Ir al contenido principal

Hacia el poema...

1

La clave decididamente está en los pájaros, en su vuelo silente sobre las cabezas de los peatones, en ese descalzarse del aire mientras descreen o desnudan sus ojos... la clave está en los pájaros que vuelven en bandadas al atardecer y se dejan caer sobre los abedules como una lluvia negra, en los pájaros frugales que arman su equilibrio en los cables de la ciudad, en los pájaros tristes de las iglesias, en los enjaulados por unas manos viejas...
La clave está en lo efímero de todas esas criaturas del aire que poetizan mi paso con su sombra de selva, esa sombra que nada en el asfalto y a veces me penetra.


2
No llorar mientras el dado permanece en la mano cerrada y sentirse la mica en el granito o esa pierna enterrada que ya no pertenece al cuerpo... no llorar mientras el peluquero le corta los cabellos a tu espantapájaros.


9
Mirar cómo crece el humo y hay confusión en el paisaje... cada caos desespera y luego trae la médula con su hartazgo de ansias... que no te importe nada entonces.


z
Siempre saber lo que matas... porque matas a diario con un blando sadismo de tranvía... saber lo que matas y sacarle la pulpa a tu impostura.


c
No cansarte de estar siempre contigo, de ser un diestro absurdo que apenas utiliza el lado izquierdo, de tener boca y dientes, pudor en la entrepierna, unas uñas mordidas y el esqueleto blanco que sostiene cada palabra dicha... cada gesto.


b
Pecar de incontinencia si una mujer te aguarda o se abre la ventana tras tu sueño... regar el cretinismo de los otros con gritos y alfileres... abrir mucho los brazos y echarte como un perro a ver qué pasa.


;
Sacarte el día como te sacas los zapatos y dejar que el brazo se te duerma en la almohada con tu cabeza encima... que ladre ese hormigueo, que te desapetezca de dormir y que en su perversión te lleve la mano al sexo.


3
La clave está en los pájaros, en su resignación por no ser nube o espejo, en sus alas abiertas en su angustia de incienso... la clave está en los pájaros cuando ponen sus huevos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…