Ir al contenido principal

"La velada de Benicarló"


Manuel Azaña, al que se le puede tildar como se quiera, pero nunca de ‘no saber’, escribió en su libro “La velada de Benicarló” [un título que recomiendo vivamente a pesar de que su formato es el de una obra de teatro y no resulta muy fácil su lectura] las palabras más lúcidas que he leído sobre el pensamiento político español... “Esta guerra no sirve para nada. No resuelve nada. Concluida, subsistirán los móviles que la han desencadenado, y las cuestiones de orden nacional que se han querido solventar a cañonazos, reaparecerán entre los escombros y los montones de muertos”... “Se muere tontamente, sin saber por qué... La Historia es una acción estúpida. Ajena, cuando no contra la inteligencia humana. El hombre lo comprueba, lo padece y no puede más. Tal es la grandeza de su destino, según dicen. Eso nos diferencia de una caña. Como no hay remedio, me forjo una moral adecuada a la quiebra de mi humanidad y recito mi papel hasta la última sílaba.”...
Confieso que leí este libro en días duros y sensibles en los que tuvo mucho que ver el antes familiar y el ahora social y económico golpeándome duro, pero no creo que esa circunstancia tuviese algo que ver para que mi consideración de la obra y de su autor sea la que es: uno de los mejores libros que he tenido en mis manos y que me ha mostrado a un intelectual cabal y con un conocimiento extraordinario sobre la calidad real del hombre y sus miserias.
Traigo hoy aquí este texto [y fundamentalmente el primer párrafo que he citado, entresacado de la obra] porque es cierto que las cuestiones de orden nacional que se quisieron solventar a cañonazos, reaparecieron entre los escombros y los montones de muertos. España sigue siendo un país profundamente divido a pesar de los grandes avances traídos en los últimos decenios por el periodo democrático. Aún subyacen en los ciudadanos españoles posturas que se llevan a términos de odio visceral en vez de al necesario debate intelectual y político en el que modelar alguna postura de unidad y una definición consensuada y tranquila de lo que queremos ser y hacia dónde queremos ir... y todo ha venido a complicarse con el mandato global de los mercados y la internacionalización de cualquier cosa que posea un valor intrínseco y sea susceptible de sufrir un valor añadido [hablo del Capitalismo, claro]... políticos que antes de poner en su criterio la idea de país con una destacada mirada de humanismo, atienden a intereses externos y particulares [cuando digo ‘particulares’, hablo de intereses individuales, intereses de clase, intereses de mercado e intereses de poder], no sonrojándose en el juego de conseguir que la comunidad de su gestión pierda derechos si eso sirve a sus intereses externos y particulares. Y es una cuestión de orden, porque la solución está en una cuestión de orden, en ordenar la lista con las prioridades comunes y ponerla en valor... es tan fácil, en un solucionario de tono bíblico/evangélico, como poner sobre el papel distintas opciones [¿prefieres el enriquecimiento común o el enriquecimiento personal?, ¿la paz y la libertad con menos o el conflicto con más?, ¿el poder de todos o el poder de algunos?, ¿la igualdad sin prevalencia o la diferencia con beneficio para el más listo y el mejor formado?...], valorarlas y colocárselas a nuestra clase política [y también a cada uno de nosotros] a ver si las aguantan... a la primera de cambio se les caerán a todos los palos del sombrajo...
El asunto es peliagudo en un mundo artificialmente complejo [digo ‘artificialmente’ porque la complejidad es exactamente la trampa que nos pone el sistema para parecer intocable], porque las soluciones ya parece que no están en manos de la gente común [los más, los que debiéramos decidir a una nuestro futuro en grupo], sino que acampan en los predios de unos pocos capaces de mover sus hilos hechos de papel moneda... y he dicho ‘artificialmente complejo’ donde tendría que decir ‘naturalmente simple’, pues todo es tan fácil como tomar cada uno [y todos a la vez] la decisión individual de romper el sistema para cambiarlo... algo tan fácil como reclamar el día uno del mes entrante cualquier cantidad nuestra que esté ingresada en algún banco y retirarla al completo como castigo a la gestión nefasta que hacen del resultado económico de nuestro trabajo personal... algo tan fácil como negarse a la fiscalidad hasta que cambien el rumbo, dialoguen y se entiendan [dejar de pagar la Seguridad Social y los impuestos clásicos colapsaría el sistema a la primera de cambio]... ¿qué podría suceder?... pues con la primera acción caerían las bolsas en picado y quienes ahora mueven a su gusto los mercados perderían todo el valor de sus potencias y no serían ya capaces de modular el sentido de la economía y las políticas nacionales, lo que volvería a dar protagonismo a quienes realmente lo deben tener, los ciudadanos... y con la segunda acción se obligaría a las instituciones a doblarse a las necesidades reales de sus gestionados y, sobre todo, a valorar su responsabilidad como dirigentes y a volver al camino del diálogo social como base fundamental de los estados.
Sé que mis premisas son simplistas y se pueden tachar de infantiles, pero me da en la nariz que la solución viene por ahí y que tarde o temprano tendremos que tomar la dura decisión de tomar las riendas y acabar con todo este dislate de números irreales que hacen que el dinero de todos este en manos de unos pocos.
Leer a Manuel Azaña es verdaderamente mágico y alumbra una lucidez extraordinaria sobre algunos conceptos puros que han venido siendo modificados sibilinamente por quienes ostentan el poder para mantenerlo por los siglos. El adormecimiento de las masas y la sumisión de sus representantes nacionales [económicos, políticos, culturales...] es su victoria constante.
Vaya.


La velada en Benicarló
Manuel Azaña
Diálogo de la guerra de España


Selecciones Castalia 0
Edición de Manuel Aragón
302 págs. 14,5 x 21,5 cm. 
ISBN 978-84-9740-158-6

Comentarios

  1. Echaba de menos a Luis Felipe escritor, tenemos un mes para disfrutar a Luis Felipe artista en "Notesalves". Todo un lujo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …