Ir al contenido principal

Apuntes de mi cuaderno.


De un buen pesimista se aprende muchísimo... yo conozco a varios.

La piedad exige tanta mierda a su alrededor...

Solemos despreciar las funciones vitales para darle importancia a los absurdos espirituales y eso nos lleva a una humanidad de hombres confundidos en los que Dios o el Arte son más importantes que comer o ir al baño [oyendo hablar a un tipo después de una lectura pública de Miguel Hernández].

La moderación a veces es la peor de las máscaras, pues le hace daño a uno mismo [mirando una exposición en el Casino Obrero de Béjar].

Todo es relativo... menos la ‘semana fantástica’ de ‘El Corte Inglés” [en Salamanca, comiendo un bocata de calamares junto a la estación de autobuses].

El Arte triunfa cuando hay quien le puede sacar partido económico... inclúyase en el término ‘Arte’ a la Literatura [leyendo en el baño una entrevista de ‘El País’ a Vargas Llosa].

Dejar de creer en algo siempre nos lleva a intentar destruirlo... y me parece bien.

En política, resolver un problema consiste simplemente en ponerle sombra con otros problemas [escuchando a Rosa Díez por la radio].

¿Por qué pensará tanta gente que somos aburridos? [pensando en mi amigo Diego durante el café de las tres].

El profesor es un intermediario del saber... en la intermediación siempre se pierde.

Vales exactamente lo que vale tu capacidad de improvisar... el hombre debe ser acción e improvisación [haciendo patatas rellenas en la cocina de mi casa].

‘Suele suceder que el lector no está a la altura intelectual del escritor y por eso no es capaz de acceder a las múltiples capas de sus escritos, con el consiguiente desastre para ambos’ [Gonzalo Torrente Ballester en “la 2” de TVE]... sucede tantas veces lo contrario y con el mismo resultado...

Los aduladores siempre guardan puñales... cuídate de ellos.

Comer es verdaderamente importante para todo... pensar no lo es tanto.

Leer termina siendo lo más nefasto para quien desea escribir.

Media vida para esconder todas tus debilidades y un montón de páginas para contarlas como si fueran las de otro... la novela de siempre [pensando en Vargas Llosa mientras leo el Laocoonte de Lessing].

Mientras escribo, pesan sobre mi conciencia todos los hombres que están trabajando en lo que no les gusta... y es que yo me divierto.

¿Qué me seduce?... creo que principalmente la muerte, a la que imagino femenina y de una belleza rara... también ir al baño con regularidad.

Si lograse escribir ‘sin pasado’, ya no tendría más que decir [leyendo a Nietzsche en mi estudio... sobre la genialidad de Haydn].

Comentarios

  1. Eres GENIAL. Uy! Ya se me ha visto el puñal que guardo en el bolsillo.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…