Ir al contenido principal

Buscándome [dedicado a mi amigo Gerardín]


Amigo Gerardo... buscándome, me encuentro en el tiempo del volcán que prohibió el vuelo de los hombres, sobre la Tierra entera que tirita en temblores y nos hace telúricos ademas de biosfera, donde los pelícanos mueren enfangados de crudo submarino, en un tiempo de deshielo constante y fiebres falsas para engrosar las cajas de los ricos... me desencuentro en la era plomiza de los clones y de los hombres que cambian su cara por la de algún muerto, en el salobre mundo inexistente de los bits para todo, en un tiempo de muertos por azar o por Alá o por exacto capricho, en un tiempo de sicarios y cracks [que son lo mismo]... y todo me afecta o no me afecta, pues depende de que me despierte global o de mi pueblo, de que miré el absurdo de la red o solo me deleite en el paisaje que se enfrenta a mis ojos cada día...
Me encuentro también en cada madrugada mirando a ver si llueve o si las nubes se fueron con la noche, me encuentro en el rito del desayuno y en el llevar diario a mi hijo al colegio, en el tráfago tonto y mediocre del trabajo, en ese hacer las camas mientras el arroz hierve en la cocina, en el café de media tarde y en todos los cigarros que me fumo... pero siempre se ciernen sobre mí los sobresaltos de ese gran más allá que es todo el mundo [el mundo que deciden atender los medios de comunicación, que hay otros mundos varios a los que no atienden]... el Papa con dosel y capita de raso, los muertos diarios de atentados terribles en Irak o Afganistán, los monzones en India o en Tailandia, las riadas traicioneras en las tierras del inca, el absurdo alemán y esa mafiosa patente de corso Berlusconi, la leche contaminada en China, algún lapidamiento en un país oscuro que no sé situar en mi mapa del mundo, la misería en Bhopal, el hambre en Kenia, la sed en Chad o la castración femenina en Congo y en Tanzania...
Decía que soy del tiempo de la gran manzana virtual, de la locura sionista y el mesianísmo musulmán, del tiempo en el que el mercado pretende acabar con los verdaderos valores democráticos, de los libros sin papel [y también sin demasiada sustancia]... soy de un tiempo de chemtrails y contubernios, de sociedades secretas y armas impensables, de un tiempo de hombres gravitando en el espacio durante meses, de un tiempo de cremas hechas con embriones por compradores de cuerpos, de un tiempo de órganos vendidos al pormayor... todo esto cuando me siento global y parte de un todo absurdo... pero también soy de un tiempo de miradas tranquilas y patatas con mahonesa, de peluchas y risonas a la hora de acostarse, de dolores pequeñitos y estornudos... de un tiempo de comprar pan reciente a la una y escoger la camisa del día en el armario...
Y cuando soy global, pues que me siento una nada extraordinaria y hecha, un final sin principio, el no concreto y ácido, el culpable menor de cada guerra, el causante del hambre y la miseria, el imposibilitado absoluto... y cuando soy de aquí mismo, de este trozo de tierra con casas y arbolitos, pues que le voy encontrando algo de utilidad a mi existencia... conozco y hago, tramito afectos y evito contusiones...
Y quiero ser de aquí, pero el mar que me lleva me va haciendo de allí poquito a poco, y no me parece bueno ni me gusta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…