Ir al contenido principal

Dai Sijie

Hay cierta urgencia en las vacaciones que elimina su presupuesto de descanso y lo transforma en una alteración nerviosa insufrible para los demás y llena de distorsión para quien las disfruta (?). Digo esto porque cada verano, cada puente, cada día festivo... me toca aguantar a los engendros vacacionales que lo ocupan todo con prisa y descabalan las vidas normales y ordenadas de los que no queremos disfrutarlas nunca –las vacaciones– si no es en clave de sosiego y calma.
Béjar es particularmente complicada en este tema, pues cualquier día que se preste para joder a los demás es punto de mira de una enorme cantidad de pijoapartes que te chamuscan la hora del café, que hacen interminables las colas de supermercado, que no dejan un puto aparcamiento a los tipos de diario o que te mandan a casa sin comer el día de tu aniversario, aunque hayas hecho reserva de mesa.
A mí me joden especialmente los madrileños, generalmente asilvestrados en los días de vino y rosas, maleducados como ninguno y llenos de ínfulas y añagazas con las que joder al paisanín primario que sólo quiere armonía y buen rollito.

(16:16 horas) Me asombra cómo Nietzsche invoca a los «valores eternos», como si hubiera algo eterno y, a más, con categoría de «valor» –F. N. lo hace contra la democracia–. Si su historia va por el campo de la moral –que va–, no hay nada más fuera de la moralidad que la invocación de una esfera superior y exclusiva, una conciencia de clase, como base de descalificación taxativa de los movimientos espirituales.
Si ha de ensalzarse un «valor» en la historia de la humanidad, ése ha de ser el de integración de cada uno de los individuos en una voluntad de igualdad, aunque ello lleve a una sociedad mediocre –destino, por otra parte, insoslayable, dado que el común de los humanos mortales somos materia recesiva y, por tanto, el rasero deberá ir siempre por lo bajo–. Sí, F. N., sólo reconociendo que nuestro percentil raya la estupidez y que no podemos guiarnos por una Ley Natural de corte fascista que elimina a los que no están en el plano evolutivo correcto, lograremos un camino común en el que crecer sin esas jodidas ínfulas de los «valores eternos» y estupideces parecidas que siempre aparecen en las sucias bocas de los que toman para sí la calificación de «nobleza» o «superioridad».
Sólo entendiendo que somos unidad vital y que el verdadero valor está en dotar de garantías a nuestras células más débiles, llegaremos a conformar un cuerpo armónico con el que avanzar –más despacio, claro–, pero avanzar todos a la vez... Ahí radica el valor de la democracia –sistema, por otra parte, lleno de incoherencias y fallos galácticos–, pero uno de los pocos que da «valor», respuesta y voz a los que nunca la tendrían en otros planteamientos sistemáticos sociales.
¿Qué ganamos con ello?: Sobre todo dignidad y calidad moral –no moralina. Y mejoras en la ponderación de la «diferencia», avances en la igualdad y dignidad para todos.
¿Qué perdemos?: Grandes avances científicos en pequeños márgenes temporales y una evolución mucho más elaborada del pensamiento y sus ramas múltiples... ¿Y qué?
¿Qué implica esa pérdida cualitativa?: Nada que no sea tiempo, y ese tiempo nunca se podría considerar como perdido, pues haría que los avances del tipo que fueran se asumieran con tranquilidad sin crear choques tecnológicos entre generaciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …