Ir al contenido principal

Desde el último tacto rectal telúrico...



En este tiempo de alertas amarillas y naranjas [por frío, nieve, viento, lluvia...], en el que tomar más de tres huevos a la semana es pernicioso, en el que todos sabemos que hay un colesterol malo y hasta se canta como si nada el ‘me sube la bilirrubina’, de pronto, sin más, con Aloe Vera y todo, se caen todos los palos del sombrajo y se nos queda cara de ganso... un leve eructo telúrico, un deslizamiento chiquitín de placas tectónicas, una marea gruesa [algo que perfectamente puedes simular en una pecera sin ser Einstein] nos pone al día de cómo son las lágrimas y de que no hay poder humano capaz contra una brisa que cambia de dirección... eso es la inexorabilidad, el factor azaroso que no podremos controlar jamás... y ante él solo cabe quedarse quieto o caminar, según te pida el cuerpo, que te dará lo mismo tengas o no tengas, sepas o no sepas, hagas o no hagas. Lo asombroso de este último tacto rectal telúrico, por lo menos para mí, es la impresionante lección del pueblo japonés, su calma común, su saber aceptar el golpe sin aspavientos, sin gestos grandilocuentes, sin gritos innecesarios. Verlos es darse cuenta de que el conocimiento ayuda... en este caso el conocimiento es ‘hay lo que hay, y no otra cosa... y para qué gastar más energías de las necesarias’. Así pues, aceptación del daño, valoración del mismo con naturalidad y puesta en marcha de lo que haya para volver a funcionar con actitud tranquila... son las enseñanzas positivas que nos ofrece ese Oriente castigado a los triviales hombres tranquilos del ‘no pasa nada si a mí no me pasa nada... pero si me pasa...’.
Pero no aprenderemos, y mira que ahora lo tenemos a huevo... una crisis cabrona y larga, cierto ambiente de revolución [que perfectamente se puede trocar en involución], sensación de agotamiento de demasiados recursos, cierta impresión de que efectivamente estamos dañando a nuestro medio de forma irreversible [para el hombre], sistemas de espiritualidad humana puñeteramente enfrentados hasta la misma sangre entre sí mismos y contra los demás, diferencia como nunca en cualquier aspecto que pensemos, capitalismo feroz campando por sus fueros... y estos últimos desastres naturales para mostrarnos con vehemente claridad esa calidad de muñecos en manos de lo inexorable... no aprenderemos, lo sé, pero el momento es maravillosamente dulce para retomar ciertas premisas sociales y darles un buen lavado de valores con los que argumentar un mundo de otra forma, más justo, más equitativo, menos feroz en lo que toca a la relación entre los hombres [que para feroz se basta y se sobra el medio que nos tiene y nos sostiene a su antojo]... el momento es divino para empezar de cero hasta conseguir el ‘todos bien’ y no este ‘unos bien a costa de otros que las pasan bien putas’.
Y que no importe que mi suerte sea habitar en una zona sísmicamente estable, perteneciente al primer mundo de los fondos FEDER y los planes AVANZA, al de la sanidad gratis y el paro a quien haga falta... que no importe... eso, que no importe que haya que dejar algunas prebendas para que otros tengan algo digno que llevarse a la boca y un techo seguro bajo el que dormir.
Ayer conseguimos, entre unos cuantos locos, reunir el dinero suficiente para poder operar a la niña Summy Ross de su cadera, un dinero que aquí, en España, no le habría hecho falta a esa chiquitilla para resolver un problema [a sus cinco años escasos] que en nuestro país habría sido resuelto por lógica sanitaría en su primer año de vida y sin pasar factura alguna... y es que aún hay demasiados lugares en el mundo en los que no tienes derechos si no tienes dinero, ni los fundamentales... y sería magnífico, realmente magnífico, que alguien fuera capaz de hacer correr la voz de que es posible atacar las desgarcias del hambre, la sed, la enfermedad o la miseria con verdadera voluntad de igualarnos todos bajando el rasero de los que más tenemos y subiendo el de los que menos tienen.
Dejadme también que eche culpas [asumida la mía también, por supuesto], y no solo a los políticos, que últimamente son simples marionetas enredadas en las manos de la fiera del capital y, por ello, los receptores de todas las iras... las grandes religiones [el catolicismo, el islamismo, el judaísmo...] son tanto o más responsables que ellos de la situación en la que se encuentra el mundo [pero no por eso voy a proponer que se acabe con ellas, que eso me parece un error, pero sí que se fomente una revolución interna en los sistemas de uso y manejo de sus fieles, que estén con el necesitado para ayudarle y no para utilizarle y que sean precursoras y defensoras de los verdaderos valores humanos –ahora solo defienden sus valores de statu y su opción de poder–... y luego, por fin, echarle la culpa a cada uno de los hombres [entre los que me incluyo], uno a uno, avergonzándolos de los egoísmos pequeños que consiguen en su suma el mayor de los poderes represivos de la humanidad... explicarles que somos parte de un todo y que la más mínima distorsión personal terminará afectando a muchos de forma dramática. Ayer leía que con lo que gasta un norteamericano medio en comida al año comerían durante el mismo año 26 familias de cinco miembros del tercer mundo... y así nos va.

Comentarios

  1. "Habla de tí y no de mí".....qué difícil es eso cuando vemos más fácilmente la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio....
    De mi diría que me gustaría estar a la altura de las circunstancias y poseer poderes sobrenaturales que lograsen los fines que unan definitivamente al ser humano en eso: un "SER HUMANO" con mayúsculas, para el bien y no para el mal precisamente. Mientras tanto intentaré ver en mi prójimo mi propio dolor, mi propia tristeza, mi propia impotencia....Intentaré empatizar lo suficiente con él para que en mí se muevan inquietudes que me lleven a caminar hacia adelante, uniendo mi mano a la suya y miraré hacia los lados para ofrecer la que me queda libre esperando que alguien una la suya a la mía. A ESTO ME COMPROMETO.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…