Ir al contenido principal

De boda lomográfica...


Ayer

Me toca boda, que se casan Javilín y la almendrerilla, dos históricos oenegeros bejaranos a los que conocí de chiquitillos [a Javi le medio enseñé a jugar a basket, y lo hizo con verdadero provecho... convirtiéndose en el jugador que mejor sacaba partido a la salida al contrataque a partir de mi ‘palanca’, un lanzamiento curvo y largo que aprendí de Arvydas Sabonis y que me salía magnífico... y a Raquel me la trajo Juanito en una de sus locuras extraordinarias relacionadas con la cooperación internacional] y a los que he visto crecer, mezclarse y quererse durante una buena pila de años, y estoy realmente feliz de ver cómo el lazo que fue creciendo bien cerquita de mí se va cerrando con esa cosa maravillosa que se ve en los ojos de quienes aman... así que otra vez al rito bejarano de la boda [la última a la que asistí fue a la de You y Sandrita... que me ha dejado a una nieta putativa hermosa y sonriente, mi Aisha].
Las bodas bejaranas son todo un acontecimiento festivo con un grueso trazo económico que viene dejando a dos velas a los invitados, pero es la costumbre y parece que hay que seguirla, sobre todo si quienes se desposan son amigos de verdad y gente a la que quieres desde hace muchos años [todo a pesar de que no están los tiempos para dispendios]... se come, se ríe, se bebe y se baila hasta el agotamiento.
Y eso, que son las cuatro de la tarde ahora mismito y me voy de boda a un pueblito cercano con cierta intención estética, que me llevo mi cámara y quiero buscarle las cosquillas al asunto con cierto punto ‘Lomo’ [que el programita que me ha facilitado Hugo para jugar a las fotos de cuando chico me tiene flipao].

Hoy

Pasé el trago con verdadero gozo, pues estar entre mis amigos de siempre y recuperar a algunos a los que hacía un montón de años que no veía, es una verdadera gozada... eso sin contar la felicidad de Raquelilla y Javi y el gracejo constante de Mario inaugurándose como suegro [es un tipo al que cada día aprecio más por su naturalidad ante cualquier circunstancia].
Viaje hasta Navamorales acompañado de Juanito y la niña Alquitara, que iba de puntita en blanco para ocasión, y nada más entrar al pueblo vimos la algarabía bodera de los acontecimientos tradicionales en los pueblos de por aquí... un montón de gente agrupada en casa de la novia y la familia del novio caminando en procesión hasta ella... encuentro de los novios y recorrido simpatiquísimo –y lleno de anécdotas– hasta la entrada de la iglesia en la plaza del pueblo –el frío era grande y todos llevábamos caritas de invierno, pero colmadas todas de esa alegría lógica del momento–. Yo aproveché para ir tomando unas fotos con encuadres raros con la intención de lomografiarlas y para reírme un montón según me iba encontrando con los múltiples colegas que asistieron. Cuando llegaron los novios a la iglesia aproveché a escaparme un ratillo por el pueblo para buscar imágenes –los no miseros somos así... y hay bastantes, je, que el pueblo se llenó de paseantes y el bar se puso a tope–. Realicé unas tomas chulas y luego me acerqué hasta el bar del pueblo, donde me pusieron un café de puchero delicioso –hacía años que no pillaba un café tan rico– y vi cómo mi Aisha merendaba su potito como una fiera –come mi chica como una búfala, que así la llama mi You cuando la ve comer–... y corriendo a ver la salidita de los novios... tracas, fuegos artificiales, arroz, papelitos de colores y abrazos por doquier... y de allí hasta Béjar para comer y beber a lo grande, para reírnos juntos en la mesa de amigos y pasarlo estupendamente, que Mario se portó ofreciendo un banquete lleno de sorpresas y de manjares deliciosos... y que me retiré pronto porque me conozco y estas salidas de mi normalidad me tienen luego un par de semanas destrozado.
Fue un día realmente magnífico.
Felicidades a Raquel y Javi... y mis mejores deseos para su futuro.

EXPERIMENTO 'LOMO'





















































Comentarios

  1. magníficas fotos, auguro montajes artísticos con ese material. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Las fotos de puertas y madera son espectaculares, ¡cómo me gustan!

    ResponderEliminar
  3. Impresionado por el tono de las fotos, me gustaría saber el programa para un proyecto mío sobre Béjar.

    ResponderEliminar
  4. Javier, el programita se llama Toycamera y es muy sencillo de manejar... espero que hagas cosas chulas con él.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …