Ir al contenido principal

Bin Ueda


Los gritos públicos son constantes, se mezclan a millones en cada segundo que pasa y me nublan la cabeza hasta el punto de no saber determinar ni de dónde vienen ni lo que proclaman: «Baja el precio del petróleo... compra letras del Tesoro... bebe refresco de cola... tres suicidas en Guantánamo... el fútbol copa la audiencia... las pateras son cayucos... pierde tu vida en Afinsa... Irak ya no es importante... consume precocinados... se anuncian lluvias dispersas... cae la bolsa un tres por ciento... llama nación a tu casa... fuma Chester sin boquilla... los templarios son los padres... pon un río en tu vida... compra hoy y paga siempre... una epidemia no es nada... ... ...».
Pero el puchero de los pobres se sigue congelando en invierno y el año se estructura con ese afán religioso de controlar las fiestas –que es controlar el mundo–, y vivir se sigue pagando al contado inexorablemente –un contado de tiempo que nos roban sin pudor–... Y los herrumbrosos ricos –¿de qué?– con sus casas blancas que parecen almacenes por dentro, almacenes llenos de cubiertos de alpaca, de vajillas se Sevres o de Sargadelos, de alfombras persas, de cristos desnudos en actitud sufriente bañados en oro y bien clavados a cruces de caoba o roble... El mundo, que no pertenece al hombre, lo arriendan cuatro y lo pagamos todos mientras a esa furia de listos les damos –además– majestad y esa calidad de «gentiles» que sólo se soporta con asuntos como las facilidades de pago o las garantías de jubilación y depósito.
El mundo es una farsa bien aprovechada por esos truhanes que cambian cada día los apellidos del dinero –el invento más manipulable y vil junto al de las fiestas religiosas–... y sus uniformes... sus uniformes... Sotanas, trajes grises, abrigos de franela, alfileres de corbata, gafas de media lente para llevar sus cuentas, alzacuellos... todo almidón para cubrir su grasa quemada y por quemar, para tapar sus subidas de azúcar, su pensamiento antípoda y siniestro.
Y nosotros, los más, precisos transeúntes de lo gris, apocados, heridos ya de muerte desde la primera firma, sólo angustiados por el sexo de luego –el que no llega– o por repetir el camino cien millones de veces sin salirnos ni un milímetro de la huella.

¿Qué cuesta dar el cambio, mover el paso un palmo? ¿Por qué no puede ser posible cambiar la «majestad» y hacerla nuestra, voltearles las cuentas y manejar el mundo a un antojo distinto, hacer fiestas paganas cada lunes y trabajar los sábados de guardar y los domingos hasta que salga sangre...? ¿Por qué se hace imposible lo que es la sencillez justa y perfecta?
(19:12 horas) No vivimos, nos retorcemos hasta morir, nos arrugamos ante cada paso, temblamos por una brizna de aire o por un jarro de lluvia... y lo cierto es que no tenemos nada que perder, porque todo está absolutamente perdido desde su justo comienzo. Vaya... podríamos buscar intensidad para gastar la poca belleza con la que llegamos... o ebriedad para poder soportarla... Y vivir sin conocer la fe, sin estar tatuados por un dogma, sin saber qué significa la palabra «posteridad»... Eso somos: postergados por la posteridad. ¡Jajajajaja?.... ¡Postergados!... genéticamente postergados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…