Ir al contenido principal

Un rato con el viejo F...



Sí, viejo F, como cuando todo era formidable... que ayer gritaban eso de “¡Franco, resucita, que el Madrid te necesita!” y se me abrían las carnes... claro, que tú no estabas, viejo, porque andas encerrado en tu cueva otra vez y te lo perdiste... qué cosa el idioma, viejo, fíjate qué distinto un término con o sin hache... ‘abrían’ o ‘habrían’... abrir o haber... todo un drama... claro, pero a ti estas cosas no te interesan, te parecen sandeces, ¿no?... es que desde que te has hecho un émulo de Hessel no hay quién te entienda... o sí... quizás te entienda todo el mundo, pero se hacen los longuis porque aún se creen lo neoriberal a pies juntillas, por si las moscas... ¿y si de pronto se arregla lo de la crisis y volvemos a acceder a los créditos fáciles y baratos, y suben los sueldos hasta ponerse al día, y el consumo se acelera y bajan los precios....?... de momento, viejo, te han bajado el paquete de Pall Mall veinte céntimos de un empujón, oye, que todo puede ser... pero, claro, a ti te va a pillar con unos años más, y los años pesan mucho pasada cierta edad.
A lo que iba, viejo, que andaba yo disfrutando de mi ramalazo culé mientras escuchaba los cánticos de “por qué, por qué, por qué, por quéeeeeeeee”, cuando pasó a mi lado un tipo al que conoces, un soltero algo mayor con pelo blanco que se conserva muy bien [será por la soltería, viejo] y me preguntó que si podía leer lo que ponía en las banderas que ondeaban... yo ni miré para contestarle que ponía “F. C. Barcelona”... y me miró extrañado... “yo llevo mirando desde aquí hace diez minutos y leo ‘Tarragona’... ¿a qué viene todo este jaleo?”... “Que hemos ganado la Liga de Campeones, coño”... “¿Y eso es importante?”... “Pues no, no es importante, pero la hemos ganado y hay que celebrarlo”... el tipo se quedó pensativo y no te imaginas, viejo, lo que me dijo... dijo: “¿Y estas personas que gritan tendrán trabajo y un sueldo digno, no?, no tendrán queja alguna del sistema en el que viven y no habrán sentido en sus carnes el pellizco de la crisis... qué suerte tienen... hace tres o cuatro días me pasé por aquí a esta misma hora y había un tipo manifestándose él solo, subido a esa misma fuente, por lo mal que está el país y lo mal que lo gestionan los políticos dándoselo todo a los banqueros”... flipé, viejo, y le dije... “Pero si ese tipo era yo”... y me contestó impasible: “Entonces, cómo me alegro, amigo, ya se te acabó el enfado y la crisis, ¿no?”... yo flipaba, viejo, flipaba con el tipo... “Que son cosas diferentes, amigo, antes de ayer estaba cabreado por la crisis y los jodidos políticos y sus políticas... y hoy estoy bien contento con la victoria de mi equipo”... y volvía a lo mismo... “Entonces, ¿se acabó para ti la crisis o no se acabó?, porque lo que no entiendo es que alguien pueda estar afectadísimo por la crisis y sea capaz de dividir su mente para venir hoy aquí a gritar de alegría como un cosaco porque ha ganado no sé qué el Tarragona”... “Que no, que es el Barcelona, el Fútbol Club Barcelonaaaaa”... “Es igual, que a la fin y a la postre da igual Tarragona que Barcelona... todos catalanes... pero, ¿estás cabreado o estás contento?”... “Las dos cosas, coño, las dos cosas”... y el tipo guardó unos minutos de silencio mirándome a los ojos, abrió su paraguas y, mientras iniciaba un paso, dijo: “Buenas noches”, y se largó, viejo, se largó de allí dejándome bien jodido y sin saber si tenía que guardar luto por mi situación real o cantar los porqueses alirones con el resto de aquella gleba menor fanatizada.
Tú, viejo, qué me dices... nada, ¿no?, como siempre...
Voy un momento al baño, que me piso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…