Ir al contenido principal

Aires de cambio y una visita de Aisha.

Pensando esta mañana en la prerrevolución árabe, visualicé por enésima vez "Casablanca".

Pensando esta mañana en el decurso de los países árabes a partir de los últimos acontecimientos en Egipto, Argelia y Túnez, me entra una enorme curiosidad por saber hacia dónde va a llevar todo este espíritu prerrevolucionario y me hago algunas preguntas:
Si yo fuera un árabe formado... ¿querría que el sistema de mi país fuera occidentalizado?... es decir, ¿adjuraría de mi cultura y de mi impronta religiosa o filosófica a cambio del pretendido bienestar del capitalismo occidental?... ¿sería capaz de poner en valor los bienes propios –muchos de ellos usurpados por occidente– en un sistema particular, nuevo y adecuado a las raíces culturales y al poso islámico, con voluntad positiva de desarrollo y sin caer en la negación social que siempre suponen los nacionalismos y los islamismos radicales?... ¿habría lugar en un nuevo status quo a la implantación de un pensamiento árabe moderno capaz de convivir pacíficamente con el resto del mundo y, sobre todo, capaz de propiciar bienestar, modernidad y avance a toda la masa ciudadana afectada?... ¿cómo se evitarían las masivas posturas irracionales basadas en el integrismo... existe capacidad para controlar ese poso terrible?
A mí, desde este corto entender de pueblito chico, me parece que es posible, aunque sí muy dificultoso, crear una idea de progreso factible basada en la cultura musulmana... y creo que es dificultoso, primero, por la constante intervención de occidente en estos países llenos de intereses en base a sus materias primas y a su posición estratégica fundamental para el funcionamiento ‘correcto’ de las políticas capitalistas del primer mundo... y, luego, por la vivida humillación secular de todos esos pueblos, fruto de la usurpación externa e interna por las fieras diversas que han venido marcando su paso y su ser.
Todo pasaría por revisar en un plano general y compartido todo lo sucedido hasta ahora y hacer un mapa minucioso del descontento, tomándolo como punto de partida para una sólida propuesta ideológica capaz de solventar toda la locura nihilista y descubrir a la masa social su capacidad de crecimiento y desarrollo en un ámbito propio y culturalmente familiar, tomando posesión y uso de sus valores y de sus pertenencias y teniendo responsabilidad de gestión de las mismas.
Este proceso cambiaría cualitativamente demasiados parámetros del mundo occidental y haría entrar en conflicto al actual ideario de paso del primer mundo consigo mismo y con el nuevo proceso.
La difícil misión, en todo caso, consistiría en eliminar las autocracias [es el proceso en el que se mueve ahora el asunto] como primera opción de salida, y posteriormente tomar el verdadero poder del pueblo con la capacidad de salirse pacíficamente de la abrumadora intervención del capitalismo exterior tomando los mando políticos y económicos de su propio futuro.
Se mire por donde se mire, el problema se presenta peliagudo, tanto para quienes lo viven y padecen en primera persona, como para quienes lo miramos con la cómoda distancia sin detenernos a pensar en ese efecto mariposa que va a afectarnos de inmediato con cualquier leve cambio hacia un lugar u otro de la balanza.
Nuestra misión [me refiero a la misión de occidente con respecto a este cambio en marcha] debe estar cargada de generosidad y de colaboración [nunca de intervención], propiciando un desarrollo autónomo y sostenido con el consecuente de un pluralismo real que facilite las prácticas políticas que lleven a la participación de todos en la toma de decisiones y vaya acercando a las sociedades árabes a unas cuotas de igualdad en derechos y obligaciones que den legitimidad al proceso.
Y el deseo de que haya suerte, pues se va a necesitar, y mucha.

Y en este punto llegó Aisha y se me acabaron las ganitas de darle vueltas a este asunto tan peliagudo.




Comentarios

  1. Qué rebonita Aisha, se parece mucho a una muñeca que yo tenía hace unos cincuenta años, está de mordisquito.
    Milú, te comes el coco con casi las mismas cosas que yo. No creo que ser islámico sea peor ni mejor que ser cristiano, la cosa es ser moderado y tolerante y eso se puede ser dentro de cualquier credo. E incluso dentro del cualquier descredo.
    ¿Efecto dominó? Lo parece.
    ¿Efecto mariposa? Me acabas de iluminar sobre su significado.
    Vivimos un momento histórico. Claro que, bien pensado, todo momento es histórico.
    Seguiremos comiéndonos el tarro para nada, solo porque nos gusta hacerlo.
    Continuará...

    ResponderEliminar
  2. En la tercera foto te mira como a un real abuelo, que estuviera diciéndole:"Aïsha, Aïsha, regarde-moi..." Es preciosa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…