Ir al contenido principal

Dioscorides III


Del Alacran Terreftre Cap. XI.
El Alacran terreftre majado anfi crudo, y puefto, fe buelue remedio de las heridas que el mefmo hizo. Comefe tambien affado à efte effecto.
ANNOTATION
Mvcho deuemos à la Naturaleza, pues ya que para mas adornar el mundo con tanta variedad de animales, quifo produzir algunos virulentos, y perniciofos al hombre: juntamente con ellos, y en ellos mefmos, nos dio el remedio y la medicina. De los Alacranes ay dos principales efpecies: conuiene à faber, una de los Marinos, y otra de los Terreftres: auque añade la tercera de los Aéreos Paufanias. El qual affirma, que vio algunos Alacranes con alas. Pare ordinariamente la hembra del Alacran onze gufanillos à manera de hueuos: de los quales (fegun cuentan algunos) fe come luego los diez, dexando el mas robufto y dieftro de todos, para perpetuar el linage: el qual defpues, en reconpenfa de tan fingular beneficio, accordandofe mas de la injuria y muerte de fus hermanos, que de la gratia propia, como criatura ingratifima, confpira conts fu propia madre, y la mata. Hieren fiempre al traues con la cola los alacranes, y efprimen en la herida cierto veneno blanco, el qual mezclado y encendido con la fangre, fe efparfe por todo el cuerpo, y fi no le atajan, dentro de tres dias defpacha. Hiere à muchos animalejos el Alacran, empero à ninguno offende de los que carecen de fangre. Dize Plinio, que ninguna donzella herida de Alacran efcapa. Es mas fiero y peligrofo aquel Alacran, que tiene la cola diftinta con fiete ñudos, que no los otros. La mayor parte la tiene folamente partida en feys. las abejas no pican jamas à perfona, que herida fuere del Alacran: el qual refufcita defpues de muerto (fegun Plinio lo affirma) fi le tocan con el eleboro blanco. Media drama de la ceniza del Alacran quemado, dada a beuer con el cozimiento de la rayz del hinojo, admirablemente deshaze la piedra de la vexiga, y de los riñones. El azeyte de Alacranes affegura, fortiffica, y preferua, contra la peftilentia, y contra qualquier veneno, à los que fe untaren con el los pulfos, y el coraçon. Aplicado à los riñones, deshaze la piedra d’ellos: y puefto sobre la vedija, ò echado por el caño con alguna xeringa, defmenuza la que en la vexiga se engendra. Trahe Mefue dos maneras de componer efte azeyte.”.

Absolutamente primoroso este capítulo, del que me quedo con eso de “... si no le atajan, en tres días despacha”, refiriéndose a la muerte por envenenamiento.
Me recordaba hace un par de días Antonio que este libro nos lo recomendó encarecidamente a ambos, una noche de copas del pasado verano, el amigo y cantor Alberto Pérez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…