Ir al contenido principal

Dioscorides III


Del Alacran Terreftre Cap. XI.
El Alacran terreftre majado anfi crudo, y puefto, fe buelue remedio de las heridas que el mefmo hizo. Comefe tambien affado à efte effecto.
ANNOTATION
Mvcho deuemos à la Naturaleza, pues ya que para mas adornar el mundo con tanta variedad de animales, quifo produzir algunos virulentos, y perniciofos al hombre: juntamente con ellos, y en ellos mefmos, nos dio el remedio y la medicina. De los Alacranes ay dos principales efpecies: conuiene à faber, una de los Marinos, y otra de los Terreftres: auque añade la tercera de los Aéreos Paufanias. El qual affirma, que vio algunos Alacranes con alas. Pare ordinariamente la hembra del Alacran onze gufanillos à manera de hueuos: de los quales (fegun cuentan algunos) fe come luego los diez, dexando el mas robufto y dieftro de todos, para perpetuar el linage: el qual defpues, en reconpenfa de tan fingular beneficio, accordandofe mas de la injuria y muerte de fus hermanos, que de la gratia propia, como criatura ingratifima, confpira conts fu propia madre, y la mata. Hieren fiempre al traues con la cola los alacranes, y efprimen en la herida cierto veneno blanco, el qual mezclado y encendido con la fangre, fe efparfe por todo el cuerpo, y fi no le atajan, dentro de tres dias defpacha. Hiere à muchos animalejos el Alacran, empero à ninguno offende de los que carecen de fangre. Dize Plinio, que ninguna donzella herida de Alacran efcapa. Es mas fiero y peligrofo aquel Alacran, que tiene la cola diftinta con fiete ñudos, que no los otros. La mayor parte la tiene folamente partida en feys. las abejas no pican jamas à perfona, que herida fuere del Alacran: el qual refufcita defpues de muerto (fegun Plinio lo affirma) fi le tocan con el eleboro blanco. Media drama de la ceniza del Alacran quemado, dada a beuer con el cozimiento de la rayz del hinojo, admirablemente deshaze la piedra de la vexiga, y de los riñones. El azeyte de Alacranes affegura, fortiffica, y preferua, contra la peftilentia, y contra qualquier veneno, à los que fe untaren con el los pulfos, y el coraçon. Aplicado à los riñones, deshaze la piedra d’ellos: y puefto sobre la vedija, ò echado por el caño con alguna xeringa, defmenuza la que en la vexiga se engendra. Trahe Mefue dos maneras de componer efte azeyte.”.

Absolutamente primoroso este capítulo, del que me quedo con eso de “... si no le atajan, en tres días despacha”, refiriéndose a la muerte por envenenamiento.
Me recordaba hace un par de días Antonio que este libro nos lo recomendó encarecidamente a ambos, una noche de copas del pasado verano, el amigo y cantor Alberto Pérez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …