Ir al contenido principal

OTRO MAYO ES POSIBLE. Leyendo a Leopardi


A veces es la noche como un canto de Leopardi, y veo claro cómo desde la luciérnaga de arriba me llegan sin cifrar los mensajes preclaros... en la noche, fijaos, el mundo de los hombres se diluye y afloja su presión sobre los cuellos... todo como que se acuesta y se detiene... y nunca llega el cartero en la noche, ni el banco acucia las demoras de pago, ni siquiera la máquina implacable del Estado agota con sus rémoras de embargo... todo se hace silencio de los hombres y se enfocan, de libres, los sentidos para escuchar el viento, sentir el aguacero y sacarle el penúltimo sabor a la lengua escondida. De noche reinan el amor y los deseos... y hacen tregua las cifras hasta lo que amanezca...
Dejo aquí unos versos de Leopardi interpretados libremente (es decir, huyendo de su rocoso neoclásicismo para buscarles luz y ‘ahora’) por mí desde su italiano original (pertenecen al poema “La ginestra o il fiore del deserto”), ya que la edición en castellano realizada por Plaza y Janés me parece burda y casi insultante a cualquier lectura que quiera hacerse del poeta romántico de Recanati:

Mírate ante el espejo,
siglo soberbio y necio
que abandonas el camino del alto pensamiento
y vuelves atrás los pasos...
te ufanas del retorno y lo llamas progreso...
[...]

Con este equipaje no bajaré a mi tumba,
pues antes he de mostrar todo el desprecio que llevo...
[...]

Sueñas en libertad,
pero mantienes preso al pensamiento
que nos hará resurgir de la barbarie...
[...]

Se hace francamente difícil tragar con la bazofia de traducciones de poesía que han hecho durante los últimos treinta años multitud de editoriales españolas, mexicanas y argentinas... en fin...
El caso es que en la voz de aquel Giacomo está el latido de hoy, la necesidad de hoy, la verdad de lo que se precisa decir ahora a quienes están molestos y a los que, inexorablemente, van a tener que sentir en sus carnes esa molestia.
Lo digo de nuevo y no será por última vez... el que no esté atento a lo que se viene encima va a pagarlo muy caro [inclúyanse partidos políticos, movimientos sociales, medios de masas, filósofos de culo ‘pelao’ y de calle, políticos de salón y de despensa, empresarios magros y adelgazados, sindicatos, iglesias y hasta vendedores de periódicos]

Comentarios

  1. Pues de noche, en el silencio, es cuando más graznan los cuervos sobre mi cabeza...

    Jo, LF, es que traducir un poema tiene que ser chungo-chungo, ya lo hablé un día con "la Huete". No te parece que en la traducción siempre se pierde algo? no sé.

    Ah, otra cosa, que digo que dónde se puede leer tu poema ganador?

    Bueno, y ya te dejo, que mi querida lechona acaba de echarme encima su santa "pota" -si la vieras... es más bonita!-
    Un besazo

    Donce

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …