Ir al contenido principal

Bei Dao


Mucho que contar de estos días de silencio y salidas nocturnas, como que han venido en visita de ver y no ver Antonio Orihuela con su Mar y su Ángela, derrotaditos de viaje y con ganas de posar sus cuerpos en Salamanca –dejaron botellita de vinillo de naranja moguereño–, que la furgoneta ha quedado herida de muerte en el puerto de Vallejera, que Marcos Díaz ha reseñado de vicio mi visita a Hervás en «La Crónica del Ambroz» –gracias, colega–, que acabé con la pesadilla del libro de fiestas de Guijuelo sin demasiadas heridas, que me cisco en todos los muertos de las encuadernadoras «Horizon» y que estoy de blues, que es como estar de vacaciones chulas.

Y del «estar de blues» me van quedando estampitas que guardar en plastiquitos para verlas con tiempo y con espacio: Un Alberto Hernández chulo haciendo de padre y esposo y amigo nocturno –no se puede ser noctívago con tanta compañía, pero sí feliz– y jugando a una cosa Requena –el abuelo–, pero de mucho mejor rollo y sin peligro alguno de muerte; Miguel, feliz; Juanito, «ensulugardescansen» de pollo y pimientos, de bacon y queso, de tortilla y buen rollo ejemplar y moderno; Gerardo y Elena, con swing perdulario –sin perder las formas–; Javi Fuentes en clase de tropa –como siempre–, con chaleco grave y portaacreditaciones de subjefe máximo –de aquí para allá luciendo el palmito de profe EDF–; Luisito y Toneti, con culo en barrera toda la corrida; Isi, dios de barra –debiera el supremo hacedor del «Blues/Béjar» hacer un llavero con este perico, un icono fijo bien reconocible–; Malick y Youssouph, haciendo sus danzas tribales de festivos negros; Mi niña y sus «grupis», luciendo el palmito de la edad más gansa –qué envidia–...

Jacinto con Charito y Ríchar –el trío calavera–, la estirpe Rodríguez Antúnez cumpliendo al completo con su rajatabla de «que la muerte me pille bailando», El grupo de «jipis» foráneo de todos los años a su bola eterna de porros y gestos tranquilos –qué envidia de gente–, niñas en perneta, viejos con turbantes y barbas de risa, padres de familia con pase pernocta, solteros de siempre con vaso en la mano, casadas de teta postiza moviendo el trasero, viudas alegres, progres a medida de Yanko y Lacoste –me incluyo, por cierto–, algún fascistilla con disfraz rockero, nuevos ricos chulos de BMW y churri, bejarahuis viejos, antiguos bajistas de grupos perdidos, tres grunges, seis con cuatro «ciegos», el mamao de turno bailando a su bola, la niña de Mahou luciendo su cuerpo –¡qué cuerpo!–, la niña de Justo –ya madre y esposa– vendiendo boletos en la zona noble de los «merchandaisin», Albertito junior de precamarero, Luisito Rodríguez vestido de negro, Javi con sonrisa de pulmones nuevos, la Fus con su novio –va a haber buen arreglo si la cosa sigue: monopolio en muertos–, bancarios orondos vestidos de gente –se les nota un güevo–, vestales Donosti ligando a rockeros, chicas de provincias, políticos, siervos, periodistas –malos y muy buenos–... y música a tope para el esqueleto que me duele ahora porque ya voy viejo
Hostia, que se me olvidaba... y Joseeltorero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …