Ir al contenido principal

Una miqueta de res...



El día, que empezó siendo una cosita de nada, terminó convertido en una miqueta de res gracias al alegrón Barça, trastabillado por la intervención anterior de los mocitos de escuadra en la concentración catalana de los indignados [ejemplo indiscutible de lo que es el sistema hoy y ahora... el fútbol devorando –por decisión política– la necesidad de expresión y de salidas sociales viables... la repanocha de los ‘papanatas’].
La cosa es que disfruté y me emocioné con mi Barça [que empieza a ser ejemplo de muchas cosas en un campo absurdo en el que todo son malos ejemplos] y con su propuesta deportiva. No niego que lo que más me gusta de este equipo es su conocimiento tácito de que son voz oída y su decisión determinada de convertirse en ejemplo dentro y fuera de los terrenos de juego... los chicos que ayer pudieron ver el partido, no olvidarán que, además del magnífico juego desarrollado, hubo un cúmulo de gestos positivos que contenían una forma mejor de trasladar lo deportivo a lo social, de educar al seguidor en que es más importante saber ser hombre antes que deportista competitivo... ellos saben perfectamente que son modelo para muchos muchachos y yo les agradezco encarecidamente que encarnen el mejor de los modelos posibles [a pesar de que sus circunstancias particulares, económicas y de éxito lo hacen muy díficil]... así, no siento tanta emoción por el fabuloso resultado de ayer como por la forma en que se envolvió todo, desde el principio hasta el final... juego limpio y elegante por parte de los dos equipos, actitud magnífica después del resultado por parte de los dos equipos y un claro mensaje al mundo de cómo deben hacerse las cosas en el deporte [quede este mensaje para ejemplo de todas esas actitudes chulescas, agresivas, negativas y empeñadas en la distorsión que tan acostumbrados estamos a ver en el mundo del fútbol]... me gustaría que el ejemplo cundiera y de aquí naciera un extraordinario punto de partida para lo que venga.
Cuando acabó el partido, me fui con Guillermo a fotografiar la celebración del triunfo en la Plaza de España de Béjar... la verdad es que éramos cuatro gatos ruidosos [aquí la mayoría es del Madrid] que disfrutamos una hora de alegría para quitar la tensión de esas otras jodidas cosas diarias. Debo decir en este punto que los aficionados deben empezar a empaparse del espíritu del equipo y dejar ya de una vez sus mensajes a la contra [los gestos y los gritos contra Mourinho, Cristiano Ronaldo y el Madrid] para centrarse en disfrutar de lo conseguido de la forma más sana y positiva posible. Anoche había antimadridismo en la plaza, y eso no me gustó [todo a pesar de que el madridismo lo propicia a cada minuto... y el barcelonismo de calle también].
Hicimos algunas tomas curiosas, porque las circunstancias no propiciaban mucho más [lluvia, viento, noche cerrada...], y nos volvimos a casa con una sonrisota de oreja a oreja por la alegría de saber a nuestro equipo de siempre en lo más alto.
Hoy, sin esa tensión deportiva ya, felicito desde aquí con un abrazo muy fuerte a todos los culés y también les envío un abrazo del mismo calado a todos mis amigos merengues, que son muchos y bien majetes. Otro día será el triunfo para sus colores y entonces me gustará también sentir su calor y su afecto... y, cómo no, tener un sentido recuerdo para todos los ‘indignados’ de Cataluña... estoy con vosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …