Ir al contenido principal

Como un trote.


5 de mayo de 2009
Como un trote, vuelvo al ritmo perdido, al rito de la borda por la que pensar en tirarse, a esa cosa de nada de las felicitaciones de un momento [que se agradecen, claro, coño] y a la atención común de mis paisanos... vuelvo a ser la media vaca que pasta donde hay pasto y se agacha donde hay sombra, el voluptuoso con maneras mandril que ve el mar en un charco, el agobiado por las cumbres de aquí y los llanos de allá cerquita, el fumador impar que come atún en aceite como si fuera caviar enlatado... y recorto un pedacito de mi madre y me pongo las orejeras rusas y trasnocho en un sexto piso y orino sentado... como un trote, vuelvo al escorzo de las mujeres imaginadas y a los falsos bronces que cuelgan del cielorraso, al asfalto con chicles, al penetrar los cuartos sin encender sus luces, a todo lo corrosivo que siempre estuvo aquí para dejarme verde y pesebroso...
Ven ahora, con alfileres de cabeza redonda y con el misterio del hilo enredado, ven para sentir cómo es este misterio en el que me siento náufrago, este desnudo raro donde nada es belleza ni armonía... ven para darme fiebre otra vez, para hacerte la muerta en mis brazos capaces o humo del mejor tabaco de Virginia en mi boca... ven con vocación de polvo [cualquier acepción sirve], ven para desterrarme de mí y que sienta esos globos que me hacen vulgar aquí en el pecho, ven para doctorarte en mí y que te infecte de cada desmesura que imagino... vente para el próximo insomnio entre las sábanas...
!Hostias¡, hace meses que no me compro un bollito de azúcar con crema por dentro... voy corriendo a pillar uno y pienso comérmelo entre culo y calzón.
La vida es mucho más fácil con bollitos de azúcar.

Comentarios

  1. No he probado los boliitos con crema (creo)pero ante tal énfasis me quedo con el gusto a la deriva y una sensación vacía en el paladar intentando buscar algo que se le parezca en sabor para poder sentir todo lo que describes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Y con bocatas de atún con mahonesa... hmmmmmm, qué delicatessen, por-favoooorr... arrojo el guante y bato a un duelo de florete a quien se atreva a echarlos por tierra o a compararlos con las huevillas del esturión (puaj-puaj, que me "gomito"!)

    ResponderEliminar
  3. tu eres un "desagradecio"
    jajaj
    Me llamaron budita, dejé los bollitos
    SALUDos

    ResponderEliminar
  4. supongo que este post irá para la vitrina poética, si no se le escurre antes por mis rendijas de avaricia.Yo voy salivando. Esta es la clase de comida que me alimenta.Ñam.


    urahdal

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…