Ir al contenido principal

Charadas para una oruga.

‘¿Cosiste los lunares en la piel?... ¿a que no? ¿Ves cómo eres?’

COdU no había nacido para coser, claro. Ella no era una mujer normal, ni siquiera se consideraba una mujer, y menos normal. Coser lunares... fíjate tú... coser lunares durante toda la tarde... eso ya lo habría hecho Paul Éluard copiando a Tzara, o quizás Dios en su sexto día creativo... no, ni mucho menos... COdU pensaba siempre en que quería ser la aguja, pero una aguja como un estilete o como un cuchillo traicionero.
•••

Un día de higos, eso quería COdU, un día de higos y orejones amarillos, de mareos después del chaparrón y los paraguas... todo para poder decir con ganas: ‘¡Qué mal está todo, qué mal, coño!’. Porque a COdU no le gusta que algo le parezca bien.

•••
Si una recta... ya la hizo Pitágoras un día de verano. Si una manzana... Newton. Si una frase ingeniosa... me suena de Marcuse o de Tagore. Si un gesto... el mismo de Dalí. Si un silbido... es de Mozart. Si un poema difícil... me suena de Valente...
COdU apenas podía dormir de tanto darle al Sur de cada Norte.

•••
Gruñó mientras miraba el último pecado de Fellini, una peli famosa y acogida por todo ese mundillo de las pelis... y le dolió el sobaco como duelen las muelas navideñas... pensó y supo enseguida que aquello era una estafa en celuloide... luego pensó que no iba a decir nada... es mejor no meterse con los popes.
COdU compró avellanas y caminó comiendo por Pigalle. ‘Comiendo caminando... dos gerundios’, se dijo.

•••
‘¿Es que sé o siento envidia?’... se preguntó en la cama aquella noche de todos los demonios.
‘Si es que sé, debe ser petulante mi postura... si es envidia, quizás sea lo de siempre’.
Soñó con Anasagasti hasta que vino el alba.
COdU sudaba frío.

•••
‘Debiera dedicarme a dar lecciones en el Liceo, que ya va estando de más ir dando ejemplo por las calles’... y se compró una sombra de ojos en Part-Dieu... estaban en oferta.

•••
‘El arte debiera dictarlo yo... ¿por qué no me hacen caso?’.
Aún no sabía COdU que hay varias diletancias y algún punto de vista inexcrutable... tampoco se acordaba del juego singular de descontexto.
Estornudó y una gota de orín manchó sus bragas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…