Ir al contenido principal

Carta a mi amigo José Luis Morante.



Hoy hablé por teléfono con mi amigo José Luis Morante y me quedó el azúcar de su afecto constante junto a cierto sentimiento amargo por este cabrón ‘cómo nos va’. Me dice JL que le asusta mi nihilismo de los últimos tiempos, que a ese manso acoger, que siempre me ha otorgado, le nota una sazón amarga que atornilla… y que está preocupado por mí. Es hermoso que un amigo te muestre su amistad como JL lo hace siempre.
No te preocupes, amigo grande, pues la experiencia aploma y regala tablones a los que agarrarse durante los constantes naufragios. El tiempo de los hombres está mi contra, pero no el tiempo de los sueños, ni el de la intensidad, ni el de la pasión. Van pudiendo con mi inestable economía, pero yo me voy haciendo cada día más fuerte en la mirada interior y en el saberme cierto. Sé netamente hacia dónde voy, conozco a cada uno de los hijos de la gran puta que propician cada una de las ruinas y no les doy importancia, porque no la tienen… igual que no le doy importancia a sus cosas y a sus números, porque es su vida de mierda y no la mía. En el fondo soy ahora un poquito más feliz que antes –cuando la mentirosa abundancia–, ya que le voy poniendo foco a muchas cosas que siempre sentí nebulosas y lejanas… sé quiénes son mis amigos y quiénes no merecen ni siquiera mi desprecio, sé donde anida la lealtad y conozco cada uno de los puñales que pretenden clavarme por la espalda… y ya apenas me importan las cosas, pero disfruto como nunca de las miradas, de los abrazos, de los gestos sinceros… y he aprendido a tomar decisiones jugándomelo todo cada día –te sientes muy vivo al percibirte precario, amigo–… y sé quién es el ruin y quién tiende la mano cuando se precisa, que ya es saber mucho.
El nihilismo del que hablas no me hace daño, todo lo contrario, me ayuda netamente a instalarme en el hombre que soy y no en el que quieren que sea… ahora me importa el ‘valor’ de quienes me rodean y no el valor de lo que me rodea… sé hacia dónde quiero ir y qué quiero hacer… y voy a ir justo hasta donde me apetece y voy a hacer exactamente todo lo que deseo hacer… me pueden quitar lo que quieran, pero nunca podrán bajar ni un ápice la intensidad de mis potencias ni la energía de mi sonrisa, porque la moral establecida es tan falsa como esos jueces incorruptibles (?) que la administran… yo no le he hecho nada al sistema para que me haga lo que me está haciendo… al contrario, he estado en él cumpliendo cada una de sus normas con fidelidad durante años, conduciendo por la derecha y sin salirme de la vía sin sobrepasar la velocidad establecida, pagando cada uno de los impuestos y las derramas, trabajando como un cabrón para no obtener nada más que números rojos… pero ya te digo, JL, es su vida y no la mía, y sé que todo se sostiene por quienes lo sostenemos, no por quienes nos gestionan, así que me he borrado del ‘sostener’  con el fin de sobrevivir para apuntarme directamente en la lista de vivir… y sé de qué hablo porque conozco la miseria desde la primera fila de este salón de actos… el mundo no se hunde, amigo, es ‘su’ mundo el que se hunde, y eso es causa de verdadera felicidad, solo falta que muchos tipos como tú lo perciban y lo procesen… y que tomen la decisión de jugársela a ‘no estar’… y los veremos caer en su locura de monedas y suicidarse con dosis excesivas de temor a perder lo que es nuestro.
Mi último intento de seguir en el sistema consistió en trabajar para pagar recibos de energía de quienes no pueden pagarlos… y se me echaron encima como buitres (es lo que son) intentando desestabilizar este karma con ataques ruines… pero no saben que sus golpes van contra sí mismos y que a mí me resbalan. He detenido ese intento, pero me ha aportado datos tangibles de que estamos gobernados –desde lo local hasta lo mundial– por prevaricadores, ladrones, analfabetos compulsivos, hipócritas, esbirros, mamapollas, hijos de puta, gandules, egoístas insensibles y viejas celestinas… gente sin sangre que acabará en las cloacas más inmundas a poco que pasen unos meses, oportunistas que no tienen la valentía de mirarte a los ojos cuando los descubres.
Yo no he hecho nada mal dentro del sistema y el sistema ha decidido eliminarme… pues feliz que me voy al percentil de los inservibles… yo sigo echando una mano en lo que puedo a quien lo necesita, sigo escribiendo con auténtica pasión y estoy aquí para dar la cara cuando sea preciso, que no tengo vergüenza ni motivos de vergüenza. Roban a manos llenas y yo lo digo alto y claro… colocan a dedo a sus hijos en puestos que no se merecen y yo lo digo alto y claro… utilizan el poder para elevar a los suyos y apisonar a quienes no comulgan con su bazofia y yo lo digo alto y claro mientras ellos leen, escuchan y se esconden en sus despachitos de mierda –de los que pronto van a sacarlos a empellones–. En ‘su’ mundo me siento vejado, pero en el mío soy absolutamente libre y me siento feliz y colmado.
No creo en su sistema ideológico, y menos en sus partidos políticos –verdaderas cuevas de ladrones en las que se disputan los últimos despojos como fieras–, pero creo en ti y en gente como tú… en Javi Viadero y Sol, en Concha Bueno, en Lorena, en Luis, en José Luis y Caty, en Cecilia y Adrián, en Mayca, en Joan… creo en personas con nombre y apellidos, con la sonrisa franca y decente, con la mirada crítica y la actitud valiente… a gente como vosotros no os pueden vencer jamás si os pasáis al apartado de la vida y les jodéis su movida de supervivencia.


Te quiero, amigo. Abrazos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …