Ir al contenido principal

Una reseña (gracias)

QUE YO SOY NORMAL
Luis Felipe Comendador
Mérida, De la luna libros, 2010, 295 págs.

Director de la editora independiente lf ediciones, Luis Felipe Comendador (Béjar, 1957) es poeta de amplia trayectoria reconocida con prestigiosos galardones, entre los que se cuentan el “Gabriel Celaya”, el premio internacional “Tardor”, el “Rafael Morales”, el “Rafael Alberti” o el “Ciudad de Mérida”. En 2003 resultó finalista del Premio Nacional de Poesía con su poemario Travelling (2003), pero Comendador también ha cultivado la narración corta (Angelitos negros, 1997, y Formol con Havana 7, 2003) y la novela (Nos vemos en el cielo, 1998, y El tipo de las cuatro, 1999).
Ahora la editorial emeritense De la luna libros (que ya había editado Personajes en busca de lector, 2002, Formol con Havana 7, 2003, y Con la muerte en los talones, 2004), publica Que yo soy normal, una narración definida en el texto de contraportada como “un tratado completo de filosofía intrascendente, una clase caótica de estilo literario, un ensayo mellado sobre una vida hecha, un juego entre la memoria real y la memoria inventada” o un poco más adelante como “dos novelas cortas y un diario mal mezclados”.
La primera de estas novelas cortas, la que abre la obra, lleva por título Yo había tenido siempre ganas de una moto y resulta el texto más accesible. En ella un clarividente narrador relata los pormenores de su vida en el interior de un manicomio asediado por la vigilancia martirizante de una monja y de un par de siquiatras, además de remontarse a recuerdos de su infancia (la obsesión juvenil por una moto, su abuela, su amigo Gerardo, sus aventuras amorosas con Lucía y Gabriela, el recuerdo de una joven suicida que no quiere relatar...) y las razones puntuales que lo han llevado a ese confinamiento.
Diario desde el manicomio es, como se indica, coetáneo a la narración anterior y contiene lúcidas anotaciones de tema diverso pero que en su conjunto reflejan las más profundas preocupaciones del poeta: ¿cuál es la esencia del lenguaje lírico?, ¿cuándo las palabras “pluma”, “mano” o “papel” son poéticas?, ¿existe lo abstracto?, ¿qué tipo de bellezas hay y cuál es su caducidad, su forma de disolverse?... hasta concluir que reflexionar sobre poesía equivale a pensar la propia vida en toda su complejidad.
El hombre Burberry’s, que recuerda en su construcción al “Un soneto me manda hacer Violante” de Lope de Vega, es una especie de diario de escritor novel, de tono humorístico, que ha comenzado una novela “cojonuda”, pero que cambia constantemente de protagonista (profesor de instituto, soldado, tipo solitario y anónimo, emprendedor, escritor...), de entorno (sótanos, entornos privilegiados, mundo de la bohemia, de la empresa...)... Todo son indecisiones en los inicios de una obra "maestra” (“qué nervios qué nervios estoy trabando mi primera novela”), pues cualquier opción en el arranque tiene unas implicaciones posteriores con frecuencia indeseables. La paradoja se halla en la casi imposibilidad de iniciar una narración debido precisamente al vasto número de posibilidades con las que cuenta, el humor nace de la seguridad en sí mismo de un narrador indeciso ante las cuestiones más elementales, por primarias, de cualquier narración. El desenlace confirma cómo el narrador no ha podido pasar de los prolegómenos: “no puedo, no puedo, no puedo”.
Los tres textos, al fin, admitirían el epígrafe que los engloba y que niega, con su insistencia (Que yo soy normal), su propia formulación mediante esa expresión coloquial tozuda de quien es consciente de su propia “anormalidad” y que abarca, como hemos visto, a un loco lúcido, a un poeta ensimismado en el lenguaje y a un narrador que porfía en un empeño baldío, como figuras desdobladas de un solo creador pues cada uno de ellos podría decir conciliadoramente: “... que somos el mismo tipo, viejo, que esta conversación es entre yo y yo, ¿no entiendes?”.

Texto publicado en "Notas al margen" [hoy.es] por Manuel Simón Viola.

Manuel Simón Viola (La Codosera, 1955) es doctor en Filología Hispánica y profesor de enseñanza media. Estudioso de la literatura contemporánea, se ha encargado de estudios de conjunto, antologías y ediciones críticas de autores extremeños.


Comentarios

  1. Hoy por fin acabé tu novela.
    Tengo esbozada mi "crítica" que te haré llegar en cuanto la acabe.
    Y felicidades por el premio de la casaca rusa esa, o tibetana, no tengo ni idea de lo que es pero si te hace ilu, pues eso, felicidades. Un consejillo: no vayas con la casaca puesta por Béjar porque es la puntilla que les falta a algunos para tacharte de rarito.
    Soy Adu (si me deja la cosa esta subirlo).
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …