Ir al contenido principal

Apuntes de mi cuaderno.


De un buen pesimista se aprende muchísimo... yo conozco a varios.

La piedad exige tanta mierda a su alrededor...

Solemos despreciar las funciones vitales para darle importancia a los absurdos espirituales y eso nos lleva a una humanidad de hombres confundidos en los que Dios o el Arte son más importantes que comer o ir al baño [oyendo hablar a un tipo después de una lectura pública de Miguel Hernández].

La moderación a veces es la peor de las máscaras, pues le hace daño a uno mismo [mirando una exposición en el Casino Obrero de Béjar].

Todo es relativo... menos la ‘semana fantástica’ de ‘El Corte Inglés” [en Salamanca, comiendo un bocata de calamares junto a la estación de autobuses].

El Arte triunfa cuando hay quien le puede sacar partido económico... inclúyase en el término ‘Arte’ a la Literatura [leyendo en el baño una entrevista de ‘El País’ a Vargas Llosa].

Dejar de creer en algo siempre nos lleva a intentar destruirlo... y me parece bien.

En política, resolver un problema consiste simplemente en ponerle sombra con otros problemas [escuchando a Rosa Díez por la radio].

¿Por qué pensará tanta gente que somos aburridos? [pensando en mi amigo Diego durante el café de las tres].

El profesor es un intermediario del saber... en la intermediación siempre se pierde.

Vales exactamente lo que vale tu capacidad de improvisar... el hombre debe ser acción e improvisación [haciendo patatas rellenas en la cocina de mi casa].

‘Suele suceder que el lector no está a la altura intelectual del escritor y por eso no es capaz de acceder a las múltiples capas de sus escritos, con el consiguiente desastre para ambos’ [Gonzalo Torrente Ballester en “la 2” de TVE]... sucede tantas veces lo contrario y con el mismo resultado...

Los aduladores siempre guardan puñales... cuídate de ellos.

Comer es verdaderamente importante para todo... pensar no lo es tanto.

Leer termina siendo lo más nefasto para quien desea escribir.

Media vida para esconder todas tus debilidades y un montón de páginas para contarlas como si fueran las de otro... la novela de siempre [pensando en Vargas Llosa mientras leo el Laocoonte de Lessing].

Mientras escribo, pesan sobre mi conciencia todos los hombres que están trabajando en lo que no les gusta... y es que yo me divierto.

¿Qué me seduce?... creo que principalmente la muerte, a la que imagino femenina y de una belleza rara... también ir al baño con regularidad.

Si lograse escribir ‘sin pasado’, ya no tendría más que decir [leyendo a Nietzsche en mi estudio... sobre la genialidad de Haydn].

Comentarios

  1. Eres GENIAL. Uy! Ya se me ha visto el puñal que guardo en el bolsillo.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …