Ir al contenido principal

La mirada humillada del cerdito de fibra.


Aún me queda la mirada humillada del cerdito de fibra que había frente a mi stand... eso y el porte especial de algunos jamoneros, un porte reconocible que no atino a explicar, pero absolutamente reconocible. En la feria TcCh he respirado el regusto interior de una crisis que es de todos... sobre todo cuando encontré de pronto, allí, a un amiguete con el que hace bastante tiempo que no coincidía y que se dedica a la venta de productos relacionados con el jamón. El colega se había venido a más [a mucho más] hace cosa de cinco años, viendo crecer su empresa de forma geométrica, y también había ganado en porte y apariencia [bastante]. Yo le recordaba de nuestros últimos encuentros como un tipo jovial y lanzado en positivo, gran emprendedor y muy bueno en las relaciones públicas... pero ayer le encontré algo más gordito, bastante desaliñado y con un gesto amargo en la cara. Me abrazó con fuerza nada más reconocerme y me preguntó enseguida por mis cosas... noté que a su voz se le había sumado un asomo de inseguridad que le hacía repetir los principios de algunas palabras... después de ponerle al día de mis cosas, me empujó despacito a una esquinita del stand donde estábamos y bajó el tono de voz... ‘hace seis meses pensé en tirar la toalla, Felipe, no veía ninguna salida a mi empresa, pues de más de setecientos clientes que tengo [muchos con cuentas importantes, con fiabilidad en las compras y con verdadera fidelidad hacia mí], un treinta por ciento me fallaron en un cortísimo plazo de tiempo, dejándome una deuda de la noche a la mañana de más de cuarenta millones... me vine abajo, amigo... me armé de valor y visité uno por uno a mis deudores, muchos de ellos buenos amigos, que estaban en situación de quiebra técnica o en entrada próxima a concurso de acreedores... algunos me decían que estaban pagando sus deudas con jamones, naves enteras llenas de jamones que de un día a otro pasaban a ser propiedad de terceras personas o de entidades bancarias... con mucho tacto y con bastante insistencia logré aminorar la deuda, pero todo en detrimento de mi salud y en la caída en picado de mi moral... ahora me encuentro un poco más tranquilo, pero todos los días me llegan noticias de posibles cierres junto a rumores cabrones sobre algunos de mis clientes... y así no puedo seguir, no puedo trabajar con esta incertidumbre constante que me supone la promesa diaria de mi ruina arrastrado por la ruina de otros... no sé qué hacer, amigo... cuando llega un cliente a hacerme un pedido comienzo a temblar, y si cerrara ahora, tendría para vivir tranquilamente para los restos... y no sé qué hacer, tengo trabajadores que son personas extraordinarias y enviarlos al paro para que yo viva tranquilo me parece una inmoralidad, yo me sentiría un inmoral si lo hago... y seguir así supone un riesgo enorme de terminar sin nada, peor que cuando empecé... no sé qué hacer, Felipe’... y me abrazó de nuevo con fuerza mientras se despedía y me deseaba mucha suerte.
Cuando se fue mi amigo, me di un paseo por los distintos stands y fui charlando con las personas que estaban allí defendiendo sus productos... la respuesta general era de preocupación ante la caída de contratos de compra y, sobre todo, ante la inseguridad de pago de las mercaderías encargadas... alguien me dijo que este momento es fabuloso para ‘Crédito y Caución’, pues todas las empresas aseguran sus ventas con esa aseguradora a pesar de los altos costes que supone, pero el problema fundamental radica en que CyC no da de paso un gran número de operaciones por entenderlas de riesgo... y yo no entendía... ponerte en manos de una aseguradora a la que le pagas una pasta gansa para que no te autorice un alto porcentaje de tus ventas porque no quieren cubrir esos riesgos... ¿qué seguro es ése?... de todas formas, el personal sonreía con franqueza y me quedaba el regusto de que son gente maja y fiable, gente que trabaja su día a día para sacar un proyecto adelante con demasiadas dificultades.
También noté una inquina general contra el gobierno central, contra su falta de decisión a la hora de tomar medidas... y contra la banca en general... todo el mundo se quejaba de la falta de crédito en apoyo de las pequeñas y medianas tesorerías empresariales, de esa falta de confianza de un sector que ha gozado de la mayor ayuda pública de la Historia con un fin específico [hacer fluir el dinero hacia las familias y las empresas] que no han cumplido ni cumplen. Hay un cabreo extraordinario que alumbra algún movimiento cercano, un cabreo que posiblemente termine en un estallido incontrolable en cualquier momento... no sé cómo ni cuándo.
Y ahora me vuelve a los ojos el cerdito de fibra... y, con él, el matrimonio con un crío en busca de globos y caramelos por los diversos stands, los tipos que vinieron a celebrara a la feria una despedida de soltero y traían al novio desnudito y con un pañalón en el culete, los encuentros políticos de pasillo comentando lo difícil de la situación económica y el ‘éxito’ de la feria, el tipo de la ONCE que en dos horas vendió todos los cupones para el fin de semana, los jubilados con gorra y garrota, las azafatas pasando bandejas de jamón en las horas degustativas... toda una procesión preCorpus sin hombres de musgo, pero con un alto sentido gremial... y la música de Ella W. sonando como si fuera un NODO de la gran depresión americana... el cerdito no se movió de su sitio en toda la tarde... y es que era de fibra, coño.

•••
10:28 horas.
A primera hora me pregunto si sirve de algo mi trabajo e intento contestarme... ¿sirve de algo mi trabajo a los demás?... ¿me sirve a mí de algo mi trabajo?...
Hace un par de años, mi trabajo me servía para comprar comida y ropa, para pagar la luz, el agua y el teléfono, para llenar el depósito de gasolina de mi coche, para ir restándole los cumplidos pellizquitos a mis créditos y para abonar todos y cada uno de los múltiples impuestos a los que estoy obligado como ciudadano... también me servía para invertir poco a poco en nueva maquinaria con la que mejorar la producción de mi empresa y hasta para comprar tabaco... hoy ya solo da para intentar cumplir con los créditos y para ir sujetando los distintos impuestos como pueda... y no es que tenga menos trabajo que antes, que es hasta posible que tenga más... es que la banca ya no cumple su misión de ofrecerme soluciones de ajuste de mi tesorería y me ha dejado sin circulante [¿para qué entonces la banca?... es como si vas a comprar pan a la panadería un día tras otro y los estantes están siempre vacíos, ¿para qué la panadería?... si una de la misiones comerciales de la banca es el préstamo y tú jamás has dejado de devolver uno de esos préstamos en toda tu vida profesional y familiar, y te niegan a machamartillo cualquier solicitud de dinero... ¿para qué la banca?]...
El circulante es una necesidad básica de cualquier empresa, pues es el dinero que hace falta para cubrir los tiempos entre encargos, compras de materias primas y su pagos, producción, entrega de mercaderías y plazos de cobro... me explico más gráficamente:

• X me encarga un trabajo con presupuesto cerrado en 40.000 euros. El tiempo de producción es de 45 días y su realización supone el trabajo de 4 trabajadores en ese tiempo.
• Para realizar el trabajo de X debo adquirir materias primas por valor de 15.000 euros, que debo pagar en 30 días.
• Debo pagar a mis cuatro trabajadores esos 45 días de trabajo y debo hacerlo a mes vencido, lo que me supondrá entregarles 5.000 euros al día uno del mes [cuando lleven 30 días de trabajo, lo que implica que aún no se ha rematado] y otros 2.500 euros al día uno del mes siguiente [el pago de los quince días restantes para rematar el trabajo]... total, 7.500 euros.
• Debo pagar los seguros sociales de mis trabajadores por esos 45 días, que ascenderán a unos 3000 euros [pagados en las mismas fechas que sus nóminas].
• Entrego el trabajo, y mi cliente me paga con un pagaré aceptado a 120 días [es algo normal en estos tiempos], lo que supone que desde que yo he contratado el trabajo con el señor X hasta que lo cobro, han pasado los 45 días de producción más los 120 días del plazo de pago, lo que arroja 165 días en los que debo hacer un desembolso de 15.000 euros de materia prima, 7.500 euros de sueldos y 3.000 euros de Seguridad Social... más el adelanto del IVA [ya que en el justo momento en que emito factura, debo sumarle un 16% al total de la factura, que asciende a 6.400 euros]... es decir que tengo que tener en mi bolsillo 31.900 euros para poder efectuar el trabajo con seguridad y, así, llegar a obtener un beneficio de 8.100 euros [siempre suponiendo que mi cliente sea cumplidor y pague].

Sabiendo que a la vez que se realiza ese trabajo en mi empresa, también se están realizando otros, lo que multiplica el riesgo y la inversión... y conociendo desde hace años a mis clientes, especialmente al señor X, un tipo solvente y cumplidor donde los haya... pues voy al banco en busca de ‘circulante’ el mismo día en que el señor X acepta mi presupuesto y, con el contrato firmado en mano, pido los 31.900 euros que preciso para hacerle el trabajo con el compromiso de pago a los 165 días que tengo que esperar para poder cobrar mis 40.000 euros... el banco me facilita la operación, yo trabajo, entrego la mercancía al señor X y cobro a los 165 días, reponiendo con sus perceptivos intereses el préstamo que se me hizo... ése es el negocio del banco y es también el servicio que yo le demando... pero ese servicio ya no lo da, obligándome a aceptar trabajos con el alto riesgo de no poder soportar económicamente el impás de tiempo que va entre la producción y el pago, llevándome a retrasarme en el pago de las mercaderías, en el pago de nóminas, en el de Seguridad Social o en el de impuestos.
Si en vez de tener un solo trabajo de señor X, tengo la posibilidad de contratar 10 trabajos [algo normal], mi riesgo sin circulante se dispara y puedo colapsarme... pero sería absurdo no atender los pedidos recibidos si ellos aseguran el crecimiento de mi empresa... y es para eso para lo que están los bancos... los panaderos para venderte pan cada vez que lo necesites y los bancos para venderte dinero con interés cada vez que lo precises... es su trabajo el de prestar [con garantías, claro, pero prestar facilitando circulante].
Pues ese tipo de préstamo lo han borrado de un día para otro, produciendo consecuentemente un grave colapso en todas las economías de las pequeñas y medianas empresas, creando un bucle del que cada día resulta más difícil salir.
No hay circulante para quien te sirve las materias primas y exige pago al contado.
No hay circulante para el señor X y pide más comodidad de pago.
No hay circulante para mi empresa y ello me obliga a tener el dinero contante y sonante para trabajar o, sencillamente, dejar de trabajar.

¿Cómo se arregla esto?... de muy mala forma a estas alturas, cuando el Estado le ha inyectado a la banca dinero público a mansalva [exactamente le ha dado 6000 euros por cada uno de los españoles censados... es decir, que cada español ha puesto 6.000 euros de su bolsillo para la banca] con el mandato de que se vuelva a facilitar dinero para el circulante de las empresas y para las familias, y se han quedado con la pasta y no han cumplido ese mandato.

¿Para qué trabajo entonces?, coño, ¿para qué trabajo?

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …