Ir al contenido principal

El último mohicano...



El último mohicano, que se me apareció en el sueño de anoche, me miraba fijamente y sonreía porque, me dijo, todo es susceptible de mejorar, pero también de empeorar... y aquí siempre la mesa puesta, el jabón reposando en el platito del baño, los calcetines recién lavados y estirados en la mesa (éste con ése, aquél con el de más allá), la tele en stand by hasta el próximo lavado de cerebro, el mechero en el bolsillo izquierdo, la calefacción aguardando a que la cosa baje de dieciocho grados… el día y sus balizas más comunes… ya apenas encuentro pan de tahona y lo que era un buen roce entre vecinos, ahora es una fila en algún súper mirando a la cajera cómo arrastra tus compras con un gesto veloz hasta el depósito donde espera el carrito… balizas generales de esta pobreza nueva (muy distinta a esa otra que es más verdad y también más sonrisas a pesar de la nada)… ¿si envejezco y no muero, quién cuidará de mí? –me digo–, si no tengo futuro en los parámetros sociales de ahora mismo… un autónomo gris endeudado hasta las cejas, un loco particular con la cabeza siempre en otro sitio, un rebelde menor empeñado en otras formas de hacer y de ser que no tienen destino ni comprándolo, un tonto de misa en los pequeños negocios que gestiono, un perfecto incorrecto que cierro cada puerta que me abren por decir lo que pienso, un empeñado sin medios en que el mundo sea otro, un asocial concreto, un poeta menor y no leído, un empeñado incierto en absurdos perfectos que más que yo son sueños, un odiado por unos y querido por otros simplemente, un peso insoportable para mi gente, un culo inquieto de fogueo, un dictador pequeño de lo mío, un asqueado de casi/casi todo, un nomeimporta ecléctico, un fumador constante… ¿quién me podrá aguantar con estos mimbres?… y aún busco sonrisas, pequeñas soluciones que me dejen tranquilo por haber intentado, implicaciones tácitas  de mi visión del mundo de todo el que se acerca a visitarme… aún busco extenderme, hacer red, buscar lo más sensible de los otros y llevarlo al terreno de mi sentir utópico… quiero que el mundo cambie y lo peleo a mi manera, casi solo, lo peleo cada minuto de mis horas… quiero que no haya tristes, que no existan tiranos (grandes ni pequeñitos), que el personal comparta todo lo que le sobra… y es que soy egoísta, quizás el más jodido egoísta de los hombres, pues quiero sentirme bien, que nada que no sea inexorable me produzca tristeza (y, mucho menos, compasión)… necesito que todo sea diáfano para sentirme hecho, que nadie necesite lo más básico y las miradas francas se crucen con mis ojos y sonrían… necesito estar bien entre vosotros, que os sintáis queridos, que me sintáis amigo y hasta hermano, que me entendáis entero y os entienda… necesito que perdáis esa mierda de lo propio y hagáis del compartir una alegría común y sostenida… porque soy egoísta, el mayor egoísta de la historia, y quiero sentirme colmado y vivo, rabiosamente vivo…
No sé en que acabará toda esta historia… pero yo persevero en mi egoísmo.

Comentarios

  1. Jo LF, a mí compartir me deja chiquita y piltrafa. Sé q esta semana tres chiquininos trendrán comida y luz (qué fuerte) pero...y el agua corriente ("corriente"!!?) y el alquiler de la casa??...no LF, a mí involucrarme sin tener los medios suficientes y/o una solución vàlida no m hace sentir bien (como tú dices) y está clarísimo q a ti tampoco...

    (FELIZ AÑO)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …