Ir al contenido principal

Manda huevos...



Que a estas alturas tenga que explicarle a alguno que mi coche es de segunda mano [lo pillé hace dos años con 116.000 km.] y que me gasté en él 4.000 € a la vez que vendía mi coche anterior... que tenga que contar el perogrullo de que los trabajos municipales de imprenta se reparten entre las imprentas más o menos equitativamente desde hace dos legislaturas si son de menos de trescientos euros y se piden tres presupuestos si son de más de esa cantidad [por ley], llevándose el curro quien da menos precio en presupuesto cerrado... que tenga que decir que antes de la jornada electoral ya me había manifestado públicamente a favor del 15M en la calle... y durante unos meses antes ya había escrito diversos artículos al respecto a partir de mi lectura de Hessel... que tenga que demostrarle al personal que tengo una casa hipotecada, un negocio hipotecado y que apenas llego a fin de mes... me parece un poco fuerte... y que tenga que decir por enésima vez que desde que salí de mi puesto de concejal por el PSOE dejé la militancia en el partido por algo que no me da la gana explicar aquí... y, sobre todo, que tenga que explicárselo a una pandilla de cobardes anónimos amparados por un medio que les permite el anonimato... que tenga que decir que respeto a casi todo el mundo [a los anónimos no] a pesar de lo que algunos piensen y digan, y a pesar de que su ideología y sus hechos estén fuera de mi sesgo ideológico... y aunque a alguno le moleste que lo diga, respeto a Alejo y le saludo con amabilidad cada vez que nos cruzamos [hasta intercambiamos algunas palabras si se tercia], me llevo estupendamente con Santiago y soy cliente suyo desde hace años [de neveras y televisores, cuando los vendía, y de telefonía ahora], hoy mismo he tomado café con Raúl, siento a Manolo Bruno como a un buen amigo desde hace muchos años, compartí AMPA hace tiempo con Pedro Manuel y desde entonces tenemos buena relación... y Alejandro no creo que pueda hablar de mí ni una pizquita mal... otra cosa es que yo exprese mi opinión, que lo hago sin pudor alguno delante de ellos si se tercia, y la defienda a pies juntillas... eso para los que me ponen enfrente de los demás con violencia... pues no, no hay violencia alguna, y si alguna vez me he pasado en mis palabras o en mis escritos, que lo he hecho, he sabido pedir disculpas de cara... y de igual forma con los del otro color, entre los que tengo grandes amigos y otros que no lo son... cosas de la vida.
Que soy guay... pues lo mismo... me encanta llevar polos Lacoste [aunque hace ya dos años que me regalaron el último]... monto en mi nariz unas Ray-ban de hace cinco años a las que se les cae el cristal izquierdo [también me las regalaron por mi cumpleaños] y mis tejanos son alemanes [los compro baratitos en el Aldi, a 11 euros el último]... pero a lo mejor soy también guay porque tengo en marcha un proyecto de cooperación con Perú, Gambia y Senegal... o porque he creado la empresa que me gusta –con mucho trabajo- y edito libros... o porque siempre que me piden colaboración para algo, estoy ahí y no pongo pegas... o simplemente porque me animo a participar en algo tan ilusionante [para mí] como el movimiento 15M.
Debo decir, después de esta introducción, que las asambleas realizadas en el parque son deliciosas, pacíficas y realmente enriquecedoras... que en ellas no se habla mal de nadie y que se percibe una absoluta voluntad positiva de todos los asistentes... que allí la gente expone sus preocupaciones y hasta sus miedos... que asiste gente de todas las generaciones y sexos, y hasta hay una diversidad política notoria [no solo de izquierda]... y que hablar solo con afán destructivo es un absurdo, un verdadero absurdo que nos ha traído hasta el punto de crispación en el que estamos... cuando yo fui concejal por el PSOE, al final de los plenos, nos tomábamos todos los concejales juntos unas cañitas en el Cubino... y de aquel grupo del PP, que entonces era oposición al gobierno municipal, nacieron dos de mis amigos buenos, que aún lo son: Manolo B. y Antonio G.
¿Por qué os metéis conmigo?... ¿tanto mal os he hecho?
El sábado estaré de nuevo en la asamblea 15M e iré en mi coche, por supuesto, y llevaré bolígrafos y papel para que pueda escribir el que lo desee, y hablaré libremente de lo que me apetezca hablar... y, sobre todo, respetaré a todos los que allí estén... y también a los que no estén.

Comentarios

  1. Felipe: eso eso que te dicen es solo miseria, y solo merece un "vete a tomar por el culo" porque tú no tienes que dar explicaciones a nadie: son esos mierdas -con todas las sílabas- que te escriben anónimamente los que tendrían que darnos a TODOS muchas explicaciones.
    Ánimo, y hazles un corte de mangas que no se merecen otra actidud: se lo envío yo desde aquí.
    Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  2. Están volviendo los tiempos cainitas, o los quieren hacer volver, amigo Pipe, que es lo mismo. Los tiempos de piedras volando y manos escondidas, los tiempos de la verguenza. Y no debemos consentirlo. Contigo y con la razón y el diálogo y las ganas de que esto tire palante sin incluso con esos del verbo fácil, lo que ellos nunca harían.

    Con mi amor y mi respeto, siempre.

    ResponderEliminar
  3. Alguién me dijo una vez: "Lo que está claro no hace falta explicarlo"

    Pues eso.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Y por que lo tienes que decir?
    No es menester. Veo una sonrisa perversa en quien sucintamente demandó las explicaciones que la gente que te conocemos no necesitamos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …