Ir al contenido principal

Como ser y estar...



Es tan fácil como ser y estar, como tomar consciencia de lo efímero y pelear la sonrisa diaria del de al lado –que es la tuya también–, como plantearse no acumular y disfrutar todo lo que sea compartir, como dejar de esperar y ponerse a hacer poquito a poquito… el mundo es pura lógica y absoluta simplicidad, y es por ello que debemos ser lógicos y simples, que debemos vibrar con lógica en cualquier planteamiento y en cualquier solucionario, y que debemos volcarnos en la sencillez de nuestros procesos… pero ‘ellos’ no quieren más que procesos complejos que lo enfanguen todo, quieren dificultad, quieren élites preparadas para su jodida dificultad y su diseñadísima falta de lógica.
Pero si el mundo es prácticamente un sistema binario, un sistema combinatorio de unos y ceros, de síes y noes, de blanco y negro, de frío y caliente, de grande y pequeño, de dulce y salado, de rugoso y liso, de hambre y saciedad, de suma y resta… ¿a qué tanto interés por lo complejo?… en lo complejo es donde vive la trampa, el robo, el acaparamiento, el proceso de poder, el interés, la usura… y el engaño capaz de hacerte sentir, por ejemplo, un sentimiento de patria para morir por ella (cuando realmente mueres por la necesidad urgente de ‘ellos’ de vender armas para multiplicar su dinero, de vender armas que destruyan para luego edificar sobre las ruinas y multiplicar su dinero)… de lo complejo salen las normas de conteo electoral que proporcionan representación y poder fuera de toda lógica… de lo complejo emana la información mediatizada para quitar y poner (me hace gracia escuchar a la mayoría de los periodistas más mediáticos explicarnos que los políticos cometen los mayores fraudes económicos… cuando ellos están cometiendo fraudes mucho mayores, cada una de sus palabras y cada uno de sus silencios son fraudes acreedores de cadena perpetua)… complejas las vías de comunicación, las leyes que las regulan, complejo el universo judicial (preparado exactamente para que salga siempre a flote el que realmente delinque y se pudra en sus mazmorras el infeliz), compleja la sanidad y su curia de empresas farmacéuticas (ellos disponen sobre la vida y la muerte a su antojo), compleja la enseñanza, complejísima la banca… ¡Ya basta, joder!
Un hombre duerme, se despierta, orina, necesita comer y beber diariamente, echa unas horas a procurarse las necesidades del día, disfruta de su ‘ser hombre’, defeca si la constipación no ataca, hace el amor si puede, vive con otros y comparte, se comunica… y pocas cosas más… cosas llenas de simplicidad y de lógica, asuntos que se procesan con sencillez, con pequeños intercambios de pericias, con apoyos chiquititos del de al lado… el hombre no necesita corbata (¿para qué cojones sirve la corbata?) ni absurdos paritarios, ni intereses compuestos… el hombre no necesita goteras macroeconómicas ni zapatos de charol con hebillas doradas, no necesita más mercado que en el que están las patatas, las lechugas y los tomates; no necesita abogados (ese jodido oficio de mentir siempre) ni asesores fiscales… el hombre solo necesita comer y beber, dormir, orinar y ciscarse cuando apriete… y sonreír junto a otros hombres cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo.
Vayamos de nuevo hacia el hombre sencillo, el lógico, el hombre sin complicaciones, el hombre humanista, el sabroso hombre humanista… 

¿Es tan difícil?

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …