Ir al contenido principal

Otra parrafada sobre la individualidad [singularidad].


La constante que supone la relación marcada por nuestro juicio hacia todo lo exterior es el soporte de la individualidad [observo / valoro / tomo decisiones propias], y eso determina cada una de las definiciones particulares [individuales] sobre los diversos aspectos que atacamos como seres únicos. No hay, por tanto, lugar para la generalización o la normalización en un canon que sirva para todos y para todo [lo bello, lo plástico, lo artístico…]… tan solo existe una valoración particular calificadora de la mirada individual [lo que para mí es bello, puede ser que solo sea bello para mí]. Así pues, creo que queda determinado que los juicios de gusto o disgusto, placer o asco, son por naturaleza subjetivos y absolutamente particulares… es por ello que cualquier imposición al otro en dicho sentido supone coartar su libertad.
Así pues, debe quedar muy clara la bondad de la opción individual en cuestiones de ‘gusto’, pues tal opción no puede regirse en caso alguno por criterios científicos demostrables a base de hechos diferenciados marcados de claridad… no puede imponerse jamás un canon o una estética emanada del subjetivismo individual [queda patente, por tanto, que hay espacios en los que solo la individualidad es el espacio natural en el que moverse y desarrollarse]. Permítaseme entonces que concrete que todo lo referente a la individualidad y a la singularidad del individuo tiene que ver con aspectos tan sugerentes como la sensualidad, el impulso creativo o el sentimiento.
Desde esta propuesta, no puedo admitir que la individualidad [singularidad] sea un rasgo de corte político conservador, pues eso es otra cosa que quizás se parezca más a lo que se ha dado en llamar ‘individualismo’, visto como carácter de una clase dominante y adinerada a la que no pertenezco. Mientras que en la individualidad el individuo crece en parámetros racionales y humanistas, y se desarrolla como ser único y capaz del acto creativo… en el individualismo se busca siempre el beneficio material propio aprovechándose de las ventajas que ofrecen los sistemas sociales [más bien debiéramos llamarlo ‘oportunismo’].
Así, dejadme que intente concretar con brevedad algunos conceptos:

• Solo desde la singularidad, como valor intrínseco del ser humano único, se puede ser crítico con los sistemas globales y, de ese modo, intentar modificarlos para mejorarlos.
• Sentirse uno y único le aporta al hombre la dignidad precisa para ser hombre entre los hombres.
• Solo desde la lucha por la singularidad se puede alcanzar la plenitud de la existencia humana.
• El hombre se construye en soledad con pasión y eso propicia el nacimiento de nuevos sistemas o la evolución mejorada de los ya existentes.
• El proceso de homogenización al que los sistemas sociales someten al hombre, destruye la individualidad por alienación [esto me parece muy peligroso].
• La potencialidad del hombre singular es enorme y, sobre todo, capaz de multiplicarse geométricamente en los sistemas humanos si se crean canales para que ello suceda.
• Saberse único e irrepetible [pero sin mariconadas] hace que se aprecie en su verdadera dimensión el valor de la vida, tanto de la propia como de la ajena.
• La individualidad es la dimensión ‘humana’ del hombre, mientras que la ‘colectividad’ contempla a un hombre animal que funciona por parámetros estrictamente naturales [la ley de selección natural actúa siempre cuando el hombre comparte su opción de hombre con otros hombres]. Mientras que en el individuo singular existe un crecimiento espiritual e interior, en el hombre colectivo inciden parámetros tan peregrinos y despersonalizados como lo numérico o lo estadístico, parámetros capaces de despreciar a hombres o grupos de hombres singularizados en las llamadas minorías.
• La verdad a secas solo puede encontrarse en el hombre único… la masa propicia siempre caminos falsos con el fin de hacer la vida más ‘fácil’ por percentiles [lo que significa un alto desprecio a los seres diferenciados].
• La individualidad le proporciona al hombre la capacidad de afirmarse libremente frente al empeño de homogenización de los sistemas imperantes que buscan su beneficio en un hombre globalizado incapaz de pensar por sí mismo.

Comentarios

  1. Como va querido Luis? Te quería contar que ya cerré "Realidad poética" y quería preguntarte si es que te llegó mi mail. Bueno espero tu respuesta, un fuerte abrazo amigo! Saludos desde estos pagos!

    Ariel.

    ResponderEliminar
  2. Ariel, no veo el mail del que me hablas, podrías remitírmelo de nuevo.

    Un abrazo... me muero por ver el corto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …