Ir al contenido principal

De boda lomográfica...


Ayer

Me toca boda, que se casan Javilín y la almendrerilla, dos históricos oenegeros bejaranos a los que conocí de chiquitillos [a Javi le medio enseñé a jugar a basket, y lo hizo con verdadero provecho... convirtiéndose en el jugador que mejor sacaba partido a la salida al contrataque a partir de mi ‘palanca’, un lanzamiento curvo y largo que aprendí de Arvydas Sabonis y que me salía magnífico... y a Raquel me la trajo Juanito en una de sus locuras extraordinarias relacionadas con la cooperación internacional] y a los que he visto crecer, mezclarse y quererse durante una buena pila de años, y estoy realmente feliz de ver cómo el lazo que fue creciendo bien cerquita de mí se va cerrando con esa cosa maravillosa que se ve en los ojos de quienes aman... así que otra vez al rito bejarano de la boda [la última a la que asistí fue a la de You y Sandrita... que me ha dejado a una nieta putativa hermosa y sonriente, mi Aisha].
Las bodas bejaranas son todo un acontecimiento festivo con un grueso trazo económico que viene dejando a dos velas a los invitados, pero es la costumbre y parece que hay que seguirla, sobre todo si quienes se desposan son amigos de verdad y gente a la que quieres desde hace muchos años [todo a pesar de que no están los tiempos para dispendios]... se come, se ríe, se bebe y se baila hasta el agotamiento.
Y eso, que son las cuatro de la tarde ahora mismito y me voy de boda a un pueblito cercano con cierta intención estética, que me llevo mi cámara y quiero buscarle las cosquillas al asunto con cierto punto ‘Lomo’ [que el programita que me ha facilitado Hugo para jugar a las fotos de cuando chico me tiene flipao].

Hoy

Pasé el trago con verdadero gozo, pues estar entre mis amigos de siempre y recuperar a algunos a los que hacía un montón de años que no veía, es una verdadera gozada... eso sin contar la felicidad de Raquelilla y Javi y el gracejo constante de Mario inaugurándose como suegro [es un tipo al que cada día aprecio más por su naturalidad ante cualquier circunstancia].
Viaje hasta Navamorales acompañado de Juanito y la niña Alquitara, que iba de puntita en blanco para ocasión, y nada más entrar al pueblo vimos la algarabía bodera de los acontecimientos tradicionales en los pueblos de por aquí... un montón de gente agrupada en casa de la novia y la familia del novio caminando en procesión hasta ella... encuentro de los novios y recorrido simpatiquísimo –y lleno de anécdotas– hasta la entrada de la iglesia en la plaza del pueblo –el frío era grande y todos llevábamos caritas de invierno, pero colmadas todas de esa alegría lógica del momento–. Yo aproveché para ir tomando unas fotos con encuadres raros con la intención de lomografiarlas y para reírme un montón según me iba encontrando con los múltiples colegas que asistieron. Cuando llegaron los novios a la iglesia aproveché a escaparme un ratillo por el pueblo para buscar imágenes –los no miseros somos así... y hay bastantes, je, que el pueblo se llenó de paseantes y el bar se puso a tope–. Realicé unas tomas chulas y luego me acerqué hasta el bar del pueblo, donde me pusieron un café de puchero delicioso –hacía años que no pillaba un café tan rico– y vi cómo mi Aisha merendaba su potito como una fiera –come mi chica como una búfala, que así la llama mi You cuando la ve comer–... y corriendo a ver la salidita de los novios... tracas, fuegos artificiales, arroz, papelitos de colores y abrazos por doquier... y de allí hasta Béjar para comer y beber a lo grande, para reírnos juntos en la mesa de amigos y pasarlo estupendamente, que Mario se portó ofreciendo un banquete lleno de sorpresas y de manjares deliciosos... y que me retiré pronto porque me conozco y estas salidas de mi normalidad me tienen luego un par de semanas destrozado.
Fue un día realmente magnífico.
Felicidades a Raquel y Javi... y mis mejores deseos para su futuro.

EXPERIMENTO 'LOMO'





















































Comentarios

  1. magníficas fotos, auguro montajes artísticos con ese material. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Las fotos de puertas y madera son espectaculares, ¡cómo me gustan!

    ResponderEliminar
  3. Impresionado por el tono de las fotos, me gustaría saber el programa para un proyecto mío sobre Béjar.

    ResponderEliminar
  4. Javier, el programita se llama Toycamera y es muy sencillo de manejar... espero que hagas cosas chulas con él.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…