Ir al contenido principal

Se veía venir...



Se veía venir y juro que lo he dicho en esta bitácora por activa y por pasiva… pero lo peor es que seguirá sucediendo… primero como un goteo y luego como un manantial… y no me gusta, no me gusta nada, pero las circunstancias buscadas por el esbirro del capital llevan inexorablemente a la sangre, porque el hombre de la calle ya está en su límite, lo han llevado a su límite y siguen tensando la soga sin temor… y eso es lo que les hace falta, comenzar a sentir temor, salir a la calle mirando a todos lados sabiendo que el hombre de la calle está harto y puede estallar en ira en cualquier instante… lo mismo eso les hace cambiar y ponerse de una vez del lado de quien debieran haber estado siempre.
No es bonito que se empiece a asesinar a personas con representación política (aunque se lo busquen con cada una de sus respiraciones), pero tampoco es bonito ver caer a gente normal desde el balcón de su casa (ya son muchos los que han caído, aunque los medios y las fuerzas públicas tengan la directiva de no informar de ello)… y debieran pensarlo tranquilamente y comenzar a tomar medidas, debieran hacer gestos nuevos que no abran más la herida de lo que está.
En caliente, con el cadáver cerca, todo se volvió espanto, admiración postmortem y palabras huecas… pero a las pocas horas ya empezó a correr el curriculum tremendo y lascivo de la víctima… y enseguida comenzó a glebarse la gente en sus comentarios de red… es triste ver cómo se está tratando todo esto, con qué escarnio responden el dolido y el doliente… pero también es triste que ninguno de los prebostes de la opinión sea capaz de sacar en página dos las conclusiones que todos tenemos en la cabeza. Esto no es una violencia aislada ni el fruto de una locura fugaz… esto es fruto de la hartura, de una hartura colectiva e individual que viene de años de robos y violencias de despachito y salón, de escándalos tras escándalos, de más ruina para el pobre y más riqueza para el rico… y todos, cada uno, podemos tener un mal minuto, un minuto torcido en el que veamos claro que se les puede quitar lo que más quieren (aunque no lo pongan jamás en valor)… y por eso deben sentir temor y trabajar para que todo vuelva a los caminos de la dignidad universal tan necesaria.
El dinero y el poder no son nada si ya eres un túmulo con flores.


Dios nos pille confesados (si es que existe).

Comentarios

  1. Como casi siempre, las palabras justas que me hacen pensar en cuánto tengo que aprender para expresar mis pensamientos y plasmarlos en una hoja en blanco.
    Gracias "profe".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …