, herreros, carpinteros, albañiles, amas de casa... y casi todos sin un empleo capaz de propiciarles una vida digna y adecuada a sus capacidades... todos tienen un arte hermoso escondido en sus manos y en sus cabezas, todos intentan algo cada minuto de sus días, pues son inquietos, están vivos y saben con certeza de su valor propio... así visto, el mercadillo mensual de la supervivencia es una hermosa escuela de calle a la que todos los padres de familia debieran llevar a sus hijos para que que se empapen de lo que es la verdadera lucha pequeña por la vida y aprendan que cada impulso interior tiene una salida digna con la que avanzar, aunque sea poquito a poquito... mis amigos mercadilleros no están vencidos, no son vencidos y no lo serán jamás, pues se tiran sin rubor a la calle y al frío para decir con claridad: ¡aquí estoy yo, y estoy peleando porque tengo un valor extraordinario, un valor que es mi mejor tesoro!... y este Gulag tremendo creado por los políticos, los banqueros y sus sicarios terminará siendo un Kremlim nuevo desde el que arbitrar un tiempo distinto en el que la dignidad esté siempre por encima del dinero, en el que la pasión por vivir sea moneda de cambio y las cosas solo sirvan para hacernos mejores y no peores, como ahora sucede.
Sé que lo que va a suceder tiene un día fijado, y que ese día habrá quien se arrepienta de todo lo que ha hecho y quien lo haga de todo lo que no ha hecho... y me da que esa fecha está mucho más cerca de lo que ‘ellos’ imaginan... entonces reiré... reiremos juntos... mientras, sigo asistiendo sin falta a ese hermoso mercadillo mensual de la supervivencia... y allí hago amigos grandes mientras aprendo de ellos que el mundo y el hombre son otra cosa... y les doy las gracias por ello.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …