Ir al contenido principal

Apunte para un poema.



Clepsídrame, mimosa de albornoz de rizo, assumpta de perfil, cláusula incierta de lo que ha de venir, gominola neoclásica y discreta (del mismo Minos)… clepsídrame con ese gota a gota que es puro caligrama, tan Tzara, tan épater le bourgeois, tan collage Dubuffet, tan Banksy en la pared que hace esquina hacia el bar… clepsídrame y déjame el bigote domador, la barba Trotsky y el sexo algo Duchamp… y hazme un relieve al gusto Khajuraho, Iakshí planetaria de silex y de piel, hazme un busto Rodin en diorita, un biceps femoral de acero corten y déjame sedente en la escalera… clepsídrame Ravel tan repetido en este tempo invariable en que te pienso, te pienso, te pienso… y cocodrilos, medusas, hipocampos, relleno de sostén, orzas, espátula, cal viva, tigres, tamarindos, masmédula sin más, cuello, razones, escorzo, niebla, arder y hasta feniletileno en un frasquito… y que lo abras despacio… y me evapore… clepsídrame y que el tiempo se detenga por esta falta de agua y me destiempe y me quede a vivir en un segundo tuyo que no sepa pasar, en ese espacio justo entre el tictac, inquieto pero quieto, Iquitos, Cambi a Simba, Arusha, Gorfan, vals… clepsídrame y duda de la noche y sus farolas, de las calles vacías que son tan como yo, de los locales cerrados a las dos, del noctívago solo que va de esquina a esquina buscando que la noche sea eterna… clepsídrame y muéstrame tus pulpos, cada pozo de ti, cada garganta ciega, cada talud de carne, cada santuario cárstico y cada escorrentera… sacúdeme en tus cuevas y escárbame este lirio que me crece en el vientre… clepsídrame, catástrofe pequeña de mí mismo, Rusia de invierno, espiral singular de Alberto Hernández, clarisa por la calle, indigerida, impar, cosmogonía entera y única, galaxia por hacer, planeta inhabitado y habitable… clepsídrame a la tres, cuando la siesta; a las cuatro en puntito, cuando la puerta se abre y chirrían las fallebas; a las cinco, cuando empieza a gestarse la tormenta fugaz; a las seis, con la merienda… clepsídrame y déjame muy gato mirando hipnotizado tus faros de Plymouth Barracuda del 67, esperando sin más que me atropelles, que me arrolles como a esos transeúntes que cruzan sin mirar las carreteras… clepsídrame y deja que me quede calimérico (pollito de un sin más) haciéndome preguntas inocentes sobre lo que ha de ser, mirándome hacia abajo como precipitándome… clepsídrame con colores Max Ackermann, con versos Watanabe, con un bluegrass Bill Monroe o un trazo de Carl Barks… clepsídrame, y que se rice todo sobre esta piel antigua, que manen los volcanes su lava de satén, que se desborde el Sena y el Riff sea el edén mientras miran absortos Américo Vespucio, Dorantes, Nemo, Horacio, Lara Croft, Víctor Jara, Cortázar y Allan Quatermain.

Clepsídrame, si quieres… que yo me dejo hacer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …