Ir al contenido principal

Soy sensible...


Sí, soy sensible también… ¿o qué creías?… soy sensible a la luz desacertada que toma dirección hacia mis ojos, sensible al frío gélido de ahora (me deja recistítico y doblado), sensible a una sonrisa bien trazada, sensible bien glotón a esos pasteles de yema y nata fría, sensible ante la pérdida (cualquiera), sensible ante el dolor propio o ajeno, sensible a un buen paisaje y a uno malo, sensible a un gran poema y a unas lágrimas, sensible a la razón del que no tiene, sensible al hambre de otros y a la propia, sensible si me miras, sensible a tu desprecio si lo asestas, sensible a los hachazos de mi banco, sensible a este abrumante deterioro, sensible a no tener lo que preciso, sensible a lo que digas si me afecta, sensible a un buen cigarro mientras leo, sensible (muy sensible) si viajo… y también soy bastante vulnerable a todo lo que hagan o que digan las personas que quiero con hondura… y soy mal encarado (de mí a mí) si percibo que juegan con mi tiempo, con mi afecto, con mi entrega cabal y decidida… y también soy un bruto empecinado si me siento cargado de razón… y me dejo engañar si me apetece (y me gusta dejarme)… y soy paranormal y me ensimismo si pienso lo que quiero y me apetece… y soy intransigente con todo el que perturba sin turbarme, con quien me abusa y muerde, con aquellos que buscan desolarme…
Soy sensible… ¿sabías?… aunque tú no lo creas… porque leí a Laforgue y leí a Brodsky, y aprendí que la vida es otra cosa… porque vi el horizonte y cormoranes pescando en el fragor de los cardúmenes… porque sentí algo intenso mientras todo pasaba apresurado… porque busco que el sueño que me atrapa, termine siendo yo en la amanecida… porque quiero cambiar todas las cosas de a muchos o a poquitos, y lo hago… porque me importa un rábano lo que piensen o digan… porque estoy atrapado, pero sé que hay salida… soy jodidamente sensible porque me faltas y me sobras… porque tiemblo al leer si es de Oliverio… porque me sé desnudo bajo el vientre y mi mano es capaz de deslizarse… porque aprendí a esperar (pero no siempre)… porque estoy hecho de años y fracasos…
Soy sensible y, cómo no, asquerosamente vulnerable, como cualquier vencido.
Espero que en el tramo del camino que me queda, haya una o dos almas que me amparen.


Y de este ser sensible decidí ayer, sin más, deshacerme a pellizcos de todo lo que quiero, y empecé con mis libros, que son mucho, pues mirando sus lomos yo florezco… y los toco como a una mujer mágica, y los siento quererme… y, a qué mentir, tirito, tirito y tiemblo. Quitarlos de mi entorno, desposeerme de ellos, es como desnudarme y sentir que su peso se me quita de encima y se me queda adentro… y luego está el proceso de saber que otras manos sopesarán su peso, pasarán por sus páginas y se harán cuerpo entero como fueron mi cuerpo… mis libros… siempre fieles… siempre amigos dispuestos a levantarme el ánimo y también a jodérmelo… Y también, no lo dudes, soy sensible por esto. 

Comentarios

  1. Buenas tardes, Luis Felipe Comendador:

    Tengo que comentar tus estupendos poemas de CORRE LA VOZ.
    "...vamos a cortar lotos al incendio
    y orquídeas si quieres..."

    ¿De veras crees que alguien puede pensar que no eres sensible?

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …