Ir al contenido principal

Nos vemos en el Cielo...


Dormir más de lo acostumbrado me fatiga y me deja el cuerpo como un saco de huesos sensibles a cualquier roce e incómodos en cualquier postura. Hoy me he pasado dos horas y media de mi norma y ya lo estoy pagando: astenia, sensación de edad tardía, dolor de riñones, vejiga a punto de estallar, cabeza embotada, mirada gruesa… todo un compendio de ‘juventud’, vamos. Hasta me han dolido los besos vespertinos de mis hijos, y mira que me gustan, porque son poderosos, vitales, espabiladores y riquísimos… pero hoy han sido como espinitas puñeteras.
Este modelo de día que empieza con alguna hora más de sueño es para tirarlo a la basurita.
Pero sigo en mis trece, persevero en gozar a tope el tiempo de regalo [que es justo el que me queda]. Ayer lo hablaba con mis cuñados Antonio y Francisco y yo creo que me tomaban a chanza cuando yo estaba hablando totalmente en serio, cuando yo les planteaba en tres trazos mi entera filosofía de vida… y casi les decía que sus vidas son de vejez absoluta, con ese componente anciano de ‘guardar’ y no gozar, de quejarse y ‘no hacer’.

Mi teoría es simple y, en lo que a mí me toca, no admite enredos dialécticos ni esas vueltas de filósofo a la contra que tanto frencuenta Antonio: La esperanza natural de vida del animal humano alcanza como mucho hasta los cuarenta años con esas garantías físicas y mentales que te hacen sentirte vivo de verdad. Si no mueres a esa edad, comienza el descenso, un tiempo en el que muchos hombres sufren y se amarran al recuerdo de lo que fue esplendor mal aprovechado.
Yo, sin embargo, consciente de mis faltas [alguien lo llamó ‘manque’ una vez] y de mis pérdidas, he comprendido que lo que me resta es tiempo regalado… y, por tanto, tiempo para el riesgo, para el gasto voraz de lo que te viene quedando, para la experimentación, para el peligro y, por qué no, Antonio, para hacer el amor con esa serenidad tranquila del deseo bien gestionado. Y es que en este tiempo ‘cadeaux’ es el deseo lo que se mantiene con la intensidad impoluta y, para mi suerte, la pareja funciona en clave de madurez y ya sin miedo ni esas cuitas postadolescentes del hermoso pudor [que tiene su tiempo medido… y ya pasado].

Hacer el amor cuando te apetece con la mujer que te conoce de verdad es arruinarle los planes a ese destino impreso que bien podría definirse como lento y triste acabamiento.
En la edad regalada hay que lograr que cada instante sea intenso, extremando el deleite de lo que más te guste: fumar, leer, viajar, charlar, follar, comer, beber… sin hacer esa lista de extraños conservantes que te hacen infeliz y miedoso: que si el colesterol, que si las pastillitas para tus mil dolores pequeños, que si andar veinte minutos diarios para tomar el tono cardiaco y muscular, que si el sol, que si el frío, que si… Eso no es vida, y menos cuando la que vives es regalada.
Sé también que mi discurso tiene mil respuestas de carácter conservador [es curioso cómo la edad nos hace conservadores por miedosos], pero esas respuestas no me sirven, ya que he decidido hace tiempo no tenerlas en cuenta por enredadas y retóricas… y también por falsas: Morir es la verdad y hasta su toma de valor cualquier decisión es puro decorado… y yo, como decorado, prefiero el del hedonista… gozar en la medida de mis posibilidades hasta el final y reírme de la miseria de los ‘conservadores’ que hacen de su resta un universo triste.
Yo me vengo quedando últimamente con el ‘hecho’ y regalo el ‘valor’ a quien lo quiera. ‘Carpe diem’, sin más… y un sonriente ‘nos vemos en el Cielo’.
(22:41 horas) Celebramos por segunda vez [en Palomares] en dos semanas el cumpleaños de Magdalena [sería para ver si se acababa de enterar la mujercita]. Calor hasta el aplanamiento total con paella incluida, tintito de verano by Casera [malo de morirse y con más espuma que espantao], tuneo Gironella [no lo acabo ni a empujones] y conversación cipotona al modo ‘cuñados’ [metido en materia dije varias burradas y me quedé tan fresco]. Fue el recurrente tema de la enseñanza que tanto les preocupa [es su negocio] y a mí tanto me molesta… con los lugares comunes de siempre sobre la responsabilidad, la profesionalidad y el tira y afloja de sobre qué hombros debe de caer esa carga jodida y bien seria.
No tengo ganas de meterme en retorcidas explicaciones esta noche, aunque en una entrada pasada ya me expresé con claridad y contundencia. Sólo decir que el personal trabaja más por dinero que por vocación, que los planes de estudios son una puta mierda y que si al día de hoy se exigiera una prueba seria y fundada al personal de tropa enseñante, creo que no la pasaría con éxito ni un diez por ciento de los zorolos con mando en plaza.
Yo sólo sé que si hago un trabajo mal en mi imprenta, mi cliente no me paga, tengo que tirar el curro a la basura y repetirlo… Pues eso, coño.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…