Ir al contenido principal

Esas viejas hormigas rojas...



Del cabello brotaban viejas hormigas rojas mientras yo miraba aterido y absorto porque, sin quererlo, me había unido a él como el musgo a la piedra... y decidí de pronto que nada es demasiado importante y que hay que dar el paso siguiente... y el siguiente... y el otro... y que ninguno de esos pasos es descartable independientemente de hacia dónde nos lleven... así que decidí seguir enfocando solo el minuto presente... y me tome un café con mi amigo Alberto (los cafés con Alberto son siempre los más entrañables)... y lo somaticé todo en cuatro o cinco dibujos rápidos que miro interrogativamente de vez en cuando... y me acerqué un poquito más a la gente que aprecio (aunque muy poquito, que me cuesta)... y enfadé a un camarero porque tamborileaba sin parar y sin querer en la barra del bar... y cargué todos los libros SBQ con desgana e intentando animarme con esos ‘venga, venga, venga...’ que con frecuencia me digo en silencio... y leí con fruición a Girondo... y monté mi puestito mercadillero donde nadie lo hubiera montado con la que caía, pero lo monté porque se me puso en los cojones y había que hacerlo... y fumé aterido mirando la lluvia y sintiendo la dura caricia del viento en mi cuerpo... y sonreí todo lo que me quedaba mientras se congelaban mis pies mojados... y me atreví a ir a dar una mano de funeral (suelo evitar esos trances como sea)... y desmonté mi puestito porque no había manera de que aquello funcionase, y lo hice alegre, coño, alegre... y, lo que nunca habría hecho en otras circunstancias, acepté ir a la fiesta de Petra y fui para sentir que la gente es linda, linda, linda... y hasta acepté ponerme un sombrero de cowboy para no desentonar demasiado en la fiesta... y apenas pude dormir, porque las viejas hormigas rojas aún no me dejan conciliar el sueño, pero no importa, porque sé que las viejas hormigas rojas son ahora mis viejas hormigas rojas, y que debo domarlas con tranquilidad y con paciencia... y sé que me enseñarán mucho en cuanto atine a domarlas un poquito, porque yo quiero aprender todo lo que pueda de las viejas hormigas rojas... y que tengo como un vértigo aquí adentro que no es malo, un vértigo que me empuja a hacer cosas nuevas, un vértigo que me obliga a ‘intentar’ de nuevo a pesar de cada uno de los fracasos... y que lo mismo esas viejas hormigas rojas son mi mejor tesoro porque yo quiero que lo sean...
Hoy me levanté temprano, me duché y cambié las sábanas de mi cama con la ventana del cuarto abierta de par en par... luego salí a la calle y paseé tranquilo esta humedad hermosa bejarana... me detuve un largo rato a mirar la carrera incesante de las nubes, su divino color plomo llenito de matices de grises y decidí dedicar la mañana a la lectura... cuando iba por Colón hacia mi estudio, tres perros comenzaron a ladrar escandalosamente... miré y tenían acorralada en la acera de enfrente a una rata enorme... la rata daba saltos increíbles y los perros la atacaban con temor... en uno de las saltos logró zafarse y desapareció por una alcantarilla cercana... los perros quedaron nerviosos olisqueando alrededor de la alcantarilla y yo me encerré de nuevo en Girondo... no podéis imaginar cómo me alegra leer a este poeta grande, cómo llega la euforia cuando avanzo en sus versos... y ahora fumo tranquilo.

Comentarios

  1. Que disfrutes de esa lectura, Luis; yo he hecho lo mismo, he llamado a los libros de siempre para que me contesten a las mismas preguntas que no tienen respuesta.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    Gracias, POETA.
    Muchas gracias por todo.
    Por ser como eres.
    Por tus escritos.
    Por tus dibujos.
    Gracias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…