Ir al contenido principal

Había que reponer vestuario...


Había que reponer vestuario de urgencia y monté expedición a tierra helmántica con mis tarjetas de crédito afiladas ante el entusiasmo consumista y frenético de los míos. Me olvidé de la crisis cabrona por unas horas y de que este mes tampoco he podido pillar mis honorarios… y abrí el cuerno de la abundancia en el ambiente más jálogüin que yo haya visto nunca en la capital salmantina [la invasión yankee es un hecho consumado]. El primer golpe de realidad me lo di sin querer en el jodido plateresco de la plaza lanzarota… había feria del libro viejo y yo no podía disponer ni de un puto céntimo para darme el gustazo de pillar ejemplares golosos de ediciones antiguas… miré el montón de libros con hambre, y me quedé con unas ganas que aún no me han salido del vértigo del centro y se han hecho pequeño enfisema para sumarse al que se está trabajando el tabaco en mis pulmones.


Pasé el mal trago como pude [me costó no cambiar mi iniciativa de compra de vestuario por el de adquisición de libros] y me tiré a ese mar ajeno de maniquíes y ropa que probarse, de luces chispeando su dotación hipnótica.


Mientras caían horas de jerseys y camisas, de abrigos y zapatos, de cazadoras raras y calcetines en oferta… yo me iba engolfando en las brujas secciones de ropa interior femenina [con el fin, no lo niego, de acortar mi calvario imaginando cuerpos tocados con esas gasas y esas transparencias que llevan a lo mojado].


Me gasté el nisesabe y el loquenotengo para acabar rimando unos horrorosos CBO en McDonal’s cargado de bolsones y de una pesadez especial en las piernas.


Yo me compré unas botas [que las necesitaba], y lo hice buscando cierto arte en mis pies, intentando florearlos con toques de color tan fuera de mi edad que consigan hacerme una cosita jápenin según camino el tedio. Me las compré marrones con los cordones y los remates rojos, sin tacón y con una cremallera enorme cruzándoles el lomo interior… de puta madre mis botas.
De regreso, la niebla.













•••


RECREAR A LA MUSA

Restituir la arena de tus costas requiere la sordidez del corcho que flota sobre las marejadas e insinúa un futuro de árboles y cierta agilidad de prados verdes.
Tomarte así es una fiebre, porque te ves velada, y el cortejo de hacerte en cada curva es casi como crear el mundo amparado en el fermento de la siesta.
Me gusta repetirte con el rumor de tus frutos caídos, con el primor del huerto y el azar de la hoguera… repetirte la nuca amortiguando el cuerpo, repetirte los hombros recortando demoras, repetirte esas hondas axilas refulgentes de fugas, repetirte los pechos como discretas médulas y el frutal agasajo de los pezones ciertos, repetirte de caquis el vientre o de plátanos verdes, repetirte la orilla del pubis como un balcón con hiedra, repetirte el teatro del sexo con su olor a disparo y su blando proscenio, repetirte las nalgas como un aquelarre de asombro, repetirte los muslos apretando los dedos con la lógica de las columnas, repetirte los pies como un humo de alfiles, repetirte la boca, repetirte los ojos, repetirte el cabello con sabor de ventana… y luego encender el incienso… y soplarlo… y soplarte… y poner mi bandera.
De fosa a musa.
Y al hacerte de nuevo, idear el paisaje, los caminos, el páramo, el cielo… y pintarte unas nubes de grama y una lluvia de hilos de fresno y un gentío de Brueghel al fondo y una isla con barcos y eneldos… y una luz cenital que apagada sume piel sobre piel, ponga sexo en el sexo, guarde el mar de salivas… y un cerezo.


•••
Es fácil decir ‘te quiero’ cuando quien lo recibe no puede ya expresar la mentira que contiene, cuando solo se utiliza como gloria en palabras de uno mismo hacia los demás para parecer lo que nunca se llegó a ser.
El egoísmo es una isla dañina del pensamiento que suele extenderse a los demás.
Hace ya demasiado tiempo que nadie me engaña.
•••


Ya no sé si creer que hay un dios en la espuma del límite o todo es una nada sumergida en las venas, pero me he comprado unas botas para seguir caminando, unas botas con cierta garantía de pasos por dar, o de patadas por soltar, que aún no lo sé bien. Tampoco sé si al necio que lo tiene todo, y solo sabe de quejas, el tiempo acabará dándole su merecido y tendrá esa miseria que merece antes de ser dañino humus. Y no me importa demasiado, porque hay dunas aún donde poner las huellas y árboles sagrados que podar con las manos.
Aún queda abrir el lado resbaladizo de la extranjera y buscarle la fuente, codiciar una erosión de pétalos, ser la lumbre de un pecho, regresar hasta donde los tendones se rinden, fulgir en un encuentro, doblar algún invierno entre las mantas templadas, lamerte las heridas mientras buscas el numen, sentir el auxilio de unas manos ajenas o pedir un disparo certero.
Aún queda una fecundación entre los tréboles, un cobijo para el semen espeso entre las prímulas, un nombre nuevo para la hierba alta, un palco para mirar la vida desde lo sobrehumano y ver que los boletus escalan al aliento de las primeras lluvias.
Soy hombre y dejo un rastro de carne hecha, un aliento acre y el polen impreciso que brota desde el fuego. Soy hombre porque aprendí a apretar la mano y sé que hay un omóplato haciendo orografía de mi espalda. Soy hombre porque aprendí a decir adiós para volver al círculo con un leve zarpazo, porque superé un luto y me sentí vencido una noche de sombras. Soy hombre porque contengo el miedo y lo doy y lo tomo para estar dividido. Soy hombre porque fui un joven tallo y una mañana fría me desperté del sueño.
Ahora, con el tiempo colgado de mis hombros, apenas soy capaz de sentir la certeza de que he estado en el mundo.

Comentarios

  1. Ves como soy una drogata? que agussssto me he quedado después de leerte, coño!!
    Y tus botas bien chulas que son, ojalá te trajeran pa Madrí, para que pudiéramos escucharte en uno de esos recitales golosos.
    Ay mi madre! me marcho corriendo que hoy llego tarde por tu culpa (que lo sepasss)
    Besito

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…