Ir al contenido principal

Una miqueta de res...



El día, que empezó siendo una cosita de nada, terminó convertido en una miqueta de res gracias al alegrón Barça, trastabillado por la intervención anterior de los mocitos de escuadra en la concentración catalana de los indignados [ejemplo indiscutible de lo que es el sistema hoy y ahora... el fútbol devorando –por decisión política– la necesidad de expresión y de salidas sociales viables... la repanocha de los ‘papanatas’].
La cosa es que disfruté y me emocioné con mi Barça [que empieza a ser ejemplo de muchas cosas en un campo absurdo en el que todo son malos ejemplos] y con su propuesta deportiva. No niego que lo que más me gusta de este equipo es su conocimiento tácito de que son voz oída y su decisión determinada de convertirse en ejemplo dentro y fuera de los terrenos de juego... los chicos que ayer pudieron ver el partido, no olvidarán que, además del magnífico juego desarrollado, hubo un cúmulo de gestos positivos que contenían una forma mejor de trasladar lo deportivo a lo social, de educar al seguidor en que es más importante saber ser hombre antes que deportista competitivo... ellos saben perfectamente que son modelo para muchos muchachos y yo les agradezco encarecidamente que encarnen el mejor de los modelos posibles [a pesar de que sus circunstancias particulares, económicas y de éxito lo hacen muy díficil]... así, no siento tanta emoción por el fabuloso resultado de ayer como por la forma en que se envolvió todo, desde el principio hasta el final... juego limpio y elegante por parte de los dos equipos, actitud magnífica después del resultado por parte de los dos equipos y un claro mensaje al mundo de cómo deben hacerse las cosas en el deporte [quede este mensaje para ejemplo de todas esas actitudes chulescas, agresivas, negativas y empeñadas en la distorsión que tan acostumbrados estamos a ver en el mundo del fútbol]... me gustaría que el ejemplo cundiera y de aquí naciera un extraordinario punto de partida para lo que venga.
Cuando acabó el partido, me fui con Guillermo a fotografiar la celebración del triunfo en la Plaza de España de Béjar... la verdad es que éramos cuatro gatos ruidosos [aquí la mayoría es del Madrid] que disfrutamos una hora de alegría para quitar la tensión de esas otras jodidas cosas diarias. Debo decir en este punto que los aficionados deben empezar a empaparse del espíritu del equipo y dejar ya de una vez sus mensajes a la contra [los gestos y los gritos contra Mourinho, Cristiano Ronaldo y el Madrid] para centrarse en disfrutar de lo conseguido de la forma más sana y positiva posible. Anoche había antimadridismo en la plaza, y eso no me gustó [todo a pesar de que el madridismo lo propicia a cada minuto... y el barcelonismo de calle también].
Hicimos algunas tomas curiosas, porque las circunstancias no propiciaban mucho más [lluvia, viento, noche cerrada...], y nos volvimos a casa con una sonrisota de oreja a oreja por la alegría de saber a nuestro equipo de siempre en lo más alto.
Hoy, sin esa tensión deportiva ya, felicito desde aquí con un abrazo muy fuerte a todos los culés y también les envío un abrazo del mismo calado a todos mis amigos merengues, que son muchos y bien majetes. Otro día será el triunfo para sus colores y entonces me gustará también sentir su calor y su afecto... y, cómo no, tener un sentido recuerdo para todos los ‘indignados’ de Cataluña... estoy con vosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…