Ir al contenido principal

¿Cómo se hace un hombre?

¿Cómo se hace un hombre?… No lo sé, pero constantemente juego a intuirlo, a buscar ese ‘cómo’ con la intención de aplicármelo a modo de medicamento; porque mi preocupación mayor, con los años que calzo ya, es intentar hacerme como hombre sin planteamientos asociados de falsedad o de autoindulgencia. Cuando un tipo como yo considera que ha pasado el ecuador de su vida y que ha entrado en el descenso, lo más honesto que puede hacer es echarle una mirada al pasado con intención de enfoque e intentar armar un buen rumbo al futuro incierto con decisión de ‘verdad’ (sobre todo de verdad hacia uno mismo y de verdad hacia los demás).
La misión no es fácil, pues aplicarse dosis de autocrítica viene siendo duro y hasta desasosegante, pero hay que hacerlo con decisión y con valentía, enfocar qué he sido, en qué he fracasado y por qué lo he hecho, y que ese enfoque sea siempre desde el punto de vista social (yo con los demás)… enseguida verás que has desaprovechado una gran parte del tiempo vivido en asuntos absolutamente inútiles, que no has desarrollado con pasión tus valores, que no has estado casi nunca a la altura de lo que la vida te ha ofrecido (repito que este proceso debe estar exento de autoindulgencia, pues eso te llevará a ver con claridad meridiana cada uno de los cambios de rumbo que has de realizar). Justo a partir de aquí es donde puedes intentar crecer como hombre intentando respuestas, acciones y reacciones.
De este proceso, en el que ya llevo unos años (todo empezó cuando comencé a intuir que mis potencias iban disminuyendo poco a poco… la vista, el oído, la mecánica del cuerpo, la memoria…) he llegado a simplificar algunas ideas que quiero dejar plasmadas para que no se me olviden:

  • Debo decir todo lo que pienso y como lo pienso, tanto de mí mismo como de mi entorno, incluso aunque mi decir resulte peligroso, incómodo o hiriente (hacia mí mismo o hacia los demás) o pueda dejarme expuesto.
  • Una vez enfocada la idead de hacia dónde quiero ir (la tengo muy clara en estos momentos, quiero ir hacia un humanismo tranquilo), debo poner todos los medios para conseguir no salirme de ese camino.
  • Debo ser justo conmigo mismo para poder ser justo con los demás.
  • Debo ser un hombre entre los hombres, un ser social con capacidad de compartir desde la idea de que la posesión individual es una rémora.
  • Debo trabajar para crear espacios colaborativos y espacios cooperativos en los que otras personas puedan resultar beneficiadas.
  • Debo dejar correr mi yo creativo sin barreras, aportando el verdadero valor de la individualidad a mi impronta (crear libremente para dar salida a mi tensión).
  • Debo intentar dar ejemplo positivo en cada uno de mis actos.
  • Debo alejarme todo lo que pueda de las cosas, y utilizarlas –en su caso– para que sean capaces de aportar beneficios humanistas (que siempre estarán por encima de su valor de mercado).
  • Debo ser absolutamente pragmático para conseguir cada una de las metas humanista que me planteo.
  • Mis metas deben ser pequeñas, que no requieran demasiado tiempo para desarrollarlas y llevarlas a término.
  • Debo tomar yo solo cada una de mis decisiones y, en consecuencia, cargar también yo solo con mis fracasos… pero siempre buscando que los beneficios, si llegan, se extiendan al otro.
  • Debo luchar empecinadamente por cada una de las cosas en las que creo.
  • Debo desprenderme de todo lo que no sirva a mi idea de futuro humanista.
  • No debo aceptar jamás una ayuda que no lleve consigo un intercambio, del tipo que sea, de tal forma que no debo quedar nunca en deuda con nadie, ya que ese tipo de lazos terminan amarrándote y obligándote a seguir trochas que no quieres andar.

Y en ello estoy cada día, en intentar que el final del camino llegue con un poquito de dignidad y que mi vida no haya sido una constante pérdida de tiempo, que haya intentado mejorar algo del espacio común que comparto con todos y que, como poco, alguien procese todo esto con la misma intención con la que yo lo hago para que el asunto se haga viral.


¿Cómo se hace un hombre?… No lo sé.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …