Ir al contenido principal

Cuánto hacía que no visitaba mi diario.

Son ya demasiados días sin alimentar este diario, entre otras cosas porque últimamente se me niega la escritura, pero el otoño siempre fue propicio para las letras (las mías) y parece que este otoño no va a ser menos, pues van llegando las ganas.
Durante la última semana he dedicado bastantes esfuerzos a una nueva acción que consiste en recoger alimentos para las familias de la zona de Béjar que tienen necesidad ‘urgente’ y ‘real’ de lo que debiera ser un derecho defendido con fiereza por el estado, y me he metido en el asunto para apoyar la dura labor de Cáritas en nuestro ámbito (todo a pesar de que no soy creyente y de que a la hora de colaborar, prefiero hacerlo con organizaciones sin tintes confesionales), pues me consta que hacen una buena labor y que están pasando por un momento duro. Y mira que me jode un punto esto de la ‘caridad’, pues siempre he pensado que es un término que debiera eliminarse por falta de uso, pues la caridad siempre humilla a quien la recibe; pero las cosas están tan duras, que he acabado por adjurar de algunos de mis principios e intentar hacer todo lo que pueda en este asunto. Lo que sí me gustaría es que este esfuerzo sirviera para que se haga patente la situación real de las familias en la ciudad y en sus alrededores, que se ‘visualice’ con claridad meridiana el problema para que se empiece a pensar en ‘soluciones reales’ y no se tape todo con lo miserable de un acto caritativo (que tan solo sirve para lavar la conciencia de quien da y humillar al que recibe). Es absolutamente necesario que digamos lo que está sucediendo, que pongamos los números diarios del hambre cada día en todas las esquinas de las calles para que los ciudadanos tomen consciencia y comiencen a moverse para apurar a los poderes públicos y obligarles a buscar ‘soluciones dignas’ de inmediato.
Y la experiencia, creedme, no me está resultando nada gratificante; es más, me cabreo con bastante frecuencia ante algunas actitudes y ante algunos comentarios. Me jode un punto que quien da, sume a su dádiva la crítica feroz y, sobre todo, la duda (‘¿a saber dónde irán a parar estos alimentos que te traigo?’ es un comentario que ya se ha repetido varias veces en esta semana… Y mi respuesta siempre ha sido: ‘Llévatelos, que no los quiero’). Y también me molesta un montón que quien ofrece su aportación con sensibilidad, esté también afectado en su economía, pero ayuda por la fuerza de ese sentimiento solidario que le impele. Me molesta porque no debe ser jamás el ciudadano quien cubra las carencias de la administración, y menos en forma de caridad.
En fin, que me gustaría dejar muy claro lo que sigue:
  1. Que personalmente me he metido en este lío contra mis principios y porque sé que hay una necesidad real y urgente que cubrir (en todos los proyectos de cooperación que he acometido, pido siempre una contraprestación de quien recibe el apoyo, cosas como que eduquen a sus hijos, tengan limpia la casa para su salud o ayuden a otras familias necesitadas como se les ha ayudado a ellos, en definitiva, que crezcan personalmente y sientan responsabilidad ante el apoyo prestado).
  2. Que quien solo se acerque a traer alimentos como lavado de su conciencia, o lo haga con dudas sobre su gestión, que simplemente se abstenga de venir, que vaya si quiere a su parroquia a dejar limosna, que Dios se lo pagará (digo yo).
  3. Que quien realmente sienta que sus convecinos lo están pasando verdaderamente mal y eso le impela a reaccionar, que venga con lo que sea, que será muy bien recibido.
  4. Que si conoces una situación complicada a tu lado, en tu entorno, lo digas alto y claro para que nos enteremos todos (eso sí, sin herir la sensibilidad de los afectados) y empecemos a hacer visible lo que nos están haciendo.


Y que un abrazo enterito para todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …