Ir al contenido principal

Apunte para un poema.



Clepsídrame, mimosa de albornoz de rizo, assumpta de perfil, cláusula incierta de lo que ha de venir, gominola neoclásica y discreta (del mismo Minos)… clepsídrame con ese gota a gota que es puro caligrama, tan Tzara, tan épater le bourgeois, tan collage Dubuffet, tan Banksy en la pared que hace esquina hacia el bar… clepsídrame y déjame el bigote domador, la barba Trotsky y el sexo algo Duchamp… y hazme un relieve al gusto Khajuraho, Iakshí planetaria de silex y de piel, hazme un busto Rodin en diorita, un biceps femoral de acero corten y déjame sedente en la escalera… clepsídrame Ravel tan repetido en este tempo invariable en que te pienso, te pienso, te pienso… y cocodrilos, medusas, hipocampos, relleno de sostén, orzas, espátula, cal viva, tigres, tamarindos, masmédula sin más, cuello, razones, escorzo, niebla, arder y hasta feniletileno en un frasquito… y que lo abras despacio… y me evapore… clepsídrame y que el tiempo se detenga por esta falta de agua y me destiempe y me quede a vivir en un segundo tuyo que no sepa pasar, en ese espacio justo entre el tictac, inquieto pero quieto, Iquitos, Cambi a Simba, Arusha, Gorfan, vals… clepsídrame y duda de la noche y sus farolas, de las calles vacías que son tan como yo, de los locales cerrados a las dos, del noctívago solo que va de esquina a esquina buscando que la noche sea eterna… clepsídrame y muéstrame tus pulpos, cada pozo de ti, cada garganta ciega, cada talud de carne, cada santuario cárstico y cada escorrentera… sacúdeme en tus cuevas y escárbame este lirio que me crece en el vientre… clepsídrame, catástrofe pequeña de mí mismo, Rusia de invierno, espiral singular de Alberto Hernández, clarisa por la calle, indigerida, impar, cosmogonía entera y única, galaxia por hacer, planeta inhabitado y habitable… clepsídrame a la tres, cuando la siesta; a las cuatro en puntito, cuando la puerta se abre y chirrían las fallebas; a las cinco, cuando empieza a gestarse la tormenta fugaz; a las seis, con la merienda… clepsídrame y déjame muy gato mirando hipnotizado tus faros de Plymouth Barracuda del 67, esperando sin más que me atropelles, que me arrolles como a esos transeúntes que cruzan sin mirar las carreteras… clepsídrame y deja que me quede calimérico (pollito de un sin más) haciéndome preguntas inocentes sobre lo que ha de ser, mirándome hacia abajo como precipitándome… clepsídrame con colores Max Ackermann, con versos Watanabe, con un bluegrass Bill Monroe o un trazo de Carl Barks… clepsídrame, y que se rice todo sobre esta piel antigua, que manen los volcanes su lava de satén, que se desborde el Sena y el Riff sea el edén mientras miran absortos Américo Vespucio, Dorantes, Nemo, Horacio, Lara Croft, Víctor Jara, Cortázar y Allan Quatermain.

Clepsídrame, si quieres… que yo me dejo hacer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…