Ir al contenido principal

De un mandil saqué un mandril.



25 de abril de 2009
Hace un par de días, mientras preparábamos en una reunioncilla el mercadillo solidario para el día 5 de junio [a la reunión asistieron Mayca, Concha Bueno y Manolo Casadiego], Concha me enredó –ella es enreda para todo– con que tenía que pintar un mandil para venderlo ese día [y la periquita enreda bien, como debe ser, pues traía mandiles de colores para escoger, frasquitos con pinturas de múltiples colores y pinceles finitos]. El caso es que me enganché y, sin más, sin haber pintado nunca sobre tela, sin conocer la técnica ni los truquillos, sin tener una idea de dibujo en la cabeza, me puse a manchar como un cosaco, a cabrearme porque no era capaz de que los pinceles corriesen, a investigar sobre el mismo trabajo cómo funcionaba la pintura en disolución y sin ella... y todo fue un desastre constante en el que pastichaba tachando sobre lo ya hecho. El resultado es un ‘mandril’ que me ha llevado más tiempo que a Marco encontrar a su madre, un cabreo personal de no te menees y una sensación de tiempo perdido que me lleva a la risa floja cuando miro de cerca mi trabajito chapucero.
Y es que uno tiene días y días, ganas y ganas, resultados y resultados.
Os lo enseño con vergüenza para que veáis de qué es capaz este pez cuando lo sacan de la bañera.

•••

ELOGIO DE LORENA

Tengo a Lorena decaída en su esquinita peruana del mundo, porque todo se le viene encima y tiene que sacar adelante a sus dos hermosos hijos y todo se tuerce con los días aciagos que atraviesa este orbe de mierda... cuando la conocí, tenía un trabajo más o menos aceptable con el que podían sobrevivir todos en su casa, mientras los chicos estudiaban [Mili en la universidad y Víctor en un colegio de pago]. Yo andaba buscando personas fiables para realizar un proyecto solidario en Latinoamérica y enseguida vi en ella la persona adecuada [el tiempo se encargó de demostrarme que tenía razón]. En cuanto le planteé en serio mi proyecto, Lorena se ilusionó muchísimo y se puso a trabajar de inmediato junto a su hija, convenciendo poco a poco a su círculo de amigos y conocidos para que colaborasen en el trabajo.
De sus primeras pesquisas intentando localizar una posibilidad de proyecto realizable, me envió dos posibilidades que tenían buena pinta, y en la descripción de cada una de ellas había un sector de población necesitada que podría beneficiarse de nuestro trabajo. Uno de los proyectos estaría localizado en el centro de Trujillo y consistiría en un centro de acogida para niños de madres trabajadoras en estado de pobreza residentes en la ciudad [para este proyecto localizó un hermoso terreno del que me envió imágenes y sobre el que obtuvo amplia información de propiedad y coste por metro cuadrado... y era asequible para nuestros presupuestos]... el otro proyecto que localizó se encontraba en el pueblito de Moche, a las afueras de Trujillo, en la zona denominada Alto Moche. Allí reside una comunidad de personas en condiciones de pobreza extrema y con una serie de problemas en los que podríamos poner algo de solución con nuestro trabajo.
Lorena me planteó entonces que para ella era mucho más fácil atender al proyecto primero, el ubicado en la ciudad, pues eso implicaría realizar todas las gestiones sin tener que desplazarse en autobús o en taxi [no tiene automóvil], y yo le indiqué que escogiera en función de sus posibilidades reales, ya que desde aquí poco podríamos ayudarle en su trabajo y con sus gastos. Ella lo valoró todo y me comunicó en una larga carta que se decidía por el proyecto de Alto Moche, pues entendía que allí lo necesitaban con más urgencia.
Una vez que decidimos escoger la localización de Alto Moche, Lorena se centró en obtener información de campo viajando constantemente a la zona [hay que explicar que en la comunidad de actuación hay un altísimo índice de delincuencia y se cometen constantes delitos y violaciones de mujeres, lo que puede dar algo de idea del peligro al que se somete Lorena con su trabajo]. De sus múltiples viajes a la zona, Lorena estableció un vínculo con la población, especialmente con las mujeres y los niños, de los que obtuvo un nivel de confianza importante. Con el tiempo, organizó diversas actividades en la comunidad... partiditos de fútbol, jornadas de información a mujeres, apoyo en el reparto de leche a los bebés y una hermosa fiesta de Navidad en la que ella y su grupo de amigos afines al proyecto compartieron una comida con la comunidad de Alto Moche y regalaron juguetes y ropa a todos los niños, completando una fiesta hermosísima de la que dimos noticia en su día en el blog SBQ. De sus continuas gestiones –siempre brillantes–, obtuvimos la cesión de un terreno perfecto para nuestro proyecto, fruto de sus arduas negociaciones con la Junta Distrital de Moche [2.250 metros cuadrados de terreno llano y perfecto para construir], el compromiso de donación de colchones y sanitarios por parte de empresas peruanas para dotar a nuestro centro de acogida, la creación de SBQ PERÚ, con todo el papeleo y los quebraderos de cabeza que conlleva tal gestión en ese país [no podéis imaginarlo... es un auténtico galimatías], para que actúen en nuestro proyecto como contraparte y, así, tener asegurada la proyección en el tiempo de nuestro trabajo...
Como veis, un trabajo encomiable el de Lorena, un trabajo en el que ha puesto mucho tiempo personal y unos recursos propios que ha ido restándolos de su presupuesto familiar.
Bien, pues hace unos meses, durante unas lluvias torrenciales en Trujillo, perdió parte del tejado de su casita, una construcción antigua de Adobe y madera en el centro antiguo de la ciudad, perdió a su madre después de una larga enfermedad y perdió su trabajo, teniéndose que dedicar a la venta a domicilio de ropa, de forma esporádica, o a trabajos de camarera en fines de semana para obtener fondos con los que mantener a sus hijos y pagar sus estudios. Su situación en esas circunstancias duró unos cuatro meses [meses en los que apenas pudo trabajar para SBQ, pues tenía que salir adelante como fuese], después de los cuales consiguió de nuevo un trabajo en los juzgados [en el que está ahora] con un sueldo más bajo que en su anterior ocupación en el mismo lugar y sin saber hasta cuándo durará.
Con el nuevo trabajo, Lorena vuelve a activarse en su labor SBQ y hace unos días me comunicó que está en condiciones de comenzar una campaña de salud dental en Alto Moche, pues ha conseguido la colaboración desinteresada de un conocido odontólogo de Trujillo que se compromete a pasar revisión gratuita a todos los niños de Alto Moche, a la vez que a informarles de todos los aspectos de salud dental que deben tener en cuenta [quizás debiéramos plantearnos apoyar esta iniciativa con la adquisición de material dental... cepillos, dentífrico... no sé, ya veremos].
El caso es que voy conociendo poco a poco los altibajos de Lorena, su vida, sus problemas, sus fuerza para salir adelante y su hermosa energía para gestionar algo hacia los demás cuando con su situación tendría de sobra, y es por ello que creo que es el momento de reconocerle todo su trabajo y su esfuerzo, de agradecerle su sacrificio constante y ese arañar cada mes un poquito de sus ingresos para trabajar con ímpetu por los demás sin pedir nada a cambio.
Sé que ahora está en horas bajas, que tiene días malos... pero también sé, porque ya la conozco un poquito, que sabrá salir adelante porque tiene la fuerza necesaria para ello, tiene el ímpetu, las ganas y una hermosa sonrisa que jamás debe borrarse de su cara... y también nos tiene a nosotros para lo que se tercie [aunque sería más correcto decir que nosotros la tenemos a ella, pues sin su trabajo no tendríamos tan adelantado, en tan pocos meses, el proyecto de Alto Moche].
Vayan desde estas líneas mi más profunda admiración, mi agradecimiento y todo mi apoyo a Lorena. Sin personas como tú, el mundo no tendría esperanza, amiga.
Un abrazo fuerte y solidario... y mis mejores deseos para ti.
Lo conseguiremos y lo celebraremos juntos viendo correr por el “Centro de Acogida Lorena Pajares” a los pequeños de Alto Moche... ya verás.

*Si has seguido nuestros proyectos y conoces por el blog SBQ el trabajo de Lorena, te agradezco que le dejes en los comentarios de esta entrada un mensaje de esperanza y apoyo. Muchas gracias.

Os dejo algunas de las múltiples fotos de nuestro archivo de SBQ en las que aparece desarrollando su trabajo solidario en Alto Moche.













Comentarios

  1. Anda, Felipe. No digas que nos enseñas el mandil con vergüenza, que sé que lo haces para que te convenzamos de que está de puta madre.
    Hacía unos días que no entraba en tu savodiario y la verdad es que me viene muy bien para que me arregles un poco estas tardes de domingo en las que me toca currar.
    Cesarín

    ResponderEliminar
  2. Cesarín, mamoncete, si lo vieras de cerca no dirías lo que dices, te lo juro, una puta chapuza, jeje.

    Un abrazo, hermanito.

    ResponderEliminar
  3. Se me ocurre que porqué no piensas en darle un sueldo a Lorena, creo que se lo merece, y así tandría más tiempo para dedicarse a SBQ, yo me comprometo a dar una cantidad mensual para ella,pienso que si todos nos planteamos aportar un poquito, con muchos poquitos podemos llegar, un sueldo en Perú creo que al cambio, no supondría una cantidad excesiva y necesitamos una persona allí agradecida, un sueldo para Lorena creo que es también una obra solidaria. Sé que el momento no es bueno para todos, pero como no adquiramos un compromiso al mismo nivel que ha demostrado tener Lorena adelantaremos poco. Publicitalo, LF, ya veras como consigues una aportación fija, entre todos podemos.

    ResponderEliminar
  4. Maravillosa Lorena. Le deseo lo mejor porque es desearnos a todos lo mejor.

    ResponderEliminar
  5. Lorenita-guapaaaaaa, que tienes una sonrisa que alegra los corazonesss (y olé), que si no fuese por ti... no tendríamos nada-de nada-de nada! -yo me apunto, ya ves, como si fuese algo mío- y que (con lo bien que habláis por allí, ésto va a sonar brusco pero...) que tienes UN PAR DE OVARIOS bien puestos y que todos tenemos clarísimo que eres una persona buena, valiente y generosa-solidaria!
    Y ahora p´arriba ese ánimo que tú sabes en el fondo-fondo de ti que todo se va a arreglar ya mismo, a que sí? joé! Cawo en diez!!. Un besazo grannnnnnLorennnnnnnn.
    (Jo, LF, Lorena va a pensar que soy una malhablada, verdad?, jeje, es que cuando me pongo nerviosa suelto tacos... mira, he estado estos 3 días en el hospital, con mi mamuchi querida ingresada, que me la han "operao" de una hernia alienígena con forma de naranja... y me lo he pasado pipa diciendo que la de recepción era una "japuta" por no dejarme salir a fumar por la noche, y mi madre regañándome como si tuviese 5 añitos... aysssssssss, qué bonita es la infancia!)
    -Bueno,vale,vale, ya corto el rollo, que me he "explayao" porque vengo espídica, jejé-
    Muacccccc

    ResponderEliminar
  6. Querida Lorena:
    Nuestro común amigo Luis nos pide que te enviemos palabras de aliento y una no sabe muy bien qué hacer ni qué decir, pero lo que de mí salga será completamente verdad.
    A veces nos creemos el ser más desgraciado del mundo. Nos basta sin embargo echar una mirada a nuestro alrededor para comprender que no es así. Y no por aquello tan relamido de “siempre hay otros que lo tienen peor que tú” sino por la alegría que nos transmiten aquellos que, objetivamente, deberían estar más desesperados que uno mismo. Tú misma lo sabes bien.
    El sufrimiento nos acerca al abismo, pero también a la sabiduría. Lo afirmo con profunda convicción y conocimiento de causa, aunque debo reconocer que siempre me ha esperado un techo donde cobijarme, un plato caliente y un par de hombros donde verter mis lágrimas. No es poco, aunque nada esté garantizado de por vida.
    Por eso, porque nunca me ha faltado nada material, creo estar en deuda con la vida y por eso, me acerco lo que puedo a quienes sufren. No es generosidad, no, es egoísmo puro: me parece que de este modo voy saldando mi deuda. Y de esta forma, me voy haciendo más tolerante, más humana y más sabia a la vez que más consciente de lo infinito que me dejo por mirar. Veo la fuerza que me otorga el dar importancia a los problemas de otros, pues así me olvido durante un rato de los míos.
    Es posible que coincidamos dentro de poco, de mucho o de nunca. Mientras tanto, te envío mis mejores deseos desde el fondo de mi corazón, que es lo único que se puede hacer desde aquí, creo yo. Si se puede hacer algo más, por favor, dínoslo.
    Un abrazo,

    Guadalupe.

    ResponderEliminar
  7. Me llega hoy este mail de Lorena y lo copio:

    Hola a todos de nuevo y a Ud., señor Luis Felipe Comendador:

    Gracias por escribir en su blog sobre mí, me emocioné mucho al leerlo, que me hiso llorar, claro que eso en mí es cotidiano, pero también río ehh, de verdad no creo merecer elogio, tan solo debo agradecerles a Uds. por ser tan buenos a pesar de atravesar una crisis económica, se dan tiempo para ayudar, gracias a Mojadopapel por sus palabras y su gran corazón, a Bárbara, no conozco a ninguna pero con sólo leerlas sé que son como uds. muy buenas. Cuando leo respecto a los desayunos solidarios, quisiera estar ahí y ayudar en algo por todo lo que hacen por los míos, es tan lindo, no sólo por que ayudan, sino porque es una mañana de lujo, con cada personaje, con esa casa que es de película, dedicada al arte, porque sé que cada taza de café, que toman se endulza con amor, música, poesía, teatro, pintura ….uy eso me encanta¡ (a propósito, qué lindo escribe mojadopapel, ya sé por qué se moja el papel, que te emociona tanto con lo que escribe, hasta llorar y más)... y los mercadillos solidarios, qué maravilla, gracias también a Gel.

    Le comentaré, que no he bajado la guardia, sólo respire un poquito, pero aquí sigo.

    He conseguido por intermedio de un sobrino de mi hermana Eliana, que es odontólogo, C.D. Iván Rojas Aguilar, para que el domingo tres de mayo vayamos a hacer campaña de Salud Dental, será excelente, pasarán consulta, gratuita, se realizarán extracciones si fueran necesarias y las curaciones las harán en su consultorio ubicado en la av. Ricardo Palma Nª 682 de la cuidad de Trujillo, “Clínica Dental Integral” , porque ahí tiene los equipos necesarios para realizarlas, es una gran persona que, sin ningún interés , se emocionó cuando le comenté de mis niños y de inmediato me dijo que aceptaba lo que le proponía de hacer la campaña, sólo tengo que comprar el material y costear los pasajes, para movilizarlos, por lo que está alejado de Trujillo, irá con varios compañeros para atender a la mayor cantidad de gente, aprovecharé para llevar ropita que he estado recolectando, claro, con la ayuda de mi hijita Mili , quien ya se puso a trabajar haciendo cartelitos, avisando de la campaña, llevaremos cepillos, pasta dental y más, además de darles unas charlitas sobre cómo prevenir las caries y temas relacionados con la salud dental, que tal? Es buenísimo... esto me pone muy contenta.

    Ya le enviare fotos y les contaré cómo salió todo, así empezaremos con las campañas médicas, luego podré llevar otros profesionales, para ayudar, ya se me ocurrirá algo.

    Hasta pronto amigos, envió fuertes abrazos y mi eterno agradecimiento.

    Lorena.

    ResponderEliminar
  8. Para Lorena:
    Hago mías -con su permiso- las palabras de Guadalupe, no sólo porque las dice mejor que yo, sino porque son además muy sabias.
    Si en mi mano está el contribuir a levantarte, el arrimar el hombro, ahí estaré.
    Espero y deseo que tus horas bajas suban pronto.
    Y que si hay que echar una mano, aquí estamos los savonautas y su timonel para llegar a puerto.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Sr. Luis Felipe, como siempre para mi es un gusto leerlo, pero creo que esta vez más que un gusto ha sido una sorpresa, pues me he encontrado con este hermoso Elogio a Lorena, y aunque para mi todo lo que Ud. menciona en él es sumamente cierto, ya que en estos 19 años y 9 meses, he saboreado de ese amor infinito, dedicación y esmero, con el que mi mamita nos ha cobijado en su regazo, a mi hermanito y a mi; al leer esas líneas me he sentido muy emocionada, ya que mucha gente ha podido ver como es ella, la dedicación y el amor que transmite es incomparable, las ganas que le pone al Proyecto de Alto Moche, sacando fuerzas de donde nadie se imagina puede alguien sacarlas, la energía que irradia y que contagia, para de lo poco que nosotros podamos tener, ayudar a los que tienen menos. Es por eso que yo le doy gracias a Dios, por haberme dado la madre más maravillosa del mundo, creo que con ella he recibido el mejor regalo que jamás hubiese imaginado tener, es indescriptible este amor que siento hacia ella, sólo ella sabe cuando la amo, porque no es necesario andar repitiéndolo constantemente, sino que hay formas de demostrarlo, así como Uds. al escribir dándole ánimos y fuerza para salir adelante, haciéndole comprender que los momentos difíciles tarde o temprano terminan, y reconociendo la gran labor que ella realiza; es por ello, que de todo corazón les agradezco las palabras de ánimo hacia mi madrecita, los elogios y la fuerza que le dan para que ella o mejor dicho nosotros salgamos adelante, y estoy segura que así será, estamos unidos, somos una familia, y aunque lamentablemente el mundo gire entorno al “cochino dinero”, muchas veces el amor lo puede todo, y nosotros hemos demostrado eso (ufff ya no sigo porque estoy muy emocionada).

    Me despido reiterándole mi agradecimiento, a Ud. y a todos sus lectores, que han escrito para valorar la labor de mi mamita, y no sólo su labor, sino valorarla a ella como persona. Mil gracias otra vez.

    Mili.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …