Ir al contenido principal

Superhéroes de barrio.

Llevo todo el jodido día [ha sido un día perro de deudas y peseteo] escuchando como un poseso “Superhéroes de barrio”, de Kiko Veneno, para intentar ponerme chocolé y pasar de todo, y de pronto se me han venido a la cabeza todos los hermosos superhéroes que me rodean… Pepe, el de La Madrileña, sujetando siempre los edificios aledaños para que no se caigan, con su cigarrito en la boca y la tranquilidad extrema de los hombres sin problemas, como un Hércules estilita venido a menos… la ancianita turbantera con bata de boatiné y su eterna pericia en el trasiego de cafés recién hechitos a los locales del barrio… el desinhibido, con la muñeca vendada y su zacatán cervecero, haciendo de malo siempre, como uno de aquellos hermanos Malasombra tan chiripitifláuticos… Supermacías con su superpoder reciclante [todo le sirve al jodío] y con su sonrisa sempiterna y pícara… la lunática, a su bola, charlando con los parabrisas de los coches aparcados… Bolique en rey de reyes [y toda su compaña] con su hermosa marcha gitana tan par a la cosa Lazarillo… el cromo Falconeti con su estética Brutus y su marcha Viriato… la gorderas fumeca con su lento pasar por donde sea… Mateín con sus superminiños… la saga cubinera de supertrampantojos y decires librescos… el bancarra Josema con su arma euríbor… la Aurora del bazar a puro golpe de telenovela… el puticlú bandarra de la calleja estrecha y sus supeheroínas… el librero encendido con su genio de atleta… el pintor 103… la Casa Grande jugando a ser liceo de superhéroes magros [los hay a puñaos, y buenos… contarán con entrada larga un día]… el taxista veloz que le echa a la plaza cincomil pasos por hora… la hermosa faraona con su perro divino… el ‘insti’ con sus malos malísimos y sus buenos rebuenos [hay una superwoman con carita de buena –solo eso– que despacha misiles en forma de suspensos para no perder el sueño]… el mameluco delgaíno que se sienta en el caño con su birra y sonríe… el cura motorista y vaticanista auténtico… la cohorte de supermonaguillas con rouge y papeletas de rifa [anidan todas de los setenta p’arriba]… la samaritana que cada día me deja en la puerta una lata de sardinas en aceite… la malamalísima de enfrente [¿no tendrá otra cosa que hacer que no sea molestar con su gruñonería?]… el hip-hopero del coche rojo con superauto de tuneo thriller… la pija Ferrero Roché, también llamada ‘superínfulas venida a menos’… el correveidile crápula… el gran tahúr vencido… la peluquera del Titanic… los gecobesos serranos… Superiflito [es el más súper de todos, pues regenta el supermercado del barrio]…
Una gloria bendita de cómic local que hace pura excelencia del paso de cada uno de mis días bejaranos, gente con nombres y apellidos a mayor gloria de lo que sea. Una hermosura de color y razónes para no querer irme de aquí jamás de los jamases.
Digo.
•••
Anoto acuse de recibo desde México de “Nosotros, los malditos y el resto”, de Lucía Yépez; “Memorias de mujeres en prisión y otros relatos”, de Verónica García Rodríguez; y “Raíz de Gata Negra”, también de Lucía Yépez. Todos llegados de las manos generosas y finísimas de la encantadora Alexandra Botto [mil gracias, amiga].

Comentarios

  1. www.amediavoz.com
    www.lyrikline.org
    www.lyrikline.org/index.php?id=59&L=1#es

    shhhh silencio, se escribe poesía.

    ResponderEliminar
  2. Me dicen que You ya tiene los papeles. Mi enhorabuena a él y a ti.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, Antonio, te dicen bien. Ayer puso su huella sobre el papel oficial y mañana firmará su contrato de trabajo.
    Nos costó, pero lo conseguimos.

    Mil gracias, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Mi barrio era un pueblito perdido en el casi-centro de la ciudad, en él nos conocíamos, nos sabíamos, nos saludábamos o nos canteábamos la cara con el desaire del que nunca se vio. Mi barrio era una corrala grande llena de señoras con nombre de pila (el uso del "doña" nunca llegó hasta aquí), y madres llamando a los niños ¡pa que suban p´arriba!, y hombres fantasma que sólo aparecían en los atardeceres vestidos con mono de trabajo. Este barrio era una reja en el balcón y luces en las ventanas, pero últimamente, estas últimas semanas, el tiempo está apagando demasiadas bombillas...
    Que nada cambie ni una sola de tus pinceladas. Disfruta de las vistas.
    Un besito para ti y otro para Youssouph.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué grande Kiko Veneno!

    A mi también hay épocas que me da por escucharle como un poseso :P

    ResponderEliminar
  6. Quiero -queremos- un libro con tu visión de la plaza. Los que vivimos de pequeños alli, nos acordamos de ello. Gracias PIPE. Es como si te metieras en la mente de cada uno de nosotros. Hoy al leer tu blog me he acordado del "Grotescario Bejarano" de Gabriel, al cual ví hace poco cavando para plantar flores en El Bosque. Le animé a escribir (buena pluma, muy vaga) y me dijo que "ya veríamos". Esperaremos, pero queremos -quiero- en un libro tu visión diaria de la plaza. otra vez GRACIAS, PIPE.

    ResponderEliminar
  7. Yo también hago coro con Javier, es una pena que Gabriel Cusac no siga escribiendo

    ResponderEliminar
  8. Es una de mis canciones favoritas de Kiko Veneno, y también me la pongo para ese tipo de menesteres.

    ResponderEliminar
  9. Quede mi elogio a la prosa atravesada de Gabriel Cusac, a su santo retorcimiento, a su humor negro... Es un tipo especial de verdad.

    Besos a todos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …