Ir al contenido principal

No sé reposar...

Os dejo este cuadro, que está sin rematar aún, para que os hagáis una idea de la línea que pretendo exponer.
Ya me diréis si os gusta.

Llegaron Urce y Sol con sus nuevos libritos nuevos, “Puedo empezar así” y “Harto de dar patadas a este bote” [respectivamente editados por ‘Renacimiento’ y ‘De la Luna Libros’], y con saludos ‘Marinos’ emeritenses [ese tipo que edita mi novela nueva –si es que puede llamársele así– y que no hace más que decir que no vamos a vender ni una... ¡ay!, tonto... que dos o tres ya venderemos]. También me llega la noticia agradable de que la presentaré el próximo día cinco de noviembre en Mérida y que me hará la entrada el gran amigo José María Cumbreño, lo que me llena de alegría.
La verdad es que no pude atender demasiado bien a mis amigos, porque llevo todo el fin de semana con un dolor de cabeza insoportable que solo dio para unas cañas y poca conversación [preparar mi próxima exposición me llena de miedos y de malestares, de inseguridad y de trabajo, pues es exactamente igual que el remedo de novela en el que me he metido, una historia sin principio y sin un final que se presente aceptable o, por lo menos, que yo lo sienta digno]. Lo mejor es que mis amigos llegaron mientras estaba trabajando en unos cuadros últimos y dejaron comprado y pagado uno que les gustó [aunque aún no le he dado el remate].
Cuando me meto en un asunto nuevo no sé reposar, y es lo que me está sucediendo con la exposición, que me he metido en faena y tiendo a complicarme la vida en la medida en que voy viendo aparecer las imágenes sobre el cartón [estoy trabajando con cartones gruesos prensados en tamaño grande]... apenas puedo dormir y no veo el momento de tirarme sobre la mesa de trabajo para experimentar, estropear, garabatear, escribir sobre los cuadros, recortar y pegar... es como una droga dura que tiene efectos físicos sobre mí... y me queda poco menos de un mes para rematar mientras siento que lo tengo todo a medias y que no llego.
Por la mañana me vino a buscar Urce a mi estudio y nos subimos a tomar unas cañas a PdT y a charlar un ratito... nos contamos nuestros problemas y nuestras ganas, hablamos de amigos comunes y de proyectos, pusimos sobre la mesa algunos ratitos de literatura y hasta algunas guindillas de política actual... y acompañamos las cervecitas con tapitas de salchicha, lomo y calamares.
A esta hora ya van camino de Madrid y yo estoy como sin ganas, tiraíno, pero con esa picazón de cuadros por hacer que me alucina.
Dejo la escritura y vuelvo al tajo de enredar con cartones y tinta china... y me duele la cabeza... entera... y mira que la tengo grandona.

Comentarios

  1. ¿No presentarás en Badajoz?...aun así intentaremos ir a Mérida.

    Saludos y cuídate del dolor de cabeza!

    ResponderEliminar
  2. No lo sé, amigo Xavi.
    Ya te diré si tengo noticias.

    ResponderEliminar
  3. Nos hubiera encantado acompañarte en Mérida, pero para esa fecha no estaremos en Cáceres.

    Como en el teatro, mucha mierda.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Baila, baila, baila, bailarina...
    (lease con música de ¿Víctor Manuel?)
    Es lo primero que me sugiere tu dibujo. Después, un anagrama de óptica o clínica dental, pero se te reconoce; es muy tuyo, sin duda.
    Venga, campeón, no te dejes abatir y sigue deleitándonos con tus dibus.
    B-sito y abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Pipe:
    También iba un abrazo mío para ti.
    Pero como imagino la noche toledano del Urce y el Marino (yo me tuve que ir al curro muy a mi pesar) se le iría el santo al cielo.

    Te mando un abrazo.

    Y me guardo alguno más para el 5, cuando presentes la novela.

    Nos vemos allí.

    Elías

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…