Ir al contenido principal

Dioscorides III


Del Alacran Terreftre Cap. XI.
El Alacran terreftre majado anfi crudo, y puefto, fe buelue remedio de las heridas que el mefmo hizo. Comefe tambien affado à efte effecto.
ANNOTATION
Mvcho deuemos à la Naturaleza, pues ya que para mas adornar el mundo con tanta variedad de animales, quifo produzir algunos virulentos, y perniciofos al hombre: juntamente con ellos, y en ellos mefmos, nos dio el remedio y la medicina. De los Alacranes ay dos principales efpecies: conuiene à faber, una de los Marinos, y otra de los Terreftres: auque añade la tercera de los Aéreos Paufanias. El qual affirma, que vio algunos Alacranes con alas. Pare ordinariamente la hembra del Alacran onze gufanillos à manera de hueuos: de los quales (fegun cuentan algunos) fe come luego los diez, dexando el mas robufto y dieftro de todos, para perpetuar el linage: el qual defpues, en reconpenfa de tan fingular beneficio, accordandofe mas de la injuria y muerte de fus hermanos, que de la gratia propia, como criatura ingratifima, confpira conts fu propia madre, y la mata. Hieren fiempre al traues con la cola los alacranes, y efprimen en la herida cierto veneno blanco, el qual mezclado y encendido con la fangre, fe efparfe por todo el cuerpo, y fi no le atajan, dentro de tres dias defpacha. Hiere à muchos animalejos el Alacran, empero à ninguno offende de los que carecen de fangre. Dize Plinio, que ninguna donzella herida de Alacran efcapa. Es mas fiero y peligrofo aquel Alacran, que tiene la cola diftinta con fiete ñudos, que no los otros. La mayor parte la tiene folamente partida en feys. las abejas no pican jamas à perfona, que herida fuere del Alacran: el qual refufcita defpues de muerto (fegun Plinio lo affirma) fi le tocan con el eleboro blanco. Media drama de la ceniza del Alacran quemado, dada a beuer con el cozimiento de la rayz del hinojo, admirablemente deshaze la piedra de la vexiga, y de los riñones. El azeyte de Alacranes affegura, fortiffica, y preferua, contra la peftilentia, y contra qualquier veneno, à los que fe untaren con el los pulfos, y el coraçon. Aplicado à los riñones, deshaze la piedra d’ellos: y puefto sobre la vedija, ò echado por el caño con alguna xeringa, defmenuza la que en la vexiga se engendra. Trahe Mefue dos maneras de componer efte azeyte.”.

Absolutamente primoroso este capítulo, del que me quedo con eso de “... si no le atajan, en tres días despacha”, refiriéndose a la muerte por envenenamiento.
Me recordaba hace un par de días Antonio que este libro nos lo recomendó encarecidamente a ambos, una noche de copas del pasado verano, el amigo y cantor Alberto Pérez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…