Ir al contenido principal

Otra parrafada sobre la individualidad [singularidad].


La constante que supone la relación marcada por nuestro juicio hacia todo lo exterior es el soporte de la individualidad [observo / valoro / tomo decisiones propias], y eso determina cada una de las definiciones particulares [individuales] sobre los diversos aspectos que atacamos como seres únicos. No hay, por tanto, lugar para la generalización o la normalización en un canon que sirva para todos y para todo [lo bello, lo plástico, lo artístico…]… tan solo existe una valoración particular calificadora de la mirada individual [lo que para mí es bello, puede ser que solo sea bello para mí]. Así pues, creo que queda determinado que los juicios de gusto o disgusto, placer o asco, son por naturaleza subjetivos y absolutamente particulares… es por ello que cualquier imposición al otro en dicho sentido supone coartar su libertad.
Así pues, debe quedar muy clara la bondad de la opción individual en cuestiones de ‘gusto’, pues tal opción no puede regirse en caso alguno por criterios científicos demostrables a base de hechos diferenciados marcados de claridad… no puede imponerse jamás un canon o una estética emanada del subjetivismo individual [queda patente, por tanto, que hay espacios en los que solo la individualidad es el espacio natural en el que moverse y desarrollarse]. Permítaseme entonces que concrete que todo lo referente a la individualidad y a la singularidad del individuo tiene que ver con aspectos tan sugerentes como la sensualidad, el impulso creativo o el sentimiento.
Desde esta propuesta, no puedo admitir que la individualidad [singularidad] sea un rasgo de corte político conservador, pues eso es otra cosa que quizás se parezca más a lo que se ha dado en llamar ‘individualismo’, visto como carácter de una clase dominante y adinerada a la que no pertenezco. Mientras que en la individualidad el individuo crece en parámetros racionales y humanistas, y se desarrolla como ser único y capaz del acto creativo… en el individualismo se busca siempre el beneficio material propio aprovechándose de las ventajas que ofrecen los sistemas sociales [más bien debiéramos llamarlo ‘oportunismo’].
Así, dejadme que intente concretar con brevedad algunos conceptos:

• Solo desde la singularidad, como valor intrínseco del ser humano único, se puede ser crítico con los sistemas globales y, de ese modo, intentar modificarlos para mejorarlos.
• Sentirse uno y único le aporta al hombre la dignidad precisa para ser hombre entre los hombres.
• Solo desde la lucha por la singularidad se puede alcanzar la plenitud de la existencia humana.
• El hombre se construye en soledad con pasión y eso propicia el nacimiento de nuevos sistemas o la evolución mejorada de los ya existentes.
• El proceso de homogenización al que los sistemas sociales someten al hombre, destruye la individualidad por alienación [esto me parece muy peligroso].
• La potencialidad del hombre singular es enorme y, sobre todo, capaz de multiplicarse geométricamente en los sistemas humanos si se crean canales para que ello suceda.
• Saberse único e irrepetible [pero sin mariconadas] hace que se aprecie en su verdadera dimensión el valor de la vida, tanto de la propia como de la ajena.
• La individualidad es la dimensión ‘humana’ del hombre, mientras que la ‘colectividad’ contempla a un hombre animal que funciona por parámetros estrictamente naturales [la ley de selección natural actúa siempre cuando el hombre comparte su opción de hombre con otros hombres]. Mientras que en el individuo singular existe un crecimiento espiritual e interior, en el hombre colectivo inciden parámetros tan peregrinos y despersonalizados como lo numérico o lo estadístico, parámetros capaces de despreciar a hombres o grupos de hombres singularizados en las llamadas minorías.
• La verdad a secas solo puede encontrarse en el hombre único… la masa propicia siempre caminos falsos con el fin de hacer la vida más ‘fácil’ por percentiles [lo que significa un alto desprecio a los seres diferenciados].
• La individualidad le proporciona al hombre la capacidad de afirmarse libremente frente al empeño de homogenización de los sistemas imperantes que buscan su beneficio en un hombre globalizado incapaz de pensar por sí mismo.

Comentarios

  1. Como va querido Luis? Te quería contar que ya cerré "Realidad poética" y quería preguntarte si es que te llegó mi mail. Bueno espero tu respuesta, un fuerte abrazo amigo! Saludos desde estos pagos!

    Ariel.

    ResponderEliminar
  2. Ariel, no veo el mail del que me hablas, podrías remitírmelo de nuevo.

    Un abrazo... me muero por ver el corto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…