Ir al contenido principal

Esas viejas hormigas rojas...



Del cabello brotaban viejas hormigas rojas mientras yo miraba aterido y absorto porque, sin quererlo, me había unido a él como el musgo a la piedra... y decidí de pronto que nada es demasiado importante y que hay que dar el paso siguiente... y el siguiente... y el otro... y que ninguno de esos pasos es descartable independientemente de hacia dónde nos lleven... así que decidí seguir enfocando solo el minuto presente... y me tome un café con mi amigo Alberto (los cafés con Alberto son siempre los más entrañables)... y lo somaticé todo en cuatro o cinco dibujos rápidos que miro interrogativamente de vez en cuando... y me acerqué un poquito más a la gente que aprecio (aunque muy poquito, que me cuesta)... y enfadé a un camarero porque tamborileaba sin parar y sin querer en la barra del bar... y cargué todos los libros SBQ con desgana e intentando animarme con esos ‘venga, venga, venga...’ que con frecuencia me digo en silencio... y leí con fruición a Girondo... y monté mi puestito mercadillero donde nadie lo hubiera montado con la que caía, pero lo monté porque se me puso en los cojones y había que hacerlo... y fumé aterido mirando la lluvia y sintiendo la dura caricia del viento en mi cuerpo... y sonreí todo lo que me quedaba mientras se congelaban mis pies mojados... y me atreví a ir a dar una mano de funeral (suelo evitar esos trances como sea)... y desmonté mi puestito porque no había manera de que aquello funcionase, y lo hice alegre, coño, alegre... y, lo que nunca habría hecho en otras circunstancias, acepté ir a la fiesta de Petra y fui para sentir que la gente es linda, linda, linda... y hasta acepté ponerme un sombrero de cowboy para no desentonar demasiado en la fiesta... y apenas pude dormir, porque las viejas hormigas rojas aún no me dejan conciliar el sueño, pero no importa, porque sé que las viejas hormigas rojas son ahora mis viejas hormigas rojas, y que debo domarlas con tranquilidad y con paciencia... y sé que me enseñarán mucho en cuanto atine a domarlas un poquito, porque yo quiero aprender todo lo que pueda de las viejas hormigas rojas... y que tengo como un vértigo aquí adentro que no es malo, un vértigo que me empuja a hacer cosas nuevas, un vértigo que me obliga a ‘intentar’ de nuevo a pesar de cada uno de los fracasos... y que lo mismo esas viejas hormigas rojas son mi mejor tesoro porque yo quiero que lo sean...
Hoy me levanté temprano, me duché y cambié las sábanas de mi cama con la ventana del cuarto abierta de par en par... luego salí a la calle y paseé tranquilo esta humedad hermosa bejarana... me detuve un largo rato a mirar la carrera incesante de las nubes, su divino color plomo llenito de matices de grises y decidí dedicar la mañana a la lectura... cuando iba por Colón hacia mi estudio, tres perros comenzaron a ladrar escandalosamente... miré y tenían acorralada en la acera de enfrente a una rata enorme... la rata daba saltos increíbles y los perros la atacaban con temor... en uno de las saltos logró zafarse y desapareció por una alcantarilla cercana... los perros quedaron nerviosos olisqueando alrededor de la alcantarilla y yo me encerré de nuevo en Girondo... no podéis imaginar cómo me alegra leer a este poeta grande, cómo llega la euforia cuando avanzo en sus versos... y ahora fumo tranquilo.

Comentarios

  1. Que disfrutes de esa lectura, Luis; yo he hecho lo mismo, he llamado a los libros de siempre para que me contesten a las mismas preguntas que no tienen respuesta.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    Gracias, POETA.
    Muchas gracias por todo.
    Por ser como eres.
    Por tus escritos.
    Por tus dibujos.
    Gracias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …