Ir al contenido principal

Entre célibe y mojino...

Imagen de la serie "Me meo en el mundo"
que voy a utilizar en una nueva
línea de camisetas solidarias.
Si quieres participar con un dibujo,
puedes enviármelo a
felipe@lfediciones.com
con buena definición [300 pp mínimo]
y aquí decidimos si lo incluimos
en el catálogo, por supuesto que
poniendo la autoría en la camiseta.
Ando entre célibe y mojino por el trabajo que se me ha acumulado [es decir, que paso más tiempo en soledad del acostumbrado y de vez en cuando me dan arrebatos en los que grito mecagoendioses y putamierdas o me carcajeo sobre la mesa grandona de la imprenta]... diseños de cajas jamoneras, libros [ahora mismo estoy metido en la maquetación de tres volúmenes distintos], carteles y folletos urgentes, movidas para una exposición en Ávila, corregir la última prueba de mi novela [ya están las galeradas en mi mano y no me concentro, coño], hacer las pruebas primeras con la plancha de textil nueva que hemos adquirido con el fin de pillar algo de pericia, atender a visitas de clientes en sábado [hoy van ya cuatro a esta hora y con dos me ha tocado tomar café] y escribir mi intervención en un par de actos para los que me he comprometido... una pasada, coleguitas.
Pero estoy animado, muy animado, porque parece que la nave vuelve a pillar velocidad, y tengo ganas de escribir, de echarle horas a las labores solidarias y a los proyectos nuevos, de tener actividad constante... mi mente vuelve a ser de invierno y va pillando ese estado prêt-à-porter que tanto me gusta, y vuelvo a sentirme algo poeta, porque afloran las flores secas del verano que me entraron por los ojos y quieren hacerse palabras... también tengo cierta angustia positiva [valga la contraposición de términos] en eso de hacer algo con mi vida, una angustia que se mezcla con ganas de hacer con urgencia, y me da que lo estoy consiguiendo, pues el sistema de becas solidarias va funcionando perfectamente y los resultados son inmediatos y visibles en los becados... eso era lo que quería, coño, eso, ver a gente salir del agujero con velocidad, con practicidad y con fuerza... ver que lo que hacemos aquí tiene eco inmediato en aquel allí tan complicado y difícil...
Así que estoy divinamente, acompañado del espíritu mágico de Juan Carlos Martínez Peña [varias coincidencias me tiene absorto... Juan Carlos nació en el mismo año que yo, en 1957 –tengo que enterarme de la fecha exacta-, enredó su vida más verdadera en los materiales menos nobles para buscarles una nobleza superior a la de los materiales nobles... el barro... los objetos descartados y encontrados... lo efímero; era tan par a Aníbal Núñez que me hace pensar en un algo pregeneracional que aún no concreto y sabía perfectamente que ser consiste en hacer y no en estar]... leo y releo sus palabras, me mareo en la danza de sus grafías, aspiro el olor de sus papeles y viajo en las manchas constantes de humedad y pintura que andan desperdigadas por sus documentos como una fauna antigua... y sueño que soy a la vez Carlos, Aníbal y yo mismo... y también Alberto... y me dejo llevar en trazos y en palabras hasta un gozo que casi se troca en físico... vamos, que me corro de gusto, coño.
Ser feliz simplemente consiste en sentirte capaz de difuminar la frontera entre lo tristemente real y lo gozosamente imaginario, en saber netamente que se puede intentar lo que apetezca e intentarlo... y no dejarse caer en una estética cerrada ni en una ideología predeterminada... crear ambas, si es preciso, en un instante, y caminarlas con actitud salvaje.
Ahora me voy a comer, que tengo un hambre feroz... luego vuelvo.

•••

INFORMES SBQ SOBRE GLORIA MEDALI Y MELANIE • BECAS SOLIDARIAS PERÚ
pica en los documentos y podrás verlos en pantalla completa



Comentarios

  1. Hi, nice blog & good post. overall You have beautifully maintained it, you must submit your site for free in this website which really helps to increase your traffic. hope u have a wonderful day & awaiting for more new post. Keep Blogging!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …