Ir al contenido principal

OTRO MAYO ES POSIBLE. Leyendo a Leopardi


A veces es la noche como un canto de Leopardi, y veo claro cómo desde la luciérnaga de arriba me llegan sin cifrar los mensajes preclaros... en la noche, fijaos, el mundo de los hombres se diluye y afloja su presión sobre los cuellos... todo como que se acuesta y se detiene... y nunca llega el cartero en la noche, ni el banco acucia las demoras de pago, ni siquiera la máquina implacable del Estado agota con sus rémoras de embargo... todo se hace silencio de los hombres y se enfocan, de libres, los sentidos para escuchar el viento, sentir el aguacero y sacarle el penúltimo sabor a la lengua escondida. De noche reinan el amor y los deseos... y hacen tregua las cifras hasta lo que amanezca...
Dejo aquí unos versos de Leopardi interpretados libremente (es decir, huyendo de su rocoso neoclásicismo para buscarles luz y ‘ahora’) por mí desde su italiano original (pertenecen al poema “La ginestra o il fiore del deserto”), ya que la edición en castellano realizada por Plaza y Janés me parece burda y casi insultante a cualquier lectura que quiera hacerse del poeta romántico de Recanati:

Mírate ante el espejo,
siglo soberbio y necio
que abandonas el camino del alto pensamiento
y vuelves atrás los pasos...
te ufanas del retorno y lo llamas progreso...
[...]

Con este equipaje no bajaré a mi tumba,
pues antes he de mostrar todo el desprecio que llevo...
[...]

Sueñas en libertad,
pero mantienes preso al pensamiento
que nos hará resurgir de la barbarie...
[...]

Se hace francamente difícil tragar con la bazofia de traducciones de poesía que han hecho durante los últimos treinta años multitud de editoriales españolas, mexicanas y argentinas... en fin...
El caso es que en la voz de aquel Giacomo está el latido de hoy, la necesidad de hoy, la verdad de lo que se precisa decir ahora a quienes están molestos y a los que, inexorablemente, van a tener que sentir en sus carnes esa molestia.
Lo digo de nuevo y no será por última vez... el que no esté atento a lo que se viene encima va a pagarlo muy caro [inclúyanse partidos políticos, movimientos sociales, medios de masas, filósofos de culo ‘pelao’ y de calle, políticos de salón y de despensa, empresarios magros y adelgazados, sindicatos, iglesias y hasta vendedores de periódicos]

Comentarios

  1. Pues de noche, en el silencio, es cuando más graznan los cuervos sobre mi cabeza...

    Jo, LF, es que traducir un poema tiene que ser chungo-chungo, ya lo hablé un día con "la Huete". No te parece que en la traducción siempre se pierde algo? no sé.

    Ah, otra cosa, que digo que dónde se puede leer tu poema ganador?

    Bueno, y ya te dejo, que mi querida lechona acaba de echarme encima su santa "pota" -si la vieras... es más bonita!-
    Un besazo

    Donce

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…