Ir al contenido principal

Bin Ueda


Los gritos públicos son constantes, se mezclan a millones en cada segundo que pasa y me nublan la cabeza hasta el punto de no saber determinar ni de dónde vienen ni lo que proclaman: «Baja el precio del petróleo... compra letras del Tesoro... bebe refresco de cola... tres suicidas en Guantánamo... el fútbol copa la audiencia... las pateras son cayucos... pierde tu vida en Afinsa... Irak ya no es importante... consume precocinados... se anuncian lluvias dispersas... cae la bolsa un tres por ciento... llama nación a tu casa... fuma Chester sin boquilla... los templarios son los padres... pon un río en tu vida... compra hoy y paga siempre... una epidemia no es nada... ... ...».
Pero el puchero de los pobres se sigue congelando en invierno y el año se estructura con ese afán religioso de controlar las fiestas –que es controlar el mundo–, y vivir se sigue pagando al contado inexorablemente –un contado de tiempo que nos roban sin pudor–... Y los herrumbrosos ricos –¿de qué?– con sus casas blancas que parecen almacenes por dentro, almacenes llenos de cubiertos de alpaca, de vajillas se Sevres o de Sargadelos, de alfombras persas, de cristos desnudos en actitud sufriente bañados en oro y bien clavados a cruces de caoba o roble... El mundo, que no pertenece al hombre, lo arriendan cuatro y lo pagamos todos mientras a esa furia de listos les damos –además– majestad y esa calidad de «gentiles» que sólo se soporta con asuntos como las facilidades de pago o las garantías de jubilación y depósito.
El mundo es una farsa bien aprovechada por esos truhanes que cambian cada día los apellidos del dinero –el invento más manipulable y vil junto al de las fiestas religiosas–... y sus uniformes... sus uniformes... Sotanas, trajes grises, abrigos de franela, alfileres de corbata, gafas de media lente para llevar sus cuentas, alzacuellos... todo almidón para cubrir su grasa quemada y por quemar, para tapar sus subidas de azúcar, su pensamiento antípoda y siniestro.
Y nosotros, los más, precisos transeúntes de lo gris, apocados, heridos ya de muerte desde la primera firma, sólo angustiados por el sexo de luego –el que no llega– o por repetir el camino cien millones de veces sin salirnos ni un milímetro de la huella.

¿Qué cuesta dar el cambio, mover el paso un palmo? ¿Por qué no puede ser posible cambiar la «majestad» y hacerla nuestra, voltearles las cuentas y manejar el mundo a un antojo distinto, hacer fiestas paganas cada lunes y trabajar los sábados de guardar y los domingos hasta que salga sangre...? ¿Por qué se hace imposible lo que es la sencillez justa y perfecta?
(19:12 horas) No vivimos, nos retorcemos hasta morir, nos arrugamos ante cada paso, temblamos por una brizna de aire o por un jarro de lluvia... y lo cierto es que no tenemos nada que perder, porque todo está absolutamente perdido desde su justo comienzo. Vaya... podríamos buscar intensidad para gastar la poca belleza con la que llegamos... o ebriedad para poder soportarla... Y vivir sin conocer la fe, sin estar tatuados por un dogma, sin saber qué significa la palabra «posteridad»... Eso somos: postergados por la posteridad. ¡Jajajajaja?.... ¡Postergados!... genéticamente postergados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …