Ir al contenido principal

Sobre cierto derecho señorial.


Hoy me volví a levantar asténico. La falta de curro –estos días del año son terribles en el mundo imprentero– y el tener que sujetar la situación económica en un ‘mientras tanto’, me dejan tiradito y se me viene a la boca cierta sensación de moral laxa… siempre acompañaron a mis momentos de tedio unas hermosas ganas de gritar o de hacer el amor sobre el lavaplatos [he dicho ‘unas hermosas ganas’, solo eso]. Y que me intento quitar el picor leyendo un ratito y escribiendo otro ratito, que en ese lugar común de intimidad encuentro siempre cuerpos mágicos en los que arder y situaciones en las que desnortarme un ratinín.
Hoy volví a meterme en Nietzsche. Lo busqué justo cuando andaba sintiendo que hoy estoy algo más allá del bien y del mal, y lo busqué con complicidad y con la mirada pícara de quien sabe cómo desubicar soluciones dadas para lo aristocrático y llevarlas al terreno de la carne normal y corriente –que hoy es la mía–. Y me llegó esa cosa de que ‘el auténtico derecho señorial es el de crear valores’. ¡Magnífico! Crear algo que ‘valga’… recrearme como algo que ‘valga’… ¡Ja, ja, ja, ja…! [qué mal quedan los ‘jas’ en un texto].
El caso es que me vestí de entusiasmo por un ratito e imaginé cómo podría ponerme en valor físico… vamos, ponerme en el mercado de la carne dispuesta y predispuesta… y me hice un rápido análisis: tripilla regular que aún aguanta dos minutos de retraimiento intentando buscar sus líneas abdominales, pectorales caedizos con cierto tiempo de reacción [me encanta tensarlos de vez en cuando para sentir un tironcito en la espalda] y nevados de un hermoso vello blanco, bíceps voluminosos que vienen recordando lo que fueron [es lo que mejor ha permanecido desde aquel entonces hecho de dos horas diarias de entrenamiento físico], piernas delgadísimas con sus canillitas llenas de señales [pareciera que mis piernas no pertenecieron nunca a este cuerpo], el colgajo descansando siempre en su lugar de sombras y la cara impresa de años sobre años como un viejo palimpsesto… ¿Cómo cojones ponerme en valor físico?… ¿quizás mirándome con/como pasión y sazonándome con cierto sentimiento de libertad?
Otra cosa es que el valor en el que me busco propicie alguna inspiración ajena… y eso lo veo tan difícil como rejuvenecer.
•••
Admirar a alguien supone cierto convencimiento de que podremos concretar en nosotros también ese valor admirado, pero también implica el temor de no poderlo concretar nunca.
•••
Es curioso cómo sabemos que vivimos engañados, pero con qué sed necesitamos ese engaño para sobrevivir… quizás porque en ese mar de falsedad quizás sintamos cierto alumbrarse en una eternidad inexistente, pero necesaria.
•••
Hay en muchos tipos un solucionario que podría hacer que fueran grandes hombres, pero falta oportunidad y se van perdiendo sus posibilidades [que son posibilidades del Hombre]. Solo unos pocos gestionan ese conocimiento y buscan y encuentran a algunos de esos tipos extraños que contienen en sí cada uno de los nuevos pasos del hombre en el mundo… los explotan y los silencian para tramitar en moneda su enorme valor, y luego los dejan tirados en alguna cuneta con esa asquerosa sensación de napa en la boca: Capitalismo/capitalistmo.
•••
Buk, el clarividente, decía de Ginsberg [Ginsburg, lo llamaba] que no había conseguido una obra consistente que empujase en alguna dirección… “Es posible que pueda ser más ACTIVO que la hostia, pero cualquiera puede ser ACTIVO, el lechero puede ser ACTIVO, pero el trabajo de poeta –si ha de ser ACTIVO– consiste en serlo a través de sus poemas.”.
Yo también soy más ACTIVO que la hostia.
En fin.
•••
El mundo está lleno de ‘educadores’, de maestrillos empeñados en enseñarle a los demás cómo se deben hacer las cosas… a mí me joden un punto, porque sé que hay una educación propia como hay un amor propio, y a esos pericos debieran colgarlos por los huevos durante una noche entera, al raso y al oreo.
Se aprende mejor solo [y observando].

Comentarios

  1. Entre la entrada de ayer y lo de las ganas de gritar y hacer el amor sobre el lavaplatos, me has recordado al corto de "mi señora", (jaaaaaja, me parto). Qué? que no sabes cuál es?? pues ahí te lo mando (pero tienes que verlo hasta el final, ehh?!)

    http://www.youtube.com/watch?v=q25310aVV_0&feature=related

    (jajaja, q barriobajera soy cuando quiero!. Éste no se te ocurra colgarlo en el blog, ehhh!!!jeje)

    (anónimodnc)

    ResponderEliminar
  2. Jo, si estás ahí agregando cositas, pues con lo serio que te has puesto ahora, ya no pega lo del video. Bueno, qué más daaaaa!!

    ResponderEliminar
  3. Ay, Luis Felipe, "ser libre es estar solo", creo que dijo Nietzsche. Me gusta (Nietzsche). Tambien dijo -creo- "que sea la bondad la última victoria sobre ti mismo".
    Eres algo duro juzgando a los que no son como tú.
    Eres hiperactivo, sí, pero yo pienso que eso no es bueno ni malo. Te comes demasiado el coco.
    Esta tarde no digo más que incoherencias...
    Necesito un párrafo de tu blog para seguir con el nuestro, ¿me das la venía? ¿te explico más?

    ResponderEliminar
  4. Quiero decir la venia, ¡perdón!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …