Ir al contenido principal

No sé reposar...

Os dejo este cuadro, que está sin rematar aún, para que os hagáis una idea de la línea que pretendo exponer.
Ya me diréis si os gusta.

Llegaron Urce y Sol con sus nuevos libritos nuevos, “Puedo empezar así” y “Harto de dar patadas a este bote” [respectivamente editados por ‘Renacimiento’ y ‘De la Luna Libros’], y con saludos ‘Marinos’ emeritenses [ese tipo que edita mi novela nueva –si es que puede llamársele así– y que no hace más que decir que no vamos a vender ni una... ¡ay!, tonto... que dos o tres ya venderemos]. También me llega la noticia agradable de que la presentaré el próximo día cinco de noviembre en Mérida y que me hará la entrada el gran amigo José María Cumbreño, lo que me llena de alegría.
La verdad es que no pude atender demasiado bien a mis amigos, porque llevo todo el fin de semana con un dolor de cabeza insoportable que solo dio para unas cañas y poca conversación [preparar mi próxima exposición me llena de miedos y de malestares, de inseguridad y de trabajo, pues es exactamente igual que el remedo de novela en el que me he metido, una historia sin principio y sin un final que se presente aceptable o, por lo menos, que yo lo sienta digno]. Lo mejor es que mis amigos llegaron mientras estaba trabajando en unos cuadros últimos y dejaron comprado y pagado uno que les gustó [aunque aún no le he dado el remate].
Cuando me meto en un asunto nuevo no sé reposar, y es lo que me está sucediendo con la exposición, que me he metido en faena y tiendo a complicarme la vida en la medida en que voy viendo aparecer las imágenes sobre el cartón [estoy trabajando con cartones gruesos prensados en tamaño grande]... apenas puedo dormir y no veo el momento de tirarme sobre la mesa de trabajo para experimentar, estropear, garabatear, escribir sobre los cuadros, recortar y pegar... es como una droga dura que tiene efectos físicos sobre mí... y me queda poco menos de un mes para rematar mientras siento que lo tengo todo a medias y que no llego.
Por la mañana me vino a buscar Urce a mi estudio y nos subimos a tomar unas cañas a PdT y a charlar un ratito... nos contamos nuestros problemas y nuestras ganas, hablamos de amigos comunes y de proyectos, pusimos sobre la mesa algunos ratitos de literatura y hasta algunas guindillas de política actual... y acompañamos las cervecitas con tapitas de salchicha, lomo y calamares.
A esta hora ya van camino de Madrid y yo estoy como sin ganas, tiraíno, pero con esa picazón de cuadros por hacer que me alucina.
Dejo la escritura y vuelvo al tajo de enredar con cartones y tinta china... y me duele la cabeza... entera... y mira que la tengo grandona.

Comentarios

  1. ¿No presentarás en Badajoz?...aun así intentaremos ir a Mérida.

    Saludos y cuídate del dolor de cabeza!

    ResponderEliminar
  2. No lo sé, amigo Xavi.
    Ya te diré si tengo noticias.

    ResponderEliminar
  3. Nos hubiera encantado acompañarte en Mérida, pero para esa fecha no estaremos en Cáceres.

    Como en el teatro, mucha mierda.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Baila, baila, baila, bailarina...
    (lease con música de ¿Víctor Manuel?)
    Es lo primero que me sugiere tu dibujo. Después, un anagrama de óptica o clínica dental, pero se te reconoce; es muy tuyo, sin duda.
    Venga, campeón, no te dejes abatir y sigue deleitándonos con tus dibus.
    B-sito y abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Pipe:
    También iba un abrazo mío para ti.
    Pero como imagino la noche toledano del Urce y el Marino (yo me tuve que ir al curro muy a mi pesar) se le iría el santo al cielo.

    Te mando un abrazo.

    Y me guardo alguno más para el 5, cuando presentes la novela.

    Nos vemos allí.

    Elías

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…