Ir al contenido principal

Cuando La Frontera se pasó de la raya...


Siempre hay un mangurrián en todo grupo humano, y en el poropoPOP de ‘La Frontera’ no podía faltar ese gilipollinas asocial e insoportable [para colmo era el único histórico –histriónico– del grupo]. No cantaba ni partrás y me dio la jodida sensación de que actuó hasta el culo de lo que fuera [sería malo, seguro…. por eso los efectos colaterales]. El caso es que el piporro –ya viejales– andaba por el mes de julio cuando los demás ya estábamos en agosto, habló dos veces de lo forrado que estaba por el éxito de sus temas y sugirió proposiciones deshonesta a cuatro mozas del público [en vivo y en directo]… Un auténtico bluf que solo marcaba buena percha para su americana revenida de ‘El Corte Inglés’. Mal la música, mal la voz y mal el rollito ‘Madriz’ [que entonces se escribía sin eme].
La vaselina [y la mala suerte para ‘La Frontera’] fue que antes del pimpollo que no sabía mear actuó una banda de blues portuguesa [The Blues Jammers] absolutamente profesional y ajustada, con un organista sobresaliente y un sonido limpísimo, lo que dejaba clarito que no había culpa alguna por parte de los tipos de sonido.

A los Jammers los gocé sentadito en la base de la barrera de la plaza de toros bejarana, palmoteando en mis muslos con las manos al ritmo de los clásicos que interpretaban y fundidito a mi recua de Chester con cervecita de barril. Ése fue el mejor rato de la noche para mí, un ratinín al que sumar abrazos y sonrisas, reencuentros y hastaluegos. Por allí andaban los calvorotas Villares y Monchito [una alegría verlos, sobre todo cuando Villares recordó sin mi mediación al Riobó baloncestero con gran afecto], el pompas de Luisito, Albertín con familia y mis negros pateros.
Miguel no me hizo caso ni aunque hice el amago de darle buenas noches más de catorce veces [es así mi Miguel: a ratos todo tuyo y a ratos un de nadie]. Aún así le deseo lo mejor, como siempre, pues su trabajo es ímprobo y el resultado es bello [ya nos encontraremos una tarde de octubre y nos diremos hola como lo hacemos siempre].
De Tontopoemas ©...

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …