Ir al contenido principal

Juan Carlos Martínez Peña... un hombre a secas que me tiene alucinado

Llevo dos semanas metido en la obra de Juan Carlos Martínez Peña con el fin de editar en tiempo récord un memorial que debe presentarse junto a una exposición de su obra en la primera semana de octubre... por lo que se refiere a los materiales de origen, son una verdadera putada para poder desarrollar un trabajo ágil, ya que todo se me pone en contra... imágenes con una carga excesiva de memoria que debo ir reduciendo una por una, textos de mail que no soportan el volcado a Freehand y se pierden las tildes de todas las palabras que las llevan, además de las eñes, lo que me obliga a reescribir; recortes de prensa y catálogos que requieren escaneo y tratamiento de optimización, y multitud de documentos manuscritos que exigen un trabajo parecido al de desencriptar... y todo ello mezclado con una absoluta fascinación por el personaje y por el artista, al que no conocía hasta esta fecha y del que me he quedado absolutamente prendado después de bañarme entre toda su documentación. La sensación que tengo ahora es exactamente igual a la que sentí cuando tuve la enorme suerte de poder visitar la habitación de Aníbal Núñez en Salamanca, pues permanezco totalmente erizado cada vez que tomo alguno de los manuscritos originales que dejó Juan Carlos, manuscritos en los que hay poemas primarios, pero de puro sentimiento y absoluta sensibilidad, cartas no enviadas, palabras de intención y mensajes para una posteridad en la que me da que él no creía demasiado... manuscritos llenos de manchas de tinta y con algunos trazos de dibujo, realizados sobre facturas, trozos sueltos de libretas antiguas, viejos papeles amarillentos, cartulinas secantes... me lo he leído todo, todo [y mira que resulta difícil descifrar un alto tanto por ciento del material], y estoy entrando en la vida de un tipo vital y atormentado, con las ideas nítidas y con una realidad nebulosa, lleno de angustia a veces y de voluntad positiva otras veces, desesperado, dolido, agradecido, triste... un tipo invencible en su voluntad artística y absolutamente vencido en algunos de esos tramos escritos con letra agotada y urgente.
Juan Carlos fue un artista Post-Pop, según él se autonombraba [eso se nota en las pocas críticas que he podido leer sobre su obra, pues todas coinciden en la definición del artista hasta la pura sospecha de que ponían en ellas justo lo que él deseaba que pusieran... circunstancia que se corrobora al leer luego sus escritos más largos sobre el Arte]... y aunque todos lo nombran esencialmente como escultor y le otorgan alta importancia a su statu de precursor de las instalaciones en el difícil mundo artístico sevillano [siempre rancio y reticente a la novedad], a mí me parece que su verdad fundamental era la de un hombre íntegro sobre cualquier otra máscara de lo humano... me alucina el hombre Juan Carlos, porque su halo minimiza con potencia a toda su obra, que no es manca en algunas de sus propuestas y cuenta, sobre todo, con esa dosis crítica e intelectual que me gusta encontrar cada vez que me acerco al Arte.
Después de estas dos jodidas semanas de apreturas y dificultades constantes... e incluso de cabreos magros por el avance lento de un trabajo que precisa velocidad como sea, solo puedo agradecer a Mayca y a Elena que se hayan acordado de mí para hacer este trabajo sobre su hermano... estoy encantado de que me hayan hecho esta putada tan maravillosa, aunque ande sin resuello. Poder entrar en la vida de un tipo tan especial como Juan Carlos, y hacerlo, quizás, con la misma intensidad y la misma urgencia que él vivió y se bebió la vida, es algo realmente impagable... mil gracias, jodías muchachinas.

Comentarios

  1. Gracias Luis Felipe por estar al pie del cañón en una empresa tan comprometida y sometida a presión por la falta de tiempo, pero sobre todo gracias por saber estar, amigo.Animo campeón.

    ResponderEliminar
  2. ¿Crees en la ley de la atracción luis Felipe? Pues si te llegó este trabajo no es más que por cumplir esta ley.
    Este trabajo lo tenias que hacer tu.
    Solo un hombre con sustancia y profundidad puede entender a Carlos, tu le has entendido, como lo entendimos solo unos pocos, y él solo entendió que la vida solo era alma, y como encontró poco en este planeta, deseo migrar a otro, no supo adaptarse y prefirió luchar en otros universos que de este ya estaba aburrido, gracias por tu gran esfuerzo, pero no disimules que como a todo creador seguro que te gustan los retos, y con este has disfrutado, un gran beso Elena Martinez Peña.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…