Ir al contenido principal

Ideologías.


No entiendo el mundo sin ideologías y menos a un hombre que las niegue, aunque deserte constantemente de algunos de sus procesos de implantación y de mantenimiento, como son la propaganda y la ‘fidelidad obligatoria’ [ésa que no admite discusión ni crítica]. Las ideologías son sistemas que aúnan valores, costumbres y creencias de un grupo humano, conformándose en una retórica con la que hacer practicable, mejor o peor [que también las hay de ese calado] el ámbito social en el que convivimos... lo más deleznable aparece cuando se busca persuadir sin entrar en razones y sin buscar el conocimiento exacto de quien recibe la información ideológica, buscando adoctrinamiento puro y duro, agitación sin razones y subversión sin un control de la razón.
A mí me gusta saber y poder discutir... saber contra qué adversario me enfrento [y contra el que lucha mi ideología] y aprender a diferenciarme netamente de él para poder explicarme con razón [no me valen, por tanto, los slogan como absurdo de la simplificación ideológica]... conocer las bases de partida en profundidad y desde ella establecer criterios con quienes tiene cercanía ideológica, y estar en un constante debate que capacite a quienes piensan como yo, y a mí mismo, a implantar nuevas ideas capaces de propiciar avances en el mundo del hombre.
El mayor cabreo surge cuando, conociendo mi ubicación ideológica, soy testigo diario de lo que hacen con ella quienes falsamente la abanderan en las tribunas, amparados en un sistema extrañamente democrático que les concede poder de acción, pero no les somete a un examen constante que tenga el poder inmediato de incapacitarlos... cuando soy testigo diario de sus ‘soluciones para imbéciles’ orquestadas en campañas constantes en las que la facilidad del discurso deja vacío de contenido todo el proceso intelectual elaborado por el pensamiento de muchos hombres válidos... y que esos mismos tipos sean capaces de pedir fidelidad a sus cercanos en pensamiento, llegando a trabajar con el temible reflejo condicionado [hacer coincidir las necesidades a corto plazo del ciudadano con los objetivos ideológicos] más que con las bases ideológicas irrenunciables sobre las que se construyen las sociedades más justas... Goebbels era un maestro en esta forma de hacer [que no es ni más ni menos que la forma de hacer que utilizan hoy quienes dominan los mercados]:


  1. Se genera confianza y se propician y amparan crecimientos individuales y colectivos.
  2. Cuando el ciudadano está confiado, se le ponen reparos y se le culpa de incapacidad.
  3. Cuando el ciudadano admite una incapacidad, se recortan sin problema sus derechos.

Y en eso estamos otra vez, pero ahora con más sofisticados medios de marketing para hacernos beber con gusto litros y litros de propaganda bajo cuatro o cinco normas fundamentales que hablan de la imbecilidad general... utilizar frases cortas, no comprometerse a nada, dominar los medios de masas para dejar mensajes subliminales constantes y mostrarse siempre amables [es decir, que nadie sepa de qué va cada uno de los candidatos a dirigirnos, para qué utilizará el poder... y, ni mucho menos, cuál es su verdadera ideología].
¿Pero es que es tan difícil explicar públicamente de dónde venimos y hacia dónde queremos ir... y cómo vamos a hacerlo... es tan difícil explicar cuáles son nuestros valores irrenunciables y luchar por ellos con encono...? El triste resultado es este camino abierto hacia aquella idea de Orwell en la que convivían un Ministerio de la Abundancia desde el que tener al pueblo entero al borde de la subsistencia por medio de un racionamiento cabrón, un Ministerio de la Paz trabajando con encono por mantener un constante estado de excepción, un Ministerio del Amor especializado en la tortura y todas sus formas o un Ministerio de la Verdad cuya misión constante era conseguir que el pasado coincidiera totalmente con la versión oficial de la Historia... y una policía del pensamiento... sí, el Gran Hermano, ese lugar ‘idílico’ de cuatro poderosos al que nos intentan llevar a todos con más fuerza que nunca.
Necesitamos que comiencen a caminar con fuerza las ideologías, y que pasen de boca en boca, pues los medios ya no son fiables [si es que alguna vez lo fueron], que impregnen a cada uno de los individuos y crezcan como una ola liberadora capaz de borrar de la faz de la Tierra a todos los que ven al hombre como un juego fácil.
¿Pero es que no os dais cuenta de lo que están haciendo?...
Tenemos en nuestras manos las soluciones... pero es tan fácil seguir los caminos marcados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …