Ir al contenido principal

Dos no riñen si uno no quiere...


Un silencio forzado de tres días que me han dolido tanto como un jodido dolor de muelas. Todo culpa del trabajo estresante y de algunos tocapelotas empeñados en medrar con cosas insignificantes [el buen medrador lo hace todo a lo grande]. En fin, que me jode el silencio diarístico igual que me jode sentirme mayor por las mañanas o mirar a una mujer bella y no sentir nada.
El resumen de los tres días pasados es casi de monografía hostelera [mejor decir hospedera]. Tensión para llegar al final de un principio que iba a salir bien se hiciera lo que se hiciera . El caso es que escribí hace dos días una entrada fallida al respecto que encorcheto debajo, pues me parece idóneo recuperar palabras:

[Cuando llega don Francisco es la revolución con toma de La Bastilla incluida… todos anudan sus corbatas y ponen en tensión sus músculos, hay carreras y rumores, absurdos aires de cambio y mil ridículos temores, actos de fe y demasiadas oraciones lanzadas a no sé dónde… Yo, sin embargo, no conozco a don Francisco… solo conozco a un Paco jovial e hiperactivo con el que me río y al que me acerco con ganas.

Y ya he caído en la cuenta de que el problema radica en esa nube de advenedizos que no saben estar frente a un hombre con poder económico que, al fin y al cabo, no es más que un hombre como los demás [aunque éste le ha sabido buscar el lado dorado a la vida… a pesar de que todo es relativo].
El problema del dinero es que a su alrededor crece la sumisión por puro azar, sin que sea solicitada y sin que ni siquera sea sugerida, de forma espontánea y churrigueresca.
Me encanta, en todo caso, ver el mundo de reacciones que se producen ante la presencia de Paco, pues de ahí obtengo luminosos datos sobre el carácter oculto de muchas de las personas que conozco. Más cuando al colega casi se le obliga a subirse a ese pedestal de cartón piedra hecho con la piel sobrante de los aduladores.
Sin el decorado estrábico que le ponen los serviles, Paco se averigua como un tipo jovial e inteligentísmo, con chispa y con una generosidad fuera de toda duda, mordaz, absolutamente seguro de sí mismo y de todo lo que emprende, sagaz, atrevido y arriesgado, pletórico y con calidad de amigo.

Su poder está hecho fundamentalmente de ese material que se llama astucia… un poder que pocos saben recibir y muchos menos han aprendido a gestionar.
Yo me alegro de que vuelva Paco –que hace como un siglo que no le echo el ojo– y de poder tomarme un cafetín con él en plan colegas, como siempre, y poder contarle cómo me tienen la cabeza de enredada sus mesnadas vetonas, y reírnos del miedo pavoroso a la nada, del canguelo zurraspero previsita, de la cosa playera y de ‘Castor y Polux’… y darle un achuchón a Mariaje con sonrisa incluida.
La sumisión aliena al sumiso y le jode la vida al adorable hedonista,
En fin.]
Y llegó Paco con mirada torera y dicursito de matar al recibir, con su pan bajo el brazo [mostrándolo casi con lujuria a las autoridades y a las postautoridades]. El sarao fue ajustado y generoso, aunque para mi gusto pecó de hora temprana y de exposición absurda de los presentes a un sol de justicia [parece ser que fue idea de Pepe… aunque no estaba mal para alguno aquel castigo]… Allí estaba de nuevo, como siempre en los últimos años, todo ‘el gran Béjar’ encorbatado y reseco con ganas de almorzar a media tarde [aunque esta vez también se colaron algunos mingaslacias y una nena donadie a la que vi dándole órdenes rigurosas a las camareras… lo que hay que ver, coño, que le quitas a una chacha la cofia y enseguida toma su papel de jefa de cocina].
En fin, que a lo que iba, que Paco estuvo fiero con alguno y muy cercano conmigo, que Mariaje estaba reguapa, igual que Estibalina; que Ana presentó divinamente repintada sus bandejas de viandas, igual que una vestal, y Pedrito lucía un trajetón ‘Don Pedro’ cien rayas y a lo loco [se le veía entre orgulloso, agotado y feliz… y yo me alegro].
Los discursos fueron quizás lo mejor de la tarde: El de Pepe fue jabonero y llenito de lugares comunes, pero le quedó bien, pues le puso ese acento catalán que saca en las fiestas y lo hace todo más jugoso; el de Paco, medidísimo en todo, dando leña y árnica a la vez, jugándosela con tres reyes a la chica y sin entrar a pares… hizo que Alejo se hinchara [porque no entiende nada el hombrito] y que Cipri buscara en diez segundos sus mejores recursos oradores [que los tiene… y de alta calidad]. La lid quedó en empate y me juego lo que sea que habrá justa revancha en terreno de todos [espero que de tal pelucha salgamos sonriendo y con mucho futuro en las carteras].
Yo bebí champacito y me riñó la nena PdT de las deliciosas lorcitas lumbares [“es cava, coño, ceporro, es que no entiendes…”], comí jamón sudado y algunos canapeses de sabores exraños, charlé con Paco a solas [el me buscó], le di sombra de gratis a la niña de Andrino, me solacé en la suerte de la casta Riñones y hable sin miramientos sobre La Cerrallana [esa misma tarde estuve haciendo una cata de imágenes de ese monstruo feroz que ha dejado en herencia el PP repasado].
Y de cenita, Diego Mesa, con su cosa de fapas para currar un rato [de los grandes].
A la abuela le dio, mientras tanto, un leve jamacuco que quedó en nada [una nada de Dios, ese tipo sin conmiseración y sin agallas].
Estoy algo cansado.
Corto y cierro.
De LECTORAS

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …