Ir al contenido principal

Palabras para Claudia (III). Hacer para hacerse.


Mira, Claudia, ‘hacer’ es fundamentalmente para ‘hacerse’ uno mismo, crecerás en la medida en que te mezcles con el mundo y tomes decisiones, irás siendo a la vez que tomas consciencia de que debes entender el mundo y te pongas a ello... y los temas son dos o tres, no te creas que hay más...
Sí me parece fundamental tener claros algunos conceptos. El primero es el de la ‘inexorabilidad’, eso que va a suceder independientemente de que tú lo quieras o no lo quieras, eso sobre lo que no tienes decisiones posibles [la muerte, los fenómenos naturales...]. Tener claras las circunstancias inexorables que te rodean ayuda mucho a racionalizar tus tomas de decisiones, pues te descarga del peso que supone el trámite de pensar en ello [va a ser, para qué darle vueltas]. Luego está la ‘lógica’, ese trámite que te indica que algo va siempre antes de otra cosa, y no después, ese tener claro cada proceso antes de iniciarlo. Después está la ‘sensibilidad’, que siempre es fruto del desarrollo individual y de la mirada a lo colectivo [la mirada al otro]... de ella nace el impulso de la solidaridad, la voluntad de ser y estar de una forma definida en el mundo de los hombres... y con ella la capacidad hermosísima de asombrarse cada minuto.
Con estos tres conceptos bien asentados casi podremos decir que somos capaces de definir nuestra forma de ‘estar’ en el mundo, porque desde ellos puedes gestionar tu ‘voluntad’ con ‘criterio’...
Mira, Claudia, a mí siempre me ha gustado creer en el hombre en positivo, ser confiado con quien se acerca a mí e intentar no poner jamás barreras, que ya habrá tiempo para las deserciones... y en este punto sí te recomiendo que te detengas en otro concepto que me gusta, la ‘intensidad’... sé intensa en todo lo que hagas, en cualquier relación con los hombres y sus asuntos, implícate y pelea... pero también guarda un espacio diario para tu individualidad, un espacio en el que poder escapar del tedio o de la tensión, un espacio de serenidad en el que pueda llegar el análisis y funcione la razón sin cortapisas y sin obstáculos. Un buen desarrollo individual [con sus introspecciones y sus nadas] es capaz de lanzarte a lo social con ímpetu.
Verás, mi abuela Antonia, que era una gran filósofa [además de una mujer íntegra y llena de amargura], me decía con mucha frecuencia: “Corindilla, cuanto más gastes, más vas a tener...”... y yo, entonces, a mis diez o doce años, pensaba que se refería al dinero... pero con el tiempo supe que era a lo único a lo que no se refería... ella hablaba de la vida, de la amistad, del amor, de la entrega... y desde que lo entendí, lo he tenido como una máxima siempre presente a la hora de ‘hacer’... también me decía: “Chispita, acuérdate de que tú lo puedes hacer todo, como cualquier hombre; solo tienes que tomar la decisión y ponerte a hacerlo”... y es cierto, es absolutamente cierto... pruébalo...
Yo ahora ando gatinino, Claudia, en horas bajas, como asténico... pero sé que es un ‘estado’ [los estados son pasajeros] y que lo mismo mañana me vengo arriba y todo se ilumina... cuando estés como yo estoy ahora, procura sacar toda la mierda hacia afuera, descárgate del peso de los pensamientos negativos compartiéndolos [yo utilizo fundamentalmente la escritura], convéncete de que los problemas que vienen del trámite diario de los hombres, y van hacia ellos, no son más que asuntos sin interés que siempre encuentran solución con el factor tiempo y el factor calma, que a pesar de que caiga el euro o suba el euríbor, que a pesar de que alguna relación personal decaiga o pierdas cosas, mañana seguirás viva y respirando, que el mundo seguirá sus ciclos y nada acaba si tú no te acabas... y verás que empieza a abrirse ante tus ojos el hermoso abanico de ‘la posibilidad’ y que abundan infinitas salidas a cada asunto... no es malo tener momentos bajos, Claudia, pues en el contraste están los fundamentos de tu aprendizaje, y del contraste, solo desde el contraste, pueden conseguir plenitud nuestras vidas... y siempre ‘intenta’, ‘busca’, hazte preguntas... no desertes ni te rindas ante uno de esos ‘estados’... date tiempo y sé tozuda, no desertes jamás de lo que quieres.

* En la foto, con Joan Margarit y José Luis Morante en Lucena.

•••
A pesar de que no manejo el lenguaje del cómic [perdóname, amigo Max], prometí a algunos amigos de Mérida que colgaría este 'ensayo gráfico' sobre la poesía para que puedan acceder a él. Ahí queda, aunque con sonrojo.
De poesía

Comentarios

  1. ¿Te comprenderá Claudia?
    Yo sí te entiendo, perfectamente.
    B-sito.

    ResponderEliminar
  2. Se acercan cumpleaños y me pareció muy buena idea regalar algo que no sólo hiciera feliz a mis seres queridos sino también a los niños peruanos, pero no he conseguido averiguar donde se ven los objetos (libros y tal) en vuestra web... si me pudieras echar una mano sería estupendo, jajaja.




    Te he copiado la idea :)

    http://www.fotolog.com/romanika/40853364

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, ¿qué es un savonarola?

    ResponderEliminar
  4. Puedes echar un vistazo en
    sbqsolidario.blogspot.com

    y si no encuentras cosas ahí, me dices qué deseas regalar y te miro algo entre todo lo que tenemos [los libros no están detallados en el blog por títulos]

    Lo de Savonarola viene de que un crítico extremeño muy conocido que vive en Asturias me sacó en uno de sus diarios como "el savonarola de Béjar", y yo adopté la expresión porque me gustó... de todas formas puedes conocer la vida de Girólamo Savonarola buscando en la red.

    Un besote

    ResponderEliminar
  5. Vaya, por fin sé de dónde viene lo de Savonarola. El contacto con tanta adolescencia te ha hecho descubrir que hay gente que no tiene ni idea qué es un poema; buena explicación de la estrofa de pie quebrado, muy didáctica.
    No me creo que sean de "entrenamiento", ni éste ni el del soneto de veinte versos. Tienen mucho de lo mismo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…