Ir al contenido principal

Como ser y estar...



Es tan fácil como ser y estar, como tomar consciencia de lo efímero y pelear la sonrisa diaria del de al lado –que es la tuya también–, como plantearse no acumular y disfrutar todo lo que sea compartir, como dejar de esperar y ponerse a hacer poquito a poquito… el mundo es pura lógica y absoluta simplicidad, y es por ello que debemos ser lógicos y simples, que debemos vibrar con lógica en cualquier planteamiento y en cualquier solucionario, y que debemos volcarnos en la sencillez de nuestros procesos… pero ‘ellos’ no quieren más que procesos complejos que lo enfanguen todo, quieren dificultad, quieren élites preparadas para su jodida dificultad y su diseñadísima falta de lógica.
Pero si el mundo es prácticamente un sistema binario, un sistema combinatorio de unos y ceros, de síes y noes, de blanco y negro, de frío y caliente, de grande y pequeño, de dulce y salado, de rugoso y liso, de hambre y saciedad, de suma y resta… ¿a qué tanto interés por lo complejo?… en lo complejo es donde vive la trampa, el robo, el acaparamiento, el proceso de poder, el interés, la usura… y el engaño capaz de hacerte sentir, por ejemplo, un sentimiento de patria para morir por ella (cuando realmente mueres por la necesidad urgente de ‘ellos’ de vender armas para multiplicar su dinero, de vender armas que destruyan para luego edificar sobre las ruinas y multiplicar su dinero)… de lo complejo salen las normas de conteo electoral que proporcionan representación y poder fuera de toda lógica… de lo complejo emana la información mediatizada para quitar y poner (me hace gracia escuchar a la mayoría de los periodistas más mediáticos explicarnos que los políticos cometen los mayores fraudes económicos… cuando ellos están cometiendo fraudes mucho mayores, cada una de sus palabras y cada uno de sus silencios son fraudes acreedores de cadena perpetua)… complejas las vías de comunicación, las leyes que las regulan, complejo el universo judicial (preparado exactamente para que salga siempre a flote el que realmente delinque y se pudra en sus mazmorras el infeliz), compleja la sanidad y su curia de empresas farmacéuticas (ellos disponen sobre la vida y la muerte a su antojo), compleja la enseñanza, complejísima la banca… ¡Ya basta, joder!
Un hombre duerme, se despierta, orina, necesita comer y beber diariamente, echa unas horas a procurarse las necesidades del día, disfruta de su ‘ser hombre’, defeca si la constipación no ataca, hace el amor si puede, vive con otros y comparte, se comunica… y pocas cosas más… cosas llenas de simplicidad y de lógica, asuntos que se procesan con sencillez, con pequeños intercambios de pericias, con apoyos chiquititos del de al lado… el hombre no necesita corbata (¿para qué cojones sirve la corbata?) ni absurdos paritarios, ni intereses compuestos… el hombre no necesita goteras macroeconómicas ni zapatos de charol con hebillas doradas, no necesita más mercado que en el que están las patatas, las lechugas y los tomates; no necesita abogados (ese jodido oficio de mentir siempre) ni asesores fiscales… el hombre solo necesita comer y beber, dormir, orinar y ciscarse cuando apriete… y sonreír junto a otros hombres cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo.
Vayamos de nuevo hacia el hombre sencillo, el lógico, el hombre sin complicaciones, el hombre humanista, el sabroso hombre humanista… 

¿Es tan difícil?

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…